Películas gay mexicanas para ampliar tu conocimiento en cine

Te llevo conmigo es una de las películas gay mexicanas que encontrarás en esta lista. / Foto: Juan Pablo Ramírez

Para que seas todo un experto en la filmografía del cine nacional, aquí te va esta guía de películas gay mexicanas.

Si apenas le estás entrando a la historia del cine LGBT+ en nuestro país, este listado de películas gay mexicanas te será más que útil para tus fines de semana y vacaciones. Sabemos que conforme pasan los años, la filmografía LGBT+ de México es más amplia. Así que te recomendamos encontrar un lugar cómodo y, de una vez, enviar mensaje a la persona con la que quieras compartir de estos títulos y unos cuantos momentos de cuchareo.

El lugar sin límites (Arturo Ripstein, 1978)

Inauguramos nuestra cartelera de películas gay mexicanas con un clásico del cine. El lugar sin límites (1978) está basada en la novela homónima del escritor chileno José DonosoEn ella se incluyó el primer beso gay en la historia del cine mexicano.

A pesar de las dificultades técnicas, de producción y casting, fue uno de los filmes que recibió más reconocimientos por parte de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC). Fuera del territorio nacional, se llevó las palmas en los Premios ACE y el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Además, es uno de los largometrajes con un chismecito cinematográfico bastante jugoso. LEE ESTOS DATOS CURIOSOS DE EL LUGAR SIN LÍMITES.

El callejón de los milagros (Jorge Fons, 1995)

El lugar sin límites y El callejón de los milagros no solo guardan la similitud de que son películas mexicanas que se catalogan como clásicos del cine gay. Esta cinta estuvo bajo la producción de Alfredo Ripstein, padre de Arturo.

También es la adaptación de una novela homónima. La autoría se atribuye al dramaturgo y ganador del Premio Nobel de Literatura Naguib Mahfuz. En El callejón de los milagros encontramos a 2 personajes gay.

El principal es don Rutilio (Ernesto Gómez Cruz), padre y esposo de familia que vive en el clóset. El segundo es Jimmy (Esteban Soberanes). Ambos tienen un par de encuentros… hasta que el hijo de don Ru (Chava) los descubre en el baño y los golpea contra la pared.

Doña Herlinda y su hijo (Jaime Humberto Hermosillo, 1985) es otra de las películas gay mexicanas que se basaron en un libro

Inspirada en el cuento del veracruzano Jorge López Páez, Doña Herlinda y su hijo (1985) toma como escenario a la ciudad de Guadalajara. En esta adaptación encontramos a una madre que, para negar la homosexualidad de su hijo, lo obliga a casarse con una mujer.

De acuerdo con la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es uno de los mejores 100 filmes del cine mexicano. Por ello, el guionista y crítico Francisco Sánchez Aguilar considera que la película «debe ser tenida como un hito temático en la historia del cine».

Otra de las razones por las que se considera un must watch de la videoteca nacional es que da continuidad a películas como El cumpleaños del perro (1974), Matinée (1976) y Las apariencias engañan (1978).

Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor (Julián Hernández Pérez, 2003)

Considerado por la cineasta Astrid Rondero como uno de los vanguardistas en el séptimo arte LGBT+ mexicano, Julián Hernández se encuentra detrás de la dirección de Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor. La historia de Gerardo (Juan Carlos Ortuño) y Bruno (Juan Carlos Torres) fue su primer largometraje. CONOCE A LOS DIRECTORES Y LAS DIRECTORAS LGBT+ DEL CINE MEXICANO.

Si bien sus reseñas no son precisamente las más entusiastas, uno de sus grandes aciertos es el manejo de las tomas en blanco y negro. Así como otras figuras del cine, en su película debutante Julián Hernández hizo un par de referencias a Pier Paolo Pasolini. Asimismo, hay unos cuantos guiños a través de los cuales el director quiso mostrar la influencia que tuvo Wong Kar-wai (Happy Together, 1997) en su formación profesional.

El cielo dividido (Julián Hernández Pérez, 2006)

Otra de las entregas de Julián Hernández Pérez es El cielo dividido. En este relato de 139 minutos los personajes principales son Gerardo y Jonás. Su historia puede parecer bastante cercana a las experiencias por las que atravesamos durante la juventud. Ejemplifica las situaciones que dificultan que sigamos adelante con nuestras relaciones y los esfuerzos que hacemos para perdurar.

El cielo dividido se proyectó durante la ceremonia del Premio Teddy, Premio Internacional de Cine de Guadalajara y Festival Internacional de Cine con Temática Homosexual de Turín, Italia.

Luciérnagas (Bani Khoshnoudi, 2018)

Luciérnagas es una de las películas gay mexicanas que no suelen estar en las recomendaciones. En parte se debe a que no cuenta con evaluaciones en páginas de referencia como Rotten Tomatoes. Sin embargo, logró mayor difusión después de que se proyectó en el Festival Internacional de Cine de la UNAM (FIC UNAM).

