Troubled abuser, problemática representación gay en Sex Education

Eric y Adam en Sex Education ejemplifican la problemática detrás de la figura del troubled abuser. / Foto: Netflix

La separación de Adam y Eric en Sex Education es gran motivo para hablar de por qué el troubled abuser es una representación problemática de los personajes e historias gay.

La representación gay es importante en la industria audiovisual, por lo que revisamos qué nos deja el ejemplo del troubled abuser a través de la relación de Eric (Ncuti Gatwa) y Adam (Connor Swindells) en Sex Education. Es cierto: la escena del puente y el poema en el que Adam le agradece a Eric «por mostrarle que tiene corazón» nos sacaron la lagrimita en el final de la tercera temporada. Sin embargo, ¿esta relación pudo haber tenido un mejor final? Spoiler alert: la respuesta es no.

Tanto la guionista Laurie Nunn como los productores de Netflix tomaron la mejor decisión respecto a esta story line. Así como lo señaló la periodista Juliana Abaúnza en el Instagram live de Volcánicas, este giro evitó que Sex Education fuera señalada por perpetuar la figura del troubled abuser. Esta figura es uno de los recursos narrativos más problemáticos en la representación y construcción de las historias y los personajes gay en los medios de comunicación.

Sin una traducción en español que sea literal, el troubled abuser (violentador que tiene conflictos) es un tropo. Desde el cine y la industria audiovisual, un tropo es un recurso narrativo que le sirve a guionistas, productores y demás equipo detrás de un producto mediático para contar una historia que los públicos puedan reconocer con facilidad.

Un tropo no es lo mismo que un estereotipo. De acuerdo con el sociólogo especializado en la investigación de la comunicación John B. Thompson, un tropo es también una estrategia que ayuda a sostener la ideología dominante. Se logra a través del lenguaje y está en el discurso cotidiano.

¿Cómo podemos darnos cuenta de que una serie de televisión, película o libro perpetúa la figura del troubled abuser?

Aunque Abaúnza lo analiza desde el caso concreto de Sex Education, el tropo del troubled abuser no es específico de la relación entre el bully homofóbico y la persona agredida. Este recurso también se utiliza para romantizar otros sistemas de opresión; por ejemplo, el género.

Uno de los ejemplos más frescos que tenemos es el de Control Z. En esta serie de Netflix encontramos 2 casos concretos: uno es en razón de género y otro de orientación sexual. En el de género nos topamos con la relación de Sofía (Ana Valeria Becerril) y Raúl (Yankel Stevan). Recordemos que en la primera temporada descubrimos a Raúl como el hacker. Si bien en la primera fase del romance Sofía no sabe que Raúl es el agresor, en la segunda temporada vemos un esfuerzo por parte de los escritores para que no solo la víctima se sienta mal por su agresor, sino para que también se enamore de él con mayor intensidad.

Respecto a la orientación sexual tenemos el caso de Gerry (Patricio Gallardo) y Luis (Luis Curiel). Gerry y Luis no tuvieron un vínculo romántico. No obstante, en la segunda temporada nos enteramos de que Luis admiraba a Gerry. Lo seguía dibujando e idealizando a pesar de que este lo humillaba en público.

¿Qué tan violento puede ser este recurso narrativo?

Aunque es más común en la representación gay, el eje del troubled abuser también se puede dar con otras orientaciones sexuales. Por ejemplo, en Pretty Little Liars el tratamiento que le dieron a la historia de Alison (Sasha Pieterse) y Emily (Shay Mitchell) es uno de los más errados.

Si te aventaste los libros de Sara Shepard y la adaptación en Freeform, sabes que Emily es una chica lesbiana. Alison se enteró antes de que Emily saliera del clóset con su familia y sus amigas. Es cierto: al final de la séptima temporada Alison le propuso matrimonio a Emily y le agradeció por «amarla cuando era una persona horrible». Pero no se nos olvida que la it girl chantajeaba a Emily con sacarla del clóset a la fuerza. El outing no fue la única situación de abuso.

