Yucatrans capacita y empodera a la población trans de Yucatán

Abigail Trillo Herrera, presidenta de Yucatrans en Conversatorio “Transitando en Familia” evento organizado con familias con hijas e hijos trans / Foto: Facebook

La Asociación Civil Yucatrans ofrece capacitaciones a la población trans de Yucatán, pero también sensibiliza a médicos y funcionarios públicos.

Yucatán es uno de los estados más conservadores del país. Tan sólo este año, el Congreso rechazó dos veces iniciativas sobre el matrimonio igualitario. Además, el estado no otorga facilidades para el reconocimiento de la identidad de género de las personas trans y tampoco tipifica los címenes de odio.

En este contexto hostil para la comunidad LGBTQ+, la Asociación Civil Yucatrans se dedica a sensibilizar a funcionarios públicos en temas relacionados con derechos humanos, esperando lograr un cambio de perspectiva.

En entrevista exclusiva para Homosensual, la presidenta de la organización, Abigail Trillo Herrera, habló sobre los principales pendientes en materia de inclusión para la comunidad LGBTQ+ en el estado. Además, platicó sobre la labor que realiza la A.C. para apoyar y empoderar a las poblaciones trans de Yucatán.

Acompañamiento a poblaciones trans

Yucatrans nació en 2008 como parte de un proyecto de sensibilización sobre las poblaciones trans organizado por la Asociación Buenas Intenciones y Censida. En sus inicios, la organización participó en campañas de salud sobre el uso del condón en diversos municipios. Abigail comenta que ahora se dedican a apoyar a poblaciones en trans en sus procesos de transición.

«La asociación tiene dos programas fundamentales. Uno es el programa de psicología, y el otro es el programa de TRH, que es el tratamiento de reemplazo hormonal».

Para realizar estas actividades, Yucatrans realiza convenios con médicos y con otras organizaciones civiles. Actualmente trabajan en dar acompañamiento psicológico y tratamiento hormonal a infancias trans.

Reconocimiento de la identidad de género, el gran pendiente

Para Abigail. el principal pendiente para la comunidad trans en Yucatán es el reconocimiento de la identidad de género. De esta problemática derivan otras como la exclusión laboral o la marginación de los programas sociales del Gobierno:

«Tanto en gobiernos municipales como estatales hay apoyos económicos, los cuales a veces no llegan a las poblaciones vulnerables, entre ellas las mujeres trans, porque en el estado todavía no tenemos la ley del cambio de identidad de género».

Entrega de apoyos por parte de la organización Yucatrans / Foto: Facebook

La activista comenta que muchas trans buscan acceder a programas sociales que apoyan a mujeres para emprender negocios como estéticas, cocinas económicas o reposterías. Sin embargo, les es imposible obtener los apoyos debido a que en sus documentos oficiales permanece su identidad anterior:

«Por el simple hecho de que nuestros documentos todavía permanecen con nombres de varón es imposible alcanzar un fideicomiso en los programas estatales, municipales y federales que van dirigidos a las mujeres».

 Educando funcionarios

Ante esta situación, Yucatrans se dedica a sensibilizar a funcionarios públicos sobre los derechos de las poblaciones trans. Desde 2013, la organización integra el Consejo Contra la Discriminación del Ayuntamiento de Mérida, donde imparte capacitaciones relacionadas con derechos humanos. Esta labor de sensibilización ya dio sus primeros frutos. El Gobierno municipal ya prepara un programa de apoyo a las poblaciones trans:

«Estamos tratando de educar al Ayuntamiento. Si en un momento dado no tenemos identificación, eso significa que nosotros no podemos vivir nuestro rol de género como nos identificamos, como mujeres. Eso ha ayudado mucho a la apertura. Por primera vez, en este año se va a manejar un fideicomiso para estas poblaciones. Se les van a dar insumos de trabajo para que puedan crear sus propios negocios y puedan ayudarse en esta contingencia».

A la par, la organización trabaja en un proyecto para capacitar y empoderar a mujeres trans:

«Estamos esperando que se levante esta contingencia para poder trabajar a nivel regional en la capacitación, empoderamiento y sensibilización de las poblaciones trans».

Abigail Trillo Herrera (izquierda) e integrantes de Yucatrans / Foto: Página Abierta

Para estas capacitaciones ya están contemplados 75 elementos entre hombres, mujeres e infancias trans.

Resistencia conservadora

Pese a los logros de Yucatrans a lo largo de 12 años, Abigail comenta que la organización también ha enfrentado resistencias de organizaciones conservadores. Y no duda en decirlo con todas sus letras: «Yucatán es un estado de doble moral».

De acuerdo con la activista, el único caso de transfeminicidio debidamente documentado en Yucatán data de 1992, cuando un hombre aventó a su pareja trans al Periférico y esta murió arrollada por un vehículo. Fuera de ello, las autoridades catalogan como «problemas pasionales» los incidentes entre mujeres trans y sus parejas.

Por ello, Yucatrans busca expandir su programa de sensibilización hacia el Gobierno estatal y federal. Pero es allí donde se encuentran las resistencias:

«No hemos podido tener ese acercamiento porque Yucatán es un estado de doble moral. El Frente por la Familia ha intervenido para que a nivel estatal no podamos capacitar a poblaciones gubernamentales».

Aunado a ello, también existe una cerrazón del propio Gobierno estatal. Durante el mandato de Ivonne Ortega, Yucatrans trabajó con algunas instituciones del Gobierno estatal impartiendo capacitaciones. Sin embargo, ese acercamiento culminó una vez que el PAN llegó al poder.

Ante este ambiente hostil para la comunidad LGBTQ+, la labor de Yucatrans se vuelve más complicada, pero también más necesaria.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.