Partido Encuentro Solidario, la nueva cara de la vieja homofobia

Militantes del Partido Encuentro Solidario

Tras perder su registro en 2018, Encuentro Social, el partido más homófobo de México, regresa bajo el nombre de Partido Encuentro Solidario.

En medio de una acalorada discusión por la defensa del Estado laico, Encuentro Solidario obtuvo su registro como partido político nacional. Se trata de la nueva cara del viejo Partido Encuentro Social (PES), vinculado a iglesias evangélicas y abiertamente contrario a los derechos de las personas LGBT+.

En 2018, el PES perdió su registro como partido político nacional. Sin embargo, los votos de 6 de los 11 consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) permitieron el retorno de esta organización que ya presume una agenda provida.

Hugo Eric Flores celebra la obtención del registro como partido político de Encuentro Solidario.

Pierde el Estado laico

El Consejo General del INE otorgó el registro a Encuentro Solidario como partido político nacional a pesar de las múltiples irregularidades en su conformación.

Por un lado, la organización recibió una multa de 470 947 pesos por afiliar militantes con información falsa o deficiente. Por otro lado, se detectó que en al menos 15 de las 243 asambleas que realizó para su confirmación, Encuentro Solidario permitió la participación de ministros de culto. De acuerdo con el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, esto último debió ser motivo suficiente para que se negara el registro al partido:

«El sistema laico está puesto en entredicho. Hay que defenderlo desde todas las trincheras […] Bastaría la intervención de un solo ministro de culto en las actividades políticas para que, desde mi punto de vista, este Instituto Nacional Electoral no conceda el registro a un partido político».

En efecto: la vinculación del PES a iglesias evangélicas está comprobada. En él participan ministros de la Iglesia Evangélica Pentecostés Universal de Jesucristo, los Centros Cristianos Nueva Vida y el Concilio Nacional de las Asambleas de Dios, entre otras. Sin embargo, 6 de los 11 consejeros votaron a favor de otorgar el registro al Partido Encuentro Solidario pese a sus violaciones al Estado laico.

PES, partido homófobo

Detrás de Encuentro Solidario se encuentra la misma base de políticos y simpatizantes que en su momento conformaron al PES. Esta organización surgió en Baja California Sur en 2006. Desde su nacimiento, el PES estuvo ligado a organizaciones provida. Además, estableció como objetivo promover la llegada de «gente cristiana» a cargos públicos.

Tras obtener su registro como partido local en diversos estados, el PES se conformó como partido político nacional en 2014. Desde entonces, estuvo detrás de algunas de las iniciativas contrarias a los derechos de las personas LGBT+ presentadas en diversos estados. El caso más reciente es el llamado pin parental en Aguascalientes, Nuevo León, Querétaro, Chiapas y algunas otras entidades. También apoyó la llamada objeción de conciencia en Nuevo León, que pone en riesgo la atención médica a personas LGBT+.

El líder del Partido Encuentro Solidario —y antes del PES— es Hugo Eric Flores, actual delegado del Gobierno Federal en Morelos. Flores se opone al matrimonio igualitario por considerarlo «una moda». Además, asegura que los derechos de las personas LGBT+ deben limitarse al ámbito privado.

Hugo Eric Flores, líder de Encuentro Social, durante la firma del convenio de coalición con Morena y el PT para las elecciones de 2018.

Ahora, bajo su nuevo nombre, Encuentro Solidario mantendrá su agenda antiderechos LGBT+. Apenas se otorgó el registro al ‘nuevo PES’, Hugo Eric Flores confirmó que el partido mantendrá su enfoque provida.

Publicación de Hugo Eric Flores

Están solos

Tras conseguir su registro como partido político nacional, Encuentro Solidario tiene el reto de mantenerlo en las elecciones de 2021. Para ello, deberá obtener un número de votos equivalente al 3 por ciento de la votación válida emitida. Sin embargo, tendrá el reto de hacerlo sin el apoyo de su aliado, el partido Morena.

De acuerdo con la ley electoral, los partidos recién creados no pueden conformar alianzas en las primeras elecciones en las que participen. Esto interfiere con la tradicional estrategia de Flores de aliarse con otros partidos para mantener el registro del PES. Para mantener su registro, el PES se alió en su momento con el PAN de Felipe Calderón, con el PRI de Enrique Peña Nieto y con Morena de López Obrador.

Ahora, de acuerdo con su representante ante el INE, Alejandrina Moreno, el partido apostará por mantenerse como aliado del presidente López Obrador.

Por lo pronto, de cara a 2021, es importante saber que un voto por el Partido Encuentro Solidario es un voto por la homofobia. Y que nadie que apoye al ‘nuevo PES’ puede considerarse aliado de la comunidad LGBT+.

Con información de Animal Político y Política Expansión

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.