Robert Galbraith, seudónimo de JK, daba ‘terapias de conversión’ en la vida real

Robert Galbraith, el doctor del que JK Rowling sacó su seudónimo, hacía 'terapias de conversión'.

‘Robert Galbraith’ es el seudónimo de JK Rowling en su otra serie de libros. ¿Quién fue él? Un doctor que daba ‘terapias de conversión’.

Robert Galbraith no solo es el seudónimo que JK Rowling utiliza para su serie de libros de crimen The Cormoran Strike. Ese hombre existió y se dedicaba a ‘achicharrar’ los cerebros de los homosexuales en ‘terapias de conversión’.

En 2013, JK Rowling publicó su primera novela de detectives bajo el seudónimo ‘Robert Galbraith’. Esto fue mucho antes de que el mundo entero cayera en cuenta de que la creadora de Harry Potter no es quien creíamos que era.

Los true colors de Rowling

El famoso dicho «la verdad siempre saldrá a la luz» es muy cierto. Pasaron muchos años para que nos diéramos cuenta de la verdadera esencia de la autora más millonaria del mundo. Y es que logró ‘taparle el ojo al macho’ durante mucho tiempo. Por supuesto que, después de que la hicimos millonaria, Rowling empezó a ‘sacar el cobre’.

En resumen: confirmamos que es transfóbica y que ella dice que no lo es, pero en sus tuits demuestra lo contrario. También descubrimos que, all in all, esta mujer no cree que las mujeres trans son mujeres porque ‘no menstrúan’. Además, hasta la fecha se sigue excusando en el ‘feminismo’ para respaldar sus declaraciones.

Captura de pantalla de uno de los hilos de Twitter de Rowling

JK también está a favor de las ‘terapias de conversión’ y, para aquellos incrédulos, el hecho de que su seudónimo sea ‘Robert Galbraith’ solamente lo confirma.

¿Quién fue Robert Galbraith?

Resulta que Robert Galbraith Heath fue un neurocirujano y psiquiatra. De hecho, se convirtió en toda una ‘eminencia’ en el ramo de la psiquiatría porque fue uno de los primeros doctores en estudiar más a fondo la esquizofrenia.

Robert Galbraith Heath

Robert utilizó una variedad de técnicas de estimulación cerebral en los años 50 para llevar a cabo sus investigaciones. En un inicio, Galbraith Heath realizaba terapias de electrochoques a pacientes con esquizofrenia, pero no pasó mucho tiempo para que este hombre le empezara a practicar ‘terapias de conversión’ a los homosexuales. 

Paciente de Galbraith en terapia de electrochoques para la esquizofrenia

Sí, Robert Galbraith era uno de los muchos doctores que estaban seguros de que la homosexualidad se podía ‘curar’ con ‘terapias de conversión’. Y a pesar de que se comprobó que estos métodos NO funcionaban, no solo para los pacientes con esquizofrenia, sino que tampoco para ‘curar’ a los gays, Galbraith continuó haciendo experimentos. 

Galbraith estaba convencido de que la homosexualidad era una enfermedad. Para algunos, Robert fue un pionero, pero para muchos, fue simplemente un monstruo. Hasta el día de su muerte, en 1999, su reputación estuvo manchada de muchos tintes. Este hombre les causó daño a muchos pacientes vulnerables que confiaron en él. 

Lo que Robert Galbraith Heath dejó atrás fueron un sinfín de ‘terapias’ de tortura en las que experimentó con humanos por el simple hecho de aferrarse a comprobar lo que jamás pudo comprobar.

Back to Rowling

Entonces, ya son 5 los libros de esta serie de historias «intrigantes y complejas» —según la página oficial de Robert Galbraith, AKA JK Rowling—. Troubled Blood es el más reciente y gracias a una early review en The Telegraph nos enteramos de que el nuevo ‘librazo’ de esta mujer tiene a un «asesino que se viste de mujer».

Facts are facts: JK Rowling eligió el nombre de un hombre que daba ‘terapias de conversión’ a los homosexuales porque creía que la homosexualidad era una enfermedad. Es ‘curioso’ ¿no?

Aparentemente, a esta mujer le vale todo el backlash que se ha desatado en su contra. Es más, hasta parecería que disfruta de ‘echarle más leña al fuego’. Es como si ella, de alguna manera, hubiera estado más que lista para la inevitable avalancha que algún día la alcanzaría. 

Le vale

Todo el tema de la transfobia —¿o ya podemos decir LGBTfobia?— de Rowling parece ser the gift that keeps on giving. Entre más indagamos y atamos cabos, las cosas empiezan a tomar más sentido.

Y puede que algunos piensen que el que JK Rowling haya elegido el nombre de este hombre como seudónimo es ‘mera coincidencia’, pero… is it? ¿En serio podría ser un simple malentendido?

No. No es una coincidencia. JK Rowling eligió el seudónimo ‘Robert Galbraith’ perfectamente consciente de lo que significa. Una mujer tan ‘brillante’ como ella no juega a ‘de tin marín de do pingüé‘.

Con información de JNS (Journal of Neurosurgery) e Independent

 

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.