Pruebas de que la historia no es heterosexual

historia heterosexual LGBT+
La historia no es precisamente heterosexual y aquí están las pruebas de ello. / Foto: Especial

Si crees que la historia ha sido meramente heterosexual, my friend, lamentamos decirte que te equivocas, pues lo cierto es que las personas LGBT+ hemos estado around desde siempre.

La historia ha sido todo menos heterosexual y si no nos crees, entonces deja que te contemos sobre culturas y eras pasadas que demuestran que la historia es más LGBT+ de lo que podrías imaginar.

A ver, a ver. ¿Por dónde podríamos empezar a demostrarte que la historia no ha sido únicamente heterosexual? ¡Ah! Quizá podríamos comenzar por el principio.

Cavernícolas gays

No existe una sola razón por la que no debamos creer que existieron los cavernícolas gays o personas de las cavernas que no eran precisamente heterosexuales o cisgénero. En abril de 2011 se reveló que unos arqueólogos acababan de desenterrar al primer ‘cavernícola gay’ (o quizá trans) de la historia a las afueras de Praga.

Fueron unos investigadores de la Czech Archaeological Society quienes hicieron este descubrimiento de los restos de un ser de las cavernas de hace más de 5000 años. Lo curioso es que este cavernícola fue enterrado de manera inusual. En primer lugar, el ‘cuerpo masculino’ estaba acostado en su lado izquierdo y su cabeza estaba orientada hacia el este. Además, el cuerpo fue enterrado con jarras domésticas y una olla ovalada. 

Esqueleto del presunto ‘cavernícola gay o trans’ desenterrado a las afueras de Praga en 2011 / Foto: NBC News

¿Y eso qué? Por lo que se sabe con respecto a la historia y etnología de este período, los ritos fúnebres se tomaban muy en serio. Y es por ello que se consideró que es muy probable que el posicionamiento del cuerpo de este ser cavernario no fuera un simple error. Entonces, de acuerdo con Kamila Remisova Vesinova, investigadora de la Sociedad Arqueológica Checa, «es mucho más probable que fuera un hombre con una orientación sexual o identidad de género diferente, homosexual o transexual» (mujer trans). Esta quizá podría ser la primera prueba de que la historia es más LGBT+ de lo que muchos imaginan.

Los medios lo reportaron asegurando que se trataba del esqueleto del primer ‘cavernícola gay’ registrado en la historia, pero hasta la fecha sigue habiendo escepticismo al respecto. Para empezar, la complejidad del concepto de un tercer género hace que llamar «gay» a un esqueleto sea una simplificación excesiva.

Edad Media

La homosexualidad fue uno de los temas prohibidos en la Edad Media, pero de que existía, existía. Esta es una prueba más de que la historia siempre ha tenido a personas LGBT+ en ella. Pero a pesar de ser un tema prohibido en la cultura medieval, el abordaje histórico de la homosexualidad en la Edad Media resulta un enfoque de gran interés para las comunidades académicas y el público en general.

La homosexualidad en la Edad Media es otra de las pruebas de que la historia ha sido LGBT+. / Foto: El Español

Lo cierto es que la Edad Media se caracterizó por fortalecer la idea de una sexualidad normativa cuyo único fin fuera procrear. Y desde luego que la homosexualidad era un delito sumamente perseguido durante esta época. Otro de los eventos que caracterizaron al esplendor de la Edad Media fue el uso y la popularidad del término con el que se refirió a la homosexualidad: ‘sodomía’. Los religiosos de la cultura medieval también lo ocuparon para hablar sobre el adulterio, la fornicación y demás deseos carnales

No hay nada más LGBT+ en la historia que la Antigua Grecia

En la Antigua Grecia, los erastés eran figuras con ciertas similitudes a lo que hoy conocemos como sugar daddies y eran importantes para la educación de los jóvenes. Sin embargo, en la actualidad este tipo de relación es polémica bajo los cánones de la cultura moderna occidental, pues se trataba de hombres mayores y jóvenes que establecían una relación que, más allá de lo romántico, sexual y afectivo, tenía fines educativos. En la Antigua Grecia existían hombres mayores que cortejaban a otros más jóvenes. Solían colmarlos de regalos, los convertían en sus discípulos y los protegían. Para los jóvenes, lo anterior era todo un honor. A estos jóvenes aprendices también se les conocía como efebos (adolescentes).

