Series que han dañado la representación LGBT+

Euphoria se encuentra en este listado. / Foto: HBO

Te decimos qué series, más que contribuir a la representación LGBT+, han sido dañinas para la comunidad.

Como lo vimos con casos como Heartstopper, la representación LGBT+ en productos culturales impacta significativamente en cómo atravesamos los procesos derivados de descubrir y abrazar nuestra orientación sexual e identidad de género, por eso es importante saber qué series han sido dañinas para la comunidad a través de la inclusión como una estrategia tramposa y, sobre todo, violenta.

Pretty Little Liars

La adaptación de las novelas de Sara Shepard a manos de las y los showrunners de ABC Family (ahora Freeform) sirve de ejemplo de todo lo que ya no deberíamos estar dispuestas/os/es a tolerar en las storylines que se quieren promocionar como LGBT+.

Por mucho que PLL haya sido uno de los grandes fenómenos televisivos entre 2010 y 2017, a estas alturas resulta un producto audiovisual del cual, sinceramente, no queremos o necesitamos una continuidad. Partamos de que, tanto en los libros como en la serie, el eje conductor y detonante es el feminicidio de una adolescente. CHECA ESTAS SERIES LGBT+ INSPIRADAS EN LIBROS.

Contexto de recepción

Pretty Little Liars llegó al catálogo de Animax a la par de la presentación del informe Violencia feminicida en México. Características, tendencias y nuevas expresiones en las entidades federativas (1985-2010).

Mientras la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios (CESF) problematizaba las estadísticas que afectaban a miles de familias mexicanas, muchas chicas nos enganchamos con una serie que volvía ‘chic’ la impunidad, los abusos policiales, el doxing, el cyberbullying, la codependencia, la violencia de género y los ‘romances’ con relaciones de poder bastante conflictivas.

En su mayoría, quienes crecimos pegadas a la computadora y ansiosas por saber quién era Big -A cursamos la secundaria o prepa con escasos —por no decir nulos— acercamientos a la problematización de la violencia de género.

Aunque históricamente hemos sido un sector de la población altamente vulnerado, a las pubertades y adolescencias se nos trataba bajo el adultocentrismo. Y, en medida de lo posible, se nos creía incapaces de mostrar nuestra indignación a una serie cuyo eslogan era: Rosewood, el pueblo ficticio —o no tan ficticio— en el que se desparece y asesina a las mujeres sin que la gente se escandalice. O más bien en el que siempre se encontrará una forma de culpabilizar a las víctimas.

¿Por qué Emison no debió ser endgame? Explicación de por qué PLL es una de las series dañinas en la representación de la comunidad LGBT+

Sumado a la raíz argumentativa, el abordaje de los temas de diversidad sexogenérica hizo de Pretty Little Liars una de las series más dañinas con y para la comunidad LGBT+. En principio, tenemos a Emison. Si bien al final de la séptima temporada, Emily se casa con Alison —bueno, en el primer capítulo de The Perfectionist nos enteramos de que se divorcian— y quedan al cuidado de 2 hermosas gemelas, el trasfondo es bastante turbio, lesbo y bifóbico.

Para empezar, Alison es una de las muchas representaciones de troubled abuser que replican series que quieren venderse como LGBT+. Antes de unir sus vidas en matrimonio, Alison le agradece a Emily por «amarla cuando era una persona horrible». CONOCE QUÉ SIGNIFICA TROUBLED ABUSER, LA PROBLEMÁTICA REPRESENTACIÓN LGBT+.

Con el desgastado y muy tramposo mito en el que ‘el amor cambia a las personas’, las y los guionistas quisieron hacernos olvidar que Alison, además de jugar con los sentimientos de Emily, fue una de las principales personas en amenazarla con sacarla del clóset.

Los intentos de outing no fueron las únicas situaciones de abuso psicoemocional. En la séptima temporada a Alison le hacen una fecundación in vitro sin su consentimiento. Los óvulos eran de Emily.

