Espeluznantes fotos de un kit de ‘terapia de conversión’ casero

Estas fotos de un kit de 'terapia de conversión' casero te pondrán los pelos de punta.

Estas fotos de un kit de ‘terapia de conversión’ casero para ‘corregir’ la orientación sexual desde la comodidad de tu hogar son aterradoras.

No, no es broma: este kit de ‘terapia de conversión’ casero estuvo a la venta porque algunos seudoexpertos aseguraban que la homosexualidad era ‘curable’.

En 1899, un disque ‘psiquiatra’ alemán —ni vale la pena decir su nombre porque fue un reverendo idiota— anunció que había logrado ‘convertir’ a un hombre gay en heterosexual. 

Según él, fue después de 45 sesiones de hipnosis que logró ‘controlar’ los impulsos sexuales de este hombre de manera exitosa.

Ok, señor. Chido su trip. Pero lo que este dude hizo NO fue ‘curar’ la homosexualidad. De entrada, la orientación sexual no se debe/puede ‘curar’, porque no es una enfermedad. Más bien, a partir de su idiotez, empezaron a surgir más técnicas seudocientíficas diseñadas para ‘corregir’ a las personas LGBT+. 

Y con estas técnicas, obviamente se empezaron a utilizar los aparatos de ‘terapias de conversión’.

A los enfermos se les cura

A pesar de que hoy en día se ha demostrado que las mal llamadas ‘terapias correctivas o de conversión’ son falsas y simplemente son un tipo de tortura, se siguen practicando.

Afortunadamente, cada vez son más los países que se suman a la prohibición de este tipo de prácticas barbáricas.

Las relaciones entre personas del mismo sexo eran consideradas como ‘desviaciones’ e incluso criminales, sin mencionar que, obviamente, también eran ‘pecado’.

Ojo aquí porque la homosexualidad NUNCA ha sido una enfermedad, ¿eh? Pero muchos seudoexpertos dijeron que sí lo era.

Entonces, como las enfermedades se tienen que curar, había que ‘curar’ a las ‘pobres almas en desgracia’ LGBT+. Y comenzaron a inventar distintos tipos de aparatos para las ‘terapias de conversión’.

La ‘terapia de aversión’ fue una de las técnicas más populares para ‘revertir’ la homosexualidad. Y es que un endocrinólogo austriaco, de nombre Eugen Steinach, aseguró que la raíz de la homosexualidad en los hombres estaba en los testículos.

Este dude (Eugen Steinach) dijo que la homosexualidad estaba en los testículos.

¿Y qué se hace con unos testículos homosexuales? ¡Claro! ¡Hay que darles choques eléctricos! Entonces, empezaron a ‘tratar’ a los gays con terapias de electrochoques. 

Claro, sin dejar a un lado que salieron muchos ‘expertos’ a asegurar que tenían técnicas más efectivas, como la lobotomía, medicamentos y otros tipos de tortura.

Y así fue como la ‘terapia de aversión’ se convirtió en la favorita de muchos seudomédicos. Estas ‘terapias de conversión’ consistían en conectar unos cables a los testículos, el pene o la cabeza del ‘paciente’, para darle descargas eléctricas si reaccionaba de manera ‘indebida’ a ciertas fotografías.

Paciente recibiendo ‘terapia electroconvulsiva’ en los años 50

¡Lleve su kit de ‘terapia de conversión’ casero, lo último en tecnología!

Sí, es en serio. Hubo una época en la que una compañía llamada Farrell Instruments Inc. fabricó aparatos portátiles para que las personas pudieran autopracticarse ‘terapia de aversión’ en sus casas.

Kit de ‘terapia de conversión’ casero

Kit de ‘terapia de conversión’ casero

Este tipo de ‘tratamientos’ se hicieron tan populares que las personas podían adquirir su propio kit de ‘terapia de conversión’ para darse unos llegues en la comodidad de su hogar.

Pero lo más impactante de este producto es, sin duda alguna, la publicidad con la que lo anunciaban. Por ejemplo: en la siguiente imagen vemos que ‘Gabby’ promueve aparatos para «modificar el comportamiento».

Publicidad de los aparatos de ‘modificación del comportamiento’

Y en la siguiente, vemos que anuncian el «condicionamiento del comportamiento automatizado para adicciones, masoquismo, alcoholismo, agresividad, travestismo, exhibicionismo y ‘preferencia sexual’ [sic]». 

Publicidad del kit de ‘terapia de conversión’ casero

Publicidad del kit de ‘terapia de conversión’ casero

Cuando —en 1973— la American Psychological Association quitó a la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales, muchas cosas cambiaron. Y aunque no sabemos con exactitud durante cuánto tiempo se siguieron vendiendo estos kits, queremos creer que no fue por mucho más.

Lo más aterrador de todo esto es que todavía hay personas, seudoexpertos y lugares que prometen ‘curar’ o ‘corregir’ la orientación sexual. ¿Qué tenemos que hacer para que la gente entienda que no hay nada que ‘curar’? 

¿Qué sentiste al ver las fotos y la publicidad del kit de ‘terapia de conversión’ casero?

Con información de History, Wellcome Collection y Huffpost

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.