Los efebos son otra de las pruebas de que la historia no es heterosexual. / Foto: Otto Aguilar

Por otro lado, es bien sabido que en la Antigua Grecia existieron múltiples deidades LGBT+. Quizá no lo sabías, pero Dionisio, Pan, Apolo, Hermes y Poseidón son algunos de los dioses LGBT+ del Olimpo. Y por si acaso sigues pensando que la historia del mundo ha sido más heterosexual que LGBT+, permítenos recordarte el romance gay de Alejandro Magno.

Vikingos

Hay varios secretos de la homosexualidad en la era de los vikingos que no todos conocen. Ser gay en la era de los vikingos estaba bien. Las relaciones sexuales entre 2 —o más— hombres y guerreros de aquella época sucedían de manera frecuente. De hecho, se tenía la creencia de que, entre más ‘leche de hombre’ entrara en el cuerpo, mejor era. Asimismo, el dios vikingo del sol, la lluvia y la fertilidad, Freyr, creía que la fortaleza de un hombre venía de su semen.

La manera en que se vivía la homosexualidad en la era de los vikingos es otra de las pruebas de que la historia no es completamente heterosexual, sino también LGBT+. / Foto: GSN

Los guerreros creían que invocaban al dios Freyr cuando intercambiaban fluidos (es decir, semen). Y eso —según ellos— los llenaba de poder para sus próximas batallas. Incluso ‘desperdiciar’ el semen se consideraba como un insulto al dios Freyr. También era muy común que los vencedores de una batalla violaran a los ‘perdedores’ y enemigos. ENTÉRATE DE LOS ESTUDIOS QUE SUGIEREN LA EXISTENCIA DE VIKINGOS TRANS.

Más que open minded o progresistas, los vikingos tenían una meta en la vida: sobrevivir. Así que tiene sentido que no se clavaran demasiado analizando cosas tan naturales como la homosexualidad.

Antiguo Egipto

Aunque el nivel de tolerancia hacia las personas LGBT+ en el Antiguo Egipto sigue siendo un tema de debate, lo cierto es que algunas de las respuestas se han encontrado a través de la arqueología. La mitología plasmada en los jeroglíficos, así como las historias que revelan las paredes de las pirámides más antiguas, son pruebas suficientes para concluir que muchos de los dioses del Antiguo Egipto eran queer. ESTA ES LA HISTORIA DEL FARAÓN GAY AL QUE SU MAMÁ SACÓ DEL CLÓSET.

Ilustración de Niankhkhnum y Khnumhotep, supuestos amantes gays egipcios / Foto: DeviantArt

Mientras que muchos expertos aseguran que, en general, la sexualidad en el Egipto de aquel entonces era un tema tabú, no hay pruebas de que la homosexualidad fuera algo prohibido. Además, existen varias figuras y deidades intersexuales que, de acuerdo con los historiadores, no solo eran aceptadas, sino también veneradas. CONOCE MÁS ACERCA DE LA HOMOSEXUALIDAD Y LOS DIOSES QUEER DEL ANTIGUO EGIPTO.

Piratas

Cómo se vivía la homosexualidad en la época de oro de los piratas es otra prueba contundente de que la historia siempre ha sido LGBT+. En ese entonces, la homosexualidad era castigada y también la piratería. Entonces, los piratas gays no eran precisamente bienvenidos en todos lados. ¡Ah! Pero la buena noticia es que, por fortuna, los piratas o bandidos marinos pasaban la mayoría del tiempo en las aguas… y ahí la homosexualidad era ampliamente aceptada. Entre compañeros piratas no había problema. 

De hecho, la mayoría de los bucaneros rechazaban la heterosexualidad como la única orientación sexual y muchos de los piratas veteranos solían tener aprendices. Y era casi de cajón que el maestro y el alumno terminaran involucrándose sexualmente, pues creaban fuertes lazos y pasaban las 24 horas del día juntos. Luchaban, comían y dormían juntos. Es por eso que la homosexualidad en los piratas no era un comportamiento que fuera señalado como algo prohibido o negativo. CONOCE LA HISTORIA DE MARY READ Y ANNE BONNY, MUJERES PIRATAS Y AMANTES.