Luciérnagas tiene como protagonista a Ramín, un joven iraní que huye de la represión hacia la diversidad sexual en su país. A lo largo de la cinta se muestra lo que implicó llegar a Veracruz desde Turquía en un barco clandestino.

También ofrece acercamientos a lo que es tener una relación a distancia y en contextos de migración. La producción no es 100% mexicana. Cuenta con la colaboración de Estados Unidos y República Dominicana. TE RECOMENDAMOS ESTAS PELÍCULAS LGBT+ EN DONDE SUS PROTAGONISTAS NO SON PERSONAS BLANCAS.

Te llevo conmigo (Heidi Ewing, 2020)

Y como ya hablamos de coproducciones, Te llevo conmigo es otra de las películas mexicanas-estadounidenses con personajes e historias gay que puedes agregar a tu colección de cine. El elenco principal está conformado por Armando Espitia y Christian Vázquez.

Al igual que Luciérnagas, aborda los movimientos migratorios de la población LGBT+. Fue el debut de Heidi Ewing en la ficción y, a la vez, una oportunidad para trabajar con el director de fotografía Juan Pablo Ramírez.

Sueño en otro idioma (Ernesto Contreras, 2017)

También con Veracruz como escenario principal, en Sueño en otro idioma un joven lingüista debe viajar a un poblado de para hacer una investigación sobre un dialecto que está en riesgo de desparecer. Sin embargo, los últimos 2 hablantes de esta lengua están peleados desde hace más de 50 años, por lo que el joven deberá intentar reconciliar a este par de hombres y así realizar su trabajo. DA CLIC EN ESTA GUÍA DE PELÍCULAS LGBT+ DEL CINE MEXICANO.

Beso en Sueño en otro idioma / Foto: Tumblr (guysonfilms)

Chicuarotes (Gael García Bernal, 2019)

Así como Sueño en otro idioma, Chicuarotes es una de las películas mexicanas que, de manera no tan evidente, tiene temática gay. Ambientada en San Gregorio Atlapulco (Xochimilco), nos muestra la historia de Cagalera (Benny Emmanuel) y Moloteco (Gabriel Carbajal), 2 jóvenes que intentan ahorrar dinero para conseguir una plaza en el sindicato de electricistas.

Sin embargo, su trabajo como payasos en el transporte público no da los resultados esperados. Es así como se ven orillados a incurrir en el robo y, posteriormente, en el secuestro del hijo del carnicero.

A su vez, el largometraje ofrece un acercamiento al círculo familiar de Cagalera, mismo que está descrito por la violencia doméstica. En medio de problemas económicos, nos enteramos de que su hermano, Víctor, es gay y que para él salir del clóset no es una opción. ESTAS SON OTRAS PELÍCULAS MEXICANAS CON TEMAS LGBT+, PERO NO TAN EVIDENTES.

Cuatro lunas (Sergio Tovar Velarde, 2014)

Participante en el Festival Internacional de Cine de Morelia, Cuatro lunas se caracteriza por presentar «historias de amor y autoaceptación». Como protagonistas identificamos a un puberto de 11 años, un adulto mayor, una pareja de universitarios y un trabajador sexual.

El título de la película es un paralelismo a la convivencia entre los ejes narrativos que componen a esta pieza que cuenta con una evaluación promedio de 3 estrellas.

El baile de los 41 (David Pablos, 2020) una de las películas mexicanas gay más vistas de Netflix y más populares del cine actual

Protagonizada por Alfonso Herrera (Ignacio de la Torre y Mier) y Emiliano Zurita (Evaristo Rivas), narra uno de los acontecimientos más importantes para la historia de la diversidad sexual del país: la detención de 42 hombres en una fiesta gay el 17 de noviembre de 1901. Solo 41 fueron registrados. El número 42 era Ignacio, yerno del entonces presidente y dictador, Porfirio Díaz. CONOCE 5 DATOS HISTÓRICOS REALES SOBRE EL BAILE DE LOS 41.

90 días para el 2 de julio (Rafael Martínez García, 2021) es una de las películas gay mexicanas más recientes

En este largometraje de 87 minutos los personajes principales son Luis (Armando Espitia) y su novio, Andrés (Luis Arrieta), quien tiene una prometedora carrera política. Al estar en jornada electoral, sus contrincantes no dudan en hacer visible su homofobia y buscan hacer de su sexualidad un tema de interés y —sobre todo— de escrutinio público.

Por ello, durante la contienda Luis tendrá que permanecer encerrado en una casa. 90 días para el 2 de julio fue una de las proyecciones especiales en el 7° Aniversario de Filmin Latino (2022) y el Programa Nacional del Cine Mexicano (Imcine). AQUÍ ENCUENTRAS MÁS DETALLES DE ESTA CINTA DE RAFAEL MARTÍNEZ GARCÍA.

¿Cuántos de estos largometrajes gay mexicanos has visto? ¿Cuál es tu favorito?

Con información del Festival Internacional de Cine de Morelia