La historia de Alison y Emily replica el eje del troubled abuser. / Foto: Freeform

Declaraciones de amor después un intento de asfixia y codependencia

Como si esto no fuera suficiente, para demostrar que Pretty Little Liars incluyó ‘lo LGBT+’ (o más bien lo que la producción entendió como LGBT+) de forma sumamente violenta podemos recordar a Paige.

Desde el piloto supimos que Emily es la estrella de natación del Rosewood High. Paige —quien sale del clóset hasta la temporada 6— es su contrincante. La pareja tuvo un par de momentos lindos… eso después de que Paige le lanzara comentarios lesbofóbicos e intentara ahogarla. Esto sumado a chantajearla en numerosas ocasiones.

También relacionada con Emily, una de las protagonistas LGBT+ cuya construcción es una de las razones por las que Pretty Little Liars es una de las series más dañinas para la comunidad es Maya. Además de ser una de las muertes afrodescendientes de Rosewood (porque sí, las y los guionistas también dejaron ver su racismo), la chica interpretada por Bianca Lawson dio mucho que hablar entre las, los y les televidentes bisexuales. A Maya la recordamos por su poca responsabilidad afectiva y relación de codependencia con Emily. También se le tachó de promiscua e infiel.

La transfobia es una de las razones por las que Pretty Little Liars fue una de las series más dañinas para la comunidad LGBT+

Como último de los motivos por los que Pretty Little Liars ha sido de las series más dañinas para las, los y les LGBT+ es la transfobia que sostiene la construcción del personaje Charlotte Dilaurentis, introducida como Cece Drake.

Para la 5B, nos enteramos de que Cece es una mujer trans. Fue la primera de las hijas Dilaurentis. Transicionó después de que su familia la encerrara en Radley, luego de intentar ahogar a Alison cuando era bebé.

Al crecer, Charlotte (bajo el nombre Cece) regresó a Rosewood para hacerse amiga de Alison y novia de Jason. En este punto no sabían que tenían un vínculo familiar. Es en el capítulo “A Is For Answers” (4×24) cuando se sabe que fue ella quien golpeó a Alison en la cabeza, antes de que su mamá (Jessica) la enterrara viva.

Posteriormente, Charlotte conoce a Alex Drake (gemela malvada de Spencer Hastings) y juntas diseñan un juego en el que torturan psicológicamente a Aria, Spencer, Hanna y Emily.

Lo que encontramos aquí es la patologización de la población trans. También es muy evidente que se recurre al discurso TERF de que las mujeres trans ‘cambian de sexo’ para ser agresoras de otras mujeres.

Skins

Para quienes nacimos en los 90, la propuesta de Euphoria no resultó del todo novedosa (además de que la producción original es israelí). Aunque entendemos los objetivos de Jamie Brittain y Bryan Elsley, Skins es una de las series que, más que aportar a la representación LGBT, fueron dañinas.

En total, de las 3 generaciones de Skins, encontramos 7 personajes LGBT+: Cassie, Tony, Naomi, Emily, Franky, Maxxie y Sophia. Si bien cada uno/a tiene sus respectivas observaciones, el caso que resulta más problemático es el de Naomi y Emily, la única pareja de esta comedia británica.

Lo sabemos: así como Euphoria, Skins partió de la intención de mostrar qué tan hostil puede ser el mundo con las y los adolescentes. A excepción de Richie y Grace (y eso lo decimos con una distancia considerable), todos los personajes tenían un argumento desolador.

Pero en el caso de Naomi y Emily se muestra un vínculo extremadamente tóxico. En principio, encontramos comentarios lesbofóbicos (en su mayoría por parte de Katie). Seguido de ello, hay varias escenas en las que, de nuevo, se relata a las relaciones románticas entre mujeres como algo que, per se, acarrea dolor, sufrimiento, deshonestidad e infidelidad.

Control Z es una de las series más recientes y con representaciones LGBT+ que, más que ayudar a la comunidad, son dañinas.

De las series que se han estrenado entre 2020 y 2022, Control Z es una de las que más personajes LGBT+ tiene, pero desde perspectivas dañinas. En las 3 temporadas, destacan 8 papeles de diversidad sexual (10 si se considerara a María y Claudia). De esta cifra, al menos 4 replican estigmas en contra de nuestra comunidad. ENTÉRATE DE QUIÉNES SON LAS Y LOS PERSONAJES LGBT+ DE CONTROL Z.

