La historia de Encuentro Social, el partido antiderechos LGBTQ+

La senadora Jesusa Rodríguez, la escritora Elena Poniatowska y el diputado Temístocles Villanueva protestan contra el PES. / Foto: Cuartoscuro

Encuentro social perdió su registro en 2018, pero conservó diputaciones con las que impulsó leyes antiderechos LGBTQ+, y ahora está a punto de reaparecer.

Detrás de algunas de las recientes y antiguas iniciativas que atentan contra los derechos de la comunidad LGBTQ+ está el Partido Encuentro Social (PES). Tan sólo en los últimos diez días de mayo, esta organización impulsó la aprobación del pin parental en Aguascalientes y Nuevo León, teniendo éxito en el primer caso.

Además, algunos integrantes de Encuentro Social son famosos por decir las frases más homófobas en la historia de la política mexicana. Por ejemplo: en 2016, durante la discusión de una propuesta sobre matrimonio igualitario, la entonces diputada Norma Edith Martínez dijo que permitir la unión civil entre personas del mismo sexo es un «absurdo», y comparó la idea con dejar que una persona se case con un delfín o una computadora.

Además, en 2018, el líder de la organización, Hugo Eric Flores, calificó el matrimonio igualitario como «una moda» durante una entrevista con El País. Y aunque nunca se pronunció abiertamente en contra de los derechos de la comunidad LGBTQ+, sí llegó a afirmar que estos deben reservarse para la esfera privada.

El ‘partido de Dios’

En 2014, cuando Encuentro Social obtuvo su registro como partido político nacional, el periodista José Contreras se dio a la tarea de investigar sus orígenes. Y su conclusión fue que se trata de una organización «abiertamente confesional, más papista que el papa».

De acuerdo con Contreras, el PES tiene contactos con la organización ultraderechista Provida. Y fue en 2006 que hizo su aparición en la esfera política en el estado de Baja California. Su líder es el pastor evangélico Hugo Eric Flores, actual delegado del Gobierno Federal en Morelos.

AMLO y Hugo Eric Flores, líder de Encuentro Social durante la firma del convenio de coalición con Morena y el PT para las elecciones de 2018 / Foto: Publimetro

Según ha reconocido el propio Flores, el objetivo de Encuentro Social es «impulsar a gente cristiana que aspire a cargos públicos». Quizá por eso este partido antiderechos LGBTQ+ no se define como de izquierda ni de derecha. Y quizá por lo mismo se ha aliado según su conveniencia con todo el espectro partidista del país.

En 2006, antes de ser partido político, la organización apoyó al entonces candidato del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón, aportándole el voto evangélico. Posteriormente, obtuvo su registro como partido local en Baja California y en 2014 como partido político nacional. Y estableció alianzas indistintamente con el PAN y con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), hasta que en 2018 se alió con Morena y el Partido del Trabajo (PT).

Agenda antiderechos LGBTQ+

Paradójicamente, la alianza con Morena y el PT llevó al partido a perder el registro. Pero también le otorgó la mayor presencia de su historia en el Poder Legislativo.

En los comicios de 2018 el PES no alcanzó el 3 por ciento de la votación, requisito mínimo para obtener el registro. Sin embargo, gracias al convenio de coalición consiguió 26 curules en la Cámara de Diputados y 4 en el Senado.

Además, con su presencia en los Congresos locales, Encuentro Social impulsa una agenda antiderechos LGBTQ+. A propuesta de una de sus diputadas —Karina Banda Iglesias— se aprobó el pin parental en Aguascalientes. Y en Nuevo León el partido acogió al diputado homófobo Juan Carlos Leal, quien impulsó la misma iniciativa.

¿Resurrección?

Pese a la pérdida de registro, Encuentro Social y su agenda contraria a los derechos LGBTQ+ podrían estar de nuevo en la boleta de 2021 con un simple cambio de nombre. Ahora la organización se hace llamar «Encuentro Solidario» y ya busca obtener un nuevo registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

La solicitud se presentó el pasado 21 de febrero. En esa fecha el grupo dijo contar 412 mil 918 afiliados y haber realizado 300 asambleas distritales. Con ello supera los requisitos establecidos por la autoridad electoral, aunque todavía están pendientes de validación.

Por ello, habrá que estar al pendiente de lo que pase con Encuentro Social y sus propuestas antiderechos LGBTQ+.

Con información de Crónica, La Jornada, MVS y El País

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.