Las marchas LGBT+ sí son ‘exhibicionistas’ y está bien

Marcha LGBT+ NUeva York
Marcha LGBT+ en Nueva York / Foto: Infobae

Cada año, cuando se acerca junio, se reenciende el viejo debate: ¿las marchas LGBT+ son ‘exhibicionistas’? La respuesta es sí y está bien. Aquí te explicamos las razones.

Las marchas LGBT+ suelen ser tildadas de ‘exhibicionistas’ de manera peyorativa por parte de sus detractores. Sin embargo, mostrar el orgullo por la orientación sexual es un ejercicio de libertad que sigue siendo muy valioso. Cualquier grupo social que haya sido históricamente oprimido tiene derecho a visibilizar sus luchas.

Las marchas LGBT+ y su carácter de ‘exhibicionistas’

A pesar de que la Real Academia Española (RAE) suele ser considerada una institución colonialista, puede ser un buen punto de partida para entender que el ‘exhibicionismo’ no es necesariamente malo. Acudamos a ella para saber qué significa este término. CHECA CÓMO LA RAE RECONOCIÓ EL PRONOMBRE ‘ELLE’.

Según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), la primera definición que recoge de ‘exhibicionismo’ es «prurito de exhibirse». Si acudimos una vez más a este diccionario, encontramos que ‘prurito’ es un «deseo persistente de hacer algo de la mejor manera posible».

Tomando lo anterior como punto de partida —y sí, aun siendo la RAE una institución colonialista—, ser exhibicionista no tendría por qué tener una connotación negativa. De hecho, ese «deseo persistente» de exhibirnos no es gratuito. Las marchas LGBT+ son ‘exhibicionistas’ como una forma de resistencia.

Buscar ‘exhibir’ nuestra orientación sexual o expresión de género es una manera de mostrar nuestro orgullo. Y este orgullo nació como un mecanismo de defensa ante una sociedad que históricamente nos señaló como lo ‘malo’ o lo ‘perverso’.

Tuit criticando el ‘exhibicionismo’ / Foto: Twitter (@soy_mouse)

¿Por qué sentir orgullo de algo como la orientación sexual o expresión de género?

Como se había señalado anteriormente, la comunidad LGBT+ ha sido históricamente oprimida. Es por eso que ejercicios como las marchas LGBT+ encuentran un profundo sentido de orgullo. Hay personas que se preguntan: «¿Pero orgullo de qué? Orgullo acabar una carrera» y frases similares.

También hay quienes acotan que, si la orientación sexual es motivo de orgullo, entonces también debería haber una marcha del ‘orgullo heterosexual’. Aquí es donde el asunto se pone interesante. Así como el racismo inverso no existe, el ‘orgullo heterosexual’ no tendría sentido.

Las personas heterosexuales no son expulsadas de sus familias por su orientación. A las personas hetero no se les niega el trabajo por serlo (o parecerlo). Las personas hetero tienen suficiente representación en los medios. Entonces, el ‘orgullo heterosexual’ no es necesario. LEE A DETALLE POR QUÉ NO SE NECESITA DEL ‘ORGULLO HETEROSEXUAL’.

Por el contrario: orientaciones sexuales que han sido perseguidas o señaladas históricamente sí usan el orgullo para mostrar que son tan válidas como cualquiera. El orgullo LGBT+ —y las marchas LGBT+ y sus prácticas ‘exhibicionistas’— es una forma de dignificación.

El cuerpo tiene también tiene una carga política

Una de las razones por las que se suele acusar a las marchas LGBT+ de ser ‘exhibicionistas’ es que «se muestra demasiado el cuerpo». Lo que estas críticas pasan por alto es que, en sociedades conservadoras, mostrar el cuerpo también es un ejercicio de protesta y disidencia.

Protesta de Los 400 pueblos / Foto: El País

No es gratuito que movimientos como Los 400 pueblos —un grupo de campesinos mexicanos— usen la desnudez de sus cuerpos para protestar. Por otra parte, diversos grupos de ciclistas también se manifiestan desnudos para mostrar su indefensión y denunciar que se sienten vulnerables en las ciudades.

Los cuerpos tienen una carga política y eso es innegable. Las marchas LGBT+ son ‘exhibicionistas’ porque mostrar nuestros cuerpos también sirve para mostrar que existimos. Aunque a veces resultemos incómodos. CONOCE LA RELACIÓN ENTRE EL MOVIMIENTO DEL 2 DE OCTUBRE Y LA MARCHA LGBT+.

Las marchas LGBT+: un exhibicionismo de creatividad y algarabía

Hoy las marchas LGBT+ son un ejercicio híbrido. Por un lado, celebran lo que históricamente hemos conquistado y, por otro, recuerdan lo que falta por lograr. Las marchas LGBT+ son ‘exhibicionistas’ no solo en el sentido de la demanda, sino también en el de la celebración y la alegría.

Hay mucho por hacer todavía. Hasta que nadie sea perseguido, excluido o violentado por su orientación o expresión de género, las marchas LGBT+ seguirán teniendo valor. El camino aún es largo, pero tal vez un día las marchas LGBT+ solo serán ‘exhibicionistas’ en el sentido de mostrar alegría y orgullo.

Pero mientras sigan existiendo la homofobia, la bifobia, la lesbofobia o la transfobia, salir a marchar sin más escudo que nuestros cuerpos y ‘exhibiéndolos’ continuará siendo un acto de valentía.


¿Habías pensado que las marchas LGBT+ son ‘exhibicionistas’ y eso no tiene nada de malo?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.