Comenzamos con Gerry. Interpretado por Patricio Gallardo, este alumno del Colegio Nacional es el principal responsable de la muerte de Luis. También pudo haber asesinado a Javier después de haberle disparado en la fiesta de La Nona.

Así como Cal y Nate Jacobs en Euphoria, Gerry es, por excelencia, la representación de troubled abuser. A lo largo de la primera temporada lo vimos como el principal bully de Luis. Aunque no tuvieron un vínculo romántico, nos enteramos de que Luis admiraba a Gerry. Lo seguía dibujando e idealizando a pesar de que este lo humillaba en público.

Después de la muerte de Susana, Gerry decide entregarse a la Policía y le dictan prisión. En un intento por salvar al personaje, las y los guionistas dieron a conocer que Gerry, además de unos amigos que alimentan su masculinidad tóxica, creció bajo la crianza de un padre sumamente homofóbico.

La ‘inspiración’ de la vengadora

Por el lado de Luis, es hasta la segunda temporada que se sabe que es un hombre gay. Mientras su mamá atraviesa por la etapa de duelo, Sofía, Raúl y Javier descubren que Luis tenía sentimientos por Gerry. Antes de morir por un golpe en la nuca, dejó una serie de dibujos perturbadores que servirían como ‘inspiración’ para que Alex tomara el rol de la vengadora.

Ella es Alex. / Foto: Netflix

En las primeras 2 temporadas nos damos cuenta de que las y los estudiantes consideran a esta chica como una wannabe. Sin embargo, en Control Z 3 la describen como «una morra rarita y lesbiana sin amigos». Mientras las y los implicados en la muerte de Susana tratan de dar con @todostussecretos, cada que tienen oportunidad le recuerdan a Alex que es una mentirosa, hipócrita, traicionera, envidiosa y con una dependencia emocional que la ‘orilla’ a causar daño en la vida de las y los demás.

Es con este último punto con el que llegamos a Gabriela, exnovia y profesora de Alex. Esta pareja replica los estereotipos que han predominado en el cine y la televisión respecto a la representación lésbica. Se proponen relaciones con una evidente diferencia de edad y en las que todo termina mal. Además, en el final también se describe a Gabriela como una persona sumamente egoísta.

Euphoria

Entre las series más dañinas hacia la población LGBT+ se encuentra Euphoria, producción de Sam Levinson que de manera simultánea llega a un público de 2.6 millones de personas. Para la segunda temporada quedaron más claras las razones por las que resulta problemático que las personas hetero (particularmente hombres cis) continúen a la cabeza de las storylines. ESTE TEST TE DIRÁ QUÉ PERSONAJE DE EUPHORIA ERES.

Los hombres Jacobs

Más allá de haber hecho más que capitalizable la enemistad entre Cassie y Maddy, contribuyó de manera sustancial al troubled abuser, tropo narrativo que, entre muchas otras cosas, refuerza la idea de que el estar en el clóset nos hace violentos y ‘cobardes’. MIRA OTRAS SERIES CON OUTING.

La familia Jacobs es la representación del must be en sociedades heteronormativas. Cal es respetado por sus aportaciones financieras al colegio de su hijo. Como en toda serie adolescente, se nos muestra que al interior de ‘los hogares perfectos’ se viven entornos hostiles.

Cada uno de las y los integrantes de la familia guarda un secreto. Detrás del padre ‘protector’ (que más bien es autoritario y violento) se esconde un hombre de 50 y tantos que busca encuentros sexuales con menores de edad, entre ellos hombres. Del lado de Nate tenemos al atleta de alto rendimiento que, aunque tiene novia, pasa sus noches en apps para ligar.

En Euphoria 2 hubo cierto intento de que sintiéramos ‘empatía’ por los agresores. Se nos mostró lo duro que fue para Cal dejar a Derek y haber crecido con un padre homófobo. ESTE FUE EL PAPEL DE DEREK EN EUPHORIA.