Bandera pirata gay / Foto: Reddit

La homosexualidad en los pueblos originarios, una prueba más de que la historia es LGBT+

La homosexualidad existió mucho antes de la independencia de México. Por ejemplo, en la cultura maya, una de las civilizaciones más poderosas que habitaron México, Belice, Guatemala, Honduras y El Salvador, era bastante común. Y es que contrario a lo que muchos creerían, varias civilizaciones prehispánicas tenían una concepción de la sexualidad sumamente abierta. Es decir, no tenían tantos prejuicios como los que hoy en día se tienen. El ensayo “La sexualidad entre los antiguos mayas” de Stephen Houston y Karl Taube, publicado en Arqueología Mexicana, revela que las relaciones homosexuales eran practicadas con frecuencia en aquella época. Sin embargo, no era una costumbre meramente sexual. La homosexualidad era considerada un elemento importante en la formación de los jóvenes. Era una especie de rito de paso que permitía que un niño se convirtiera en hombre. Y, aunque ‘orgías gay’ y ‘mayas’ parecen no ir en la misma oración, de acuerdo con datos antropológicos e históricos, estas eran una realidad.

Ahora bien, en la cultura azteca (o mexica), la homosexualidad se vivía de forma distinta. Como en otras sociedades, en la cultura azteca las prácticas sexuales estaban reglamentadas con base en las jerarquías de gobierno y organización. Con esto como argumento, no podemos dejar de mencionar que, para entonces, ya existía un orden basado en el género. Al igual que otros pueblos mesoamericanos, la cultura azteca no consideraba a la homosexualidad como algo válido. Las prácticas no heterosexuales eran catalogadas como monstruosas. La homosexualidad estaba en la misma categoría que la discapacidad. Pero esto no quiere decir que no existiera. CHECA ESTAS CURIOSIDADES DE LA HOMOSEXUALIDAD EN TENOCHTITLAN.

También la historia de México ha sido muy LGBT+. / Foto: Especial

Segunda Guerra Mundial

Aunque las víctimas LGBT+ del Holocausto fueron borradas de la historia durante muchos años, se estima que en la era nazi las fuerzas policiales detuvieron a aproximadamente 100 000 hombres homosexuales antes de que la guerra llegara a su fin, de los cuales entre 10 000 y 15 000 fueron enviados a campos de concentración. AQUÍ TE CONTAMOS MÁS ACERCA DE LO QUE LES PASABA A LOS HOMOSEXUALES EN EL HOLOCAUSTO.

Allí, fueron sometidos a torturas barbáricas, incluidos abusos sexuales, castración y experimentos médicos. También eran segregados por sus compañeros prisioneros. En general, los presos homosexuales eran pobres. Se calcula que el 65% murió y que un número desconocido —aunque probablemente desproporcionado— se suicidó. AQUÍ TE CONTAMOS POR QUÉ ANA FRANK ES UN ÍCONO DE LA BISEXUALIDAD QUE FUE CENSURADO.

Por mucho tiempo, las personas LGBT+ fueron borradas de la historia del Holocausto. / Foto: Auschwitz.net

Personajes LGBT+ históricos

Quizá otra de las pruebas más contundentes de que la historia no es meramente heterosexual, sino (muy) LGBT+ es la cantidad de personalidades de la comunidad de la diversidad que han hecho historia en todos los ámbitos de la vida. Están los genios gays que cambiaron el mundo, sin dejar a un lado a todas las personas LGBT+ que han ganado el Premio Nobel.

Asimismo, la historia también está repleta de reyes y reinas LGBT+, lo cual demuestra que las personas de la diversidad sexual no solo figuran en ámbitos como artes, política, ciencia o tecnología.

Por supuesto que no podemos dejar a un lado a todas las personas que han luchado por los derechos LGBT+ antes, durante y después de los disturbios Stonewall, pues forman parte de la historia LGBT+, de nuestra historia como comunidad. Es gracias a figuras como Marsha P. Johnson, Sylvia Rivera, Stormé DeLarverie o Harvey Milk (solo por mencionar algunos) que hoy podemos salir a las calles a celebrar el Pride.

Después de los disturbios de Stonewall todo cambió. / Foto: Especial

En México están Nancy Cárdenas, Amelio Robles y Luis González de Alba, quienes protagonizaron los momentos más emblemáticos del activismo LGBT+ en México. ¡Incluso la Revolución mexicana tiene sus propios personajes LGBT+!

Sí, quizá las personas LGBT+ hemos sido silenciadas a lo largo de la historia, durante siglos, pero vaya que hemos luchado por ser escuchadas. Y la buena noticia es que no tenemos planes de que nos vuelvan a callar. La historia es muy LGBT+ y quien diga lo contrario… quizá debería leer un par de libros más.

¿Ves cómo la historia no es heterosexual, sino que ha sido muy LGBT+? Siempre hemos estado y siempre estaremos.

Con información de Time, Escuela de Ciencia Política, GSN, UCL, Arqueología Mexicana

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.