La historia de Alison y Emily replica el eje del troubled abuser. / Foto: Freeform

Otra de las cosas que están bien turbias en esta historia es que a Alison le hacen una fecundación in vitro sin su consentimiento. Los óvulos eran de Emily. Ya sé: what the actual fuck? Como si esto no fuera suficiente, para demostrar que Pretty Little Liars incluyó ‘lo LGBT+’ (o más bien lo que la producción entendió como LGBT+) de forma sumamente violenta podemos recordar a Paige.

Desde el piloto nos enteramos de que Emily es la estrella de natación del Rosewood High. Paige —quien sale del clóset hasta la temporada 6— es su contrincante. Emily y Paige tuvieron un par de momentos lindos… eso después de que Paige le lanzó comentarios lesbofóbicos e intentó ahogarla.

De vuelta a Sex Education

Para que podamos dimensionar el conflicto del troubled abuser, regresamos al ejemplo de Eric y Adam en Sex Education. Cuando conocimos a Eric, todes nos enamoramos de él… excepto Adam. En los primeros episodios, Laurie Nunn y los productores de Netflix retrataron a Adam como el bully. Lo único que alcanzamos a ver es a un chico violentado por su padre y sin ningún tipo de compasión. Para mostrar sus sentimientos recurre únicamente a los golpes.

Por su parte, Eric es el chico extrovertido y orgulloso de ser gay. Sin embargo, su paciencia y compasión no evitan que las confrontaciones físicas y emocionales de Adam lo aterroricen. En una de las escenas, Adam lo amenaza de muerte. Aun así, al cierre de la primera temporada Adam le pide que lo tome de la mano.

Luego los vemos verse a escondidas para romper cosas y Eric se da cuenta «de que las cosas pueden cambiar». Le da una oportunidad. El único al que este vínculo le causa incomodidad es a Otis. Le recuerda a Eric que Adam abusó de él por años y que, además, lo pone en riesgo al hacerlo salir a escondidas y en la noche. A esto, Eric contesta que «le parece romántico».

Eric y Adam mostrando el tropo troubled abuser en la primera temporada de Sex Education / Foto: Netflix

En resumen

Después de que lo reflexiona, Eric encara a Adam y le dice que fue «una de las razones por las que no pudo quererse a sí mismo». Adam le responde que cree que es bisexual y en la fiesta del Instituto Moordale aprovecha para pedirle la mano. De aquí en adelante su historia atraviesa por ejes narrativos muy comunes (como lo es la third wheel, que en este caso es Rahim) y en la tercera temporada se les ve juntos de nuevo. Salen a andar en bici, hacen un picnic y se encierran en el cuarto por horas. En todo este lapso, Adam no le pide una disculpa por lo que le hizo en el pasado. MIRA ESTOS 6 MOMENTOS PODEROSOS DE SEX EDUCATION 3.

Si bien es uno de los personajes que crece muchísimo, Adam nunca reconoce el daño que le hizo a Eric. La representación gay a través del troubled abuser en Sex Education (y en otras producciones como Glee) es problemática porque:

  1. Incentiva la idea de que las víctimas estamos obligadas a perdonar a nuestros agresores.
  2. Busca justificar la violencia.
  3. Refuerza la falacia de que las víctimas siempre ceden porque esa es ‘su obligación’.
  4. Da por hecho que el estar en el clóset nos hace violentos.
  5. Parte de la idea de que todas las personas homofóbicas son homosexuales ‘cobardes’.
  6. Invisibiliza la importancia de la responsabilidad afectiva.
  7. Propone a la violencia como una forma en la que las personas demuestran su interés y afecto. Esto funciona como la típica frase que a muchas chicas nos dijeron de niñas: «Si te molesta es porque seguro le gustas». O también es motiva dichos como: «Del odio al amor solo hay un paso».

¿Qué otra serie o película con personajes o historias LGBT+ consideras que replica la figura del troubled abuser?