Por supuesto tenemos en cuenta que, a través de su obra de teatro, Lexi pudo haber incurrido en outing. Pero en ningún momento se nos olvida que Nate representó el acoso callejero y los comentarios de transfobia con Jules; el sexismo detrás de los ideales de belleza y gaslighting con Maddy; la superioridad moral con Marsha (su madre) y, finalmente, el ghosting y chantaje emocional con Cassie. DA CLIC EN ESTE ANÁLISIS DE PERSONAJE DE NATE JACOBS.

La relación codependiente de Rue y Jules como uno de los factores que hicieron de Euphoria una de las series dañinas para las personas LGBT+

Entre las razones por las que Euphoria se encuentra entre las series dañinas para la población LGBT+ se encuentra la relación de codependencia entre Rue y Jules. En cierta parte, estamos de acuerdo con Zendaya. A través de esta pareja, Euphoria nos está contando «una historia realmente especial y de la que no se había hablado antes».

No solo tiene que ver con el hecho de presenciar los afectos entre mujeres en los contenidos audiovisuales. Uno de los aciertos en la construcción de esta pareja es que ha sugerido la diversidad de etiquetas en las relaciones amorosas entre morras.

Sin embargo, también nos recordó que cuando se trata de representación LGBT+ es imprescindible que mantengamos una perspectiva crítica. Al ser una historia que nos apela (ya sea para bien o mal), las audiencias LGBT+ (en este caso en particular me dirijo más a las mujeres sáficas) tenemos todo el derecho de manifestar que, pese a la construcción de personajes y argumentos sólidos, prevalece una vieja costumbre de hacer que los romances entre mujeres atraviesan por escenarios fatales.

De ahí que desde un principio dijéramos que resulta problemático que los hombres sigan narrando lo que, a sus ojos, son las relaciones sexoafectivas entre mujeres. AQUÍ TE CONTAMOS LO BUENO, MALO Y FEO DE LA RELACIÓN ENTRE RUE Y JULES.

Rue y Jules tienen una relación de codependencia. / Foto: HBO

Élite cierra este recuento de series que fallaron en la representación LGBT+ y fueron dañinas

Pese a la posición que tiene entre los contenidos de Netflix, Élite es una de las series con contenido y personajes LGBT+ que implican más de un trago agridulce para las audiencias sexodiversas. Digámoslo sin rodeos: la producción de Darío Madrona y Carlos Montero está muy lejos de dignificar las historias y los personajes de la diversidad sexual.

En principio, tanto a la relación entre Ander y Omar como a la de Mencía y Rebeka se les ha otorgado un desenlace poco alentador. Se les muestra desde el engaño, la falta de responsabilidad afectiva y la infidelidad. ESTA HA SIDO LA EVOLUCIÓN DE LA REPRESENTACIÓN GAY EN 10 SERIES.

Manu y André / Foto: Instagram (@elitenetflix)

En la temporada 5, otro de los plots que nos generaron más de un exclamation mark fue el triángulo amoroso —más que innecesario— entre Patrick, Iván y Cruz. Después de todo el drama que implican las escenas posteriores a la fiesta de San Valentín, vemos un intento desesperado por hacer que la audiencia pase este eje narrativo como si nada.

En una plática muy incómoda, Cruz le agradece a Patrick por ayudarlo a descubrir y reconciliarse con su orientación sexual. También reconoce que su encuentro fue un error por la diferencia de edades y el lazo familiar (¡vaya descubrimiento!). AQUÍ TE EXPLICAMOS POR QUÉ LA RELACIÓN DE IVÁN Y PATRICK ES PROBLEMÁTICA.

Aunque no es propiamente el tema, es algo que no podemos/debemos dejar pasar: el abordaje que hicieron los productores de las agresiones sexuales es errado y demuestra la poca empatía y respeto que se tiene por las víctimas.

Reitero: la maquetación de historias y construcción de personajes sigue bajo la mirada de hombres heterosexuales que, por más que quieran arreglar sus storylines, hacen evidente la parte misógina y homofóbica que vive dentro de su visión, lectura y narración del mundo.

¿Qué otras series consideras que han sido dañinas para la representación LGBT+ y por qué? Te leemos en los comentarios.