La disforia no binaria es un síntoma social

Te contamos cómo experimentan las personas no binarias la disforia de género. / Foto: Universidad de Palermo

Te contamos las particularidades de la disforia de género tal y como la experimenta una persona no binaria.

La disforia no binaria, o más bien la disforia de género que experimentamos las personas no binarias, es motivo de un gran aumento en el nivel de ansiedad, estrés y depresión que vivimos en nuestro día a día.

La disforia de género es la incomodidad o angustia causada por la no alineación entre la identidad de género de una persona y el sexo asignado al nacer. Este malestar puede tener un impacto negativo en el bienestar general de la persona que lo vive, ocasionando problemas emocionales como resultado. LEE MÁS ACERCA DE LA DISFORIA DE GÉNERO.

Personas no binarias experimentamos distinto la disforia de género

Cada transición es distinta y cada cuerpo lo es también. Al igual que las personas trans binarias, cada cuerpo es distinto y no hay una generalidad de cómo se vive la transición. Para lidiar con la disforia o —más bien— para acercarnos al ideal que esperamos en nuestros cuerpos, hay diferentes métodos que utilizamos. Hay personas que desean comenzar tratamiento hormonal para toda su vida, otras solamente desean hacerlo un tiempo para lograr ciertos cambios y luego dejarlo. Algunas desean intervenciones quirúrgicas y otras no. No hay una manera correcta de hacerlo y ninguna te hace ‘más o menos no binarie’.

Sin embargo, la disforia de género no binaria de alguna forma es también algo político. Es un síntoma de una sociedad que le falla a las realidades de nuestros cuerpos y que perpetúa violencias. Nos mutila y despoja de la autonomía de nuestros cuerpos. Si todo el tiempo las personas están leyendo nuestros cuerpos como hombres o mujeres, no hay cabida para nuestra existencia. MIRA CÓMO SABER SI ERES UNA PERSONA NO BINARIA.

Ser una persona no binaria se muestra de muchas formas. / Foto: Facebook (Resistencia No Binarix)

La dicotomía no binaria

Las personas no binarias vivimos siempre en una dicotomía: resistimos y luchamos contra los mandatos y estereotipos de género mientras estamos orgulloses de nuestros cuerpos, de nuestras diferencias y de ser tan diverses.

Y es que sabemos que la sociedad tiene expectativas de lo que debe ser una persona basada en el género con el que la leen. Es una lectura que se basa en lo ‘biológico’, involucrando las características sexuales primarias (órganos reproductores) y secundarias (gónadas, vello corporal, pechos, caderas, etc.), y esto se entrelaza con los estereotipos de género que tiene la sociedad.

Esto último es básicamente la raíz de nuestros problemas. Sabemos lo dañino que es que se espere que alguien actúe de tal o cual forma dependiendo de sus genitales. Son ideales de vida inalcanzables, caducos y que solamente han perpetuado que se genere violencia a través del tiempo. Las mujeres no son sumisas y los hombres no son inherentemente violentos. Nos resistimos a creer eso.

A veces, estos estereotipos tienen su impacto en cosas muy cotidianas que pareciera que no son mayor problema, pero a nosotres nos toma mucho tiempo acomodarlas para evitar sentirnos fuera de lugar habitando nuestros cuerpos y nuestras vidas en el mundo. Uno de ellos es la ropa. CONOCE QUÉ ES LA EUFORIA DE GÉNERO.

La ropa, ¿maldición o bendición para personas no binarias?

Aunque cada persona no binaria es distinta, muchas coincidimos en algo: constantemente estamos pensando en qué ponernos o qué no ponernos para aliviar los malestares ocasionados por la lectura social de nuestros cuerpos.

Usamos la ropa como una herramienta, un arma de doble filo. Más allá de la vanidad, la ropa refleja nuestra identidad. Usamos la ropa para expresarnos, para conversar con el mundo sin palabras, decirles a todes quiénes somos. Es una forma de comunicación con las demás personas.

Quienes experimentamos disforia pasamos mucho tiempo pensando en cómo usar la ropa para esconder o acentuar ciertas partes de nuestros cuerpos. Lo cual es difícil porque la misma está pensada también bajo ciertos estándares esperados de género y tipo de cuerpo.

Por ejemplo, yo soy una persona transmasculina que tarda mucho tiempo encontrando los pantalones ideales para mi cuerpo que no acentúen tanto mis caderas o mi baja estatura, cuando la mayoría de los pantalones de hombre son largos de las piernas y estrechos de caderas. Cuando eres no binarie, la ropa pareciera que simplemente no se siente bien en el cuerpo. Quizás está muy larga, o muy apretada en las caderas o el pecho. O a lo mejor está muy holgada, acentúa los hombros, o no esconde bien cosas que no quisieras que llamen la atención. ENTÉRATE DE QUE NO EXISTE EL ‘LOOK NO BINARIO’.

Le actore Carl Clemons-Hopkins ha incluido la bandera no binaria en sus atuendos. / Foto: WWD

La sociedad es el juez

Los humanos estamos procesamos la nueva información que recibimos catalogándola y relacionándola con estímulos, experiencias y conceptos pasados. En el caso del género es igual: al nacer en una sociedad con binarismo de género aprendemos a leer todo dentro de ese marco. Ahí, solo existen hombres y mujeres, por lo tanto nuestro cerebro procesa todos los cuerpos de esa forma. Para las personas no binarias esto es un reto y es motivo de disforia de género.

Une amigue me decía:

«La disforia es una forma de nombrar lo incómode que me hacen sentir en mi cuerpo las miradas de otres».

A les no binaries, la sociedad constantemente nos hace sentir ‘otro’. Nos rechazan y nos persiguen por salirnos de los mandatos esperados del género. Somos el reflejo de una sociedad profundamente fragmentada. El odio a nosotres tiene que ver con misoginia, transfobia y muchas cosas de una sociedad que glorifica lo masculino y minimiza todo lo leído como femenino. CONOCE AL COLECTIVO RESISTENCIA NO BINARIX, UN ESPACIO PARA EXISTIR EN TÉRMINOS PROPIOS.

Construimos el género en sociedad

Imagino que un mundo ideal pensado por nosotres les no binaries sería un mundo donde no se asume que las personas somos hombres o mujeres, o que deberíamos actuar femeninos o masculinos basados meramente en nuestra biología. Pues honestamente, todo lo relacionado con el género es un conjunto de aspectos que están lejos de tener que ver solo con lo biológico. El género se construye en sociedad día con día, de territorio en territorio, en un intercambio cultural. Ha cambiado a través del tiempo y lo seguirá haciendo. Básicamente, esto depende de cada uno de nosotres. ¿Cómo imaginas que el mundo podría ser mejor para las personas no binarias? ¿Qué podrías hacer para que las cosas sean distintas para nosotres? CHECA CÓMO DECIRLE A TU FAMILIA QUE ERES UNA PERSONA NO BINARIA.

¿Qué más agregarías a las experiencias de disforia de género que atraviesa una persona no binaria?