El PES perderá su registro ¿esta vez para siempre?

PES pierde su registro como partido político
Hugo Eric Flores, líder nacional del PES / Foto: El Universal

El Partido Encuentro Solidario (PES) perderá su registro tras fracasar en las elecciones, tal como le ocurrió en 2018 a su anterior versión, el Partido Encuentro Social. Pero ¿podría volver a ‘resucitar’?

Una de las buenas noticias de las elecciones de 2021 en México es que algunos partidos políticos homofóbicos o pinkwasheros como el Partido Encuentro Solidario (PES), Redes Sociales Progresistas (RSP) y Fuerza por México perderán su registro al no alcanzar el 3% de la votación en los comicios de la Cámara de Diputados. ENTÉRATE DE QUÉ ES EL PINKWASHING O LAVADO ROSA.

RSP, partido que postuló a algunos candidatos de la comunidad, pero también a homofóbicos como Alfredo Adame o Tinieblas, obtuvo solo el 1.76% de los votos. Por su parte, Fuerza por México, partido que permitió a 18 candidatos hacerse pasar por mujeres trans para cumplir la cuota de género, se quedó con 2.48% de los votos.

De la misma manera, el PES obtuvo 2.73% de los votos, porcentaje insuficiente para mantener el registro. Sin embargo, esta no es la primera vez que le ocurre al instituto político abiertamente homofóbico.

Déjà vu

El PES se conformó como partido político nacional en 2014. Desde su surgimiento, el partido y su líder, Hugo Eric Flores, están ligados a Iglesias evangélicas como la Iglesia Evangélica Pentecostés Universal de Jesucristo, los Centros Cristianos Nueva Vida y el Concilio Nacional de las Asambleas de Dios. Su objetivo inicial fue promover la llegada de «gente cristiana» a cargos públicos. CONOCE LA HISTORIA DEL PES.

A lo largo de su historia, el PES se alió con el PRI y con el PAN, hasta que en 2018 perdió su registro pese a haberse aliado con Morena. Sin embargo, el partido ‘resucitó’ 2 años después. En 2020, Hugo Eric Flores refundó su partido. No se molestó en cambiarle la sigla ni los colores. Pero la historia se repitió. Bajo el nombre de Encuentro Solidario y con una agenda en contra de la adopción homoparental, los derechos LGBT+ y el aborto, el partido volvió a perder el registro. CHECA TAMBIÉN QUÉ CANDIDATOS HOMOFÓBICOS HICIERON EL RIDÍCULO EN LAS ELECCIONES DE 2021.

¿Nueva resurrección?

El problema es que no debería descartarse una nueva refundación del PES. Para obtener su registro como partido político nacional, las organizaciones deben cumplir con el requisito de realizar asambleas de 3000 militantes en al menos 20 estados o, en su defecto, hacer asambleas de 300 militantes en al menos 200 distritos electorales.

En 2020, el PES ya demostró que no tiene problemas para cumplir con esos requisitos y volver a obtener su registro. Las bases del partido en Iglesias evangélicas le permiten movilizar esa cantidad de gente y mucha más.

¿Y si defienden el Estado laico?

Pese a lo anterior, la clave para evitar que resurja este partido antiderechos podría estar en la defensa del Estado laico por parte de las autoridades electorales.

En 2020, el Instituto Nacional Electoral (INE) detectó que en al menos 15 de las asambleas realizadas por el PES para obtener su registro participaron ministros de culto. Por lo anterior, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, propuso negarle el registro al partido.

Córdova argumentó que la relación del PES con ministros de culto pone en entredicho el sistema del Estado laico. Sin embargo, 6 de los 11 consejeros del INE votaron a favor de permitirle su registro al partido. Si en 2024 el PES volviera a resurgir, no cabe duda de que la discusión sobre las violaciones al Estado laico sería un tema de discusión.

Hugo Eric Flores, líder del PES, mantiene una buena relación con el presidente López Obrador, quien lo nombró delegado del Gobierno federal en Morelos y recientemente se declaró cristiano. / Foto: Publimetro

El PES es un partido que ha demostrado tener la fuerza suficiente para conseguir su registro con asambleas gracias a su vinculación con Iglesias evangélicas. Afortunadamente, también ha demostrado ser incapaz de convencer a los ciudadanos con su ideología retrógrada para mantener el registro en las urnas.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.