Resistencia No Binarix, un espacio para existir en términos propios

Integrantes del colectivo Resistencia no Binarix / Foto: Facebook (Resistencia No Binarix)

Fundado y coordinado por Andras, Resistencia No Binarix es un colectivo que desde 2017 recuerda a la comunidad NB «que existe y es válida».

Con sus respectivas particularidades, las historias de Andras, Sam y Mak, integrantes del colectivo Resistencia No Binarix, siguen una suerte de efecto espejo con el resto de las personas que se identifican como no binarias (NB). Entre muchos otros, uno de los efectos más perceptibles que ha dejado el cisheteropatriarcado es la cosificación.

El desplazamiento del ‘quién’ por el ‘qué’ en las preguntas sobre la identidad y existencia es muestra de ello. Las interrogantes —la mayoría de ellas exigidas— y la falta de información en español fueron algunas de las razones que motivaron la fundación del colectivo Resistencia No Binarix.

Sea nuestra intención o no, la desinformación y el estigma se hacen presentes desde el lugar en el que preguntamos. «¿Qué son las personas no binarias?», se lee en las búsquedas de Google. «¿Qué eres?», se vocifera bajo un tono desafiante.

Al centro del logo de Resistencia No Binarix se encuentra una quimera. Desde la coordinación, Andras —quien en todo momento se enuncia bajo el pronombre ‘elle’— explica en conversación con Homosensual que existe un paralelismo con las protagonistas de la mitología griega.

Si bien las quimeras son «seres fantásticos», en el imaginario cultural ha predominado un sentido peyorativo. «Se asegura que no existimos y ponemos en peligro a la sociedad», manifiesta Andras al momento de subrayar el porqué de un proyecto que a muchas/os/es «les ha acercado a su primera familia elegida» y a una reconciliación con historias propias. Tal es el caso de Mak, joven que al día de hoy se enorgullece de «resignificar su existencia» con todo y su entorno. «Nunca rechacé nada. Simplemente todo terminó conmigo», asegura. MIRA CÓMO SABER SI ERES UNA PERSONA NO BINARIA.

«Escucharnos entre pares nos recuerda que existimos y somos reales»: Mak

Resistencia No Binarix es uno de los colectivos que se fortaleció durante la pandemia. Personas como Sam decidieron acompañar su proceso de autodescubrimiento «entre pares». Cuando Sam dio con el grupo, este se aproximaba a su tercer aniversario.

Según cuenta Andras, Resistencia No Binarix nació después de buscar colectivos mexicanos para personas no binarias, ya que solo encontró algunas propuestas de Latinoamérica. Era noviembre de 2017. En paralelo, le ahora tallerista comenzó un proyecto artístico, un fotolibro. En ese entonces, uno de sus amigos acababa de entrar a trabajar a un centro cultural. Le ofreció espacio para que «armara algo».

Por fortuna —y sobre todo por su característico compromiso con la justicia— se animó y en diciembre de ese año presentó Resistencia No Binarix en La Gozadera, «restaurante cultural de encuentros feministas».

Para enero de 2018, elle y otras 25 personas —Mak, por ejemplo— llevaron a cabo su primera «reunión oficial». Fue ahí donde se ubicó y habitó el punto de partida: responder quiénes son las personas no binarias a partir de términos propios. CONOCE A ABRAZO GRUPAL, OTRO COLECTIVO PARA PERSONAS NB.

Pancarta sobre pronombres / Foto: Facebook (Resistencia No Binarix)

En esa primera sesión, las, los y les asistentes —porque recordemos que no todas las personas NB se enuncian desde pronombres neutros— hicieron que su historia se volviera un hogar para las, los y les demás. A partir de una escucha colectiva, se llegó a un primer consenso:

«Las personas no binarias somos aquellas que no nos identificamos permanente, exclusiva o integralmente con ser hombre o mujer».

«Cuando llegué a Resistencia No Binarix se me abrió todo un mapa»: Sam

La definición tuvo una resonancia groundbreaking para cada uno/a/e de quienes en 2022 integran Resistencia No Binarix. En el caso de Sam fue una muestra de que «los espectros existen» y se habitan de maneras diferentes.

Por su parte, Mak llegó porque uno de sus amigos le dijo: «Hay un colectivo para eso que tú sientes». Desde muy joven, sintió cierta lejanía con el género. Algunas personas insistieron en que «era trans», pero «desde el binarismo». Parte de estos comentarios no fue hecha desde tal perspectiva.

Tanto Mak como Sam y Andras reconocen que «incluso en la comunidad no binaria hay mucho desconocimiento». Pero construyen poco a poco. De lo que tienen certeza es de la forma en la que cambió sus vidas. Porque sí: las personas NB —al igual que otras letras del colectivo LGBT+— tienen historias de éxito y en las que son felices. ENTÉRATE DE ESTOS EPISODIOS CLAVE DEL ACTIVISMO NB EN AMÉRICA LATINA.

Resistencia No Binarix les ha cambiado la vida

A Sam siempre le interesaron los feminismos. Ahora los equilibra con su conocimiento sobre movilización sexodisidente.

Desde que tiene «uso de razón», Andras supo que «no cabía en ninguna de las 2 cajitas». Su expresión de género ha sido más que diversa.

Aunque se muestra orgullose, no ignora que el cisheteropatriarcado —mezclado con otros sistemas de opresión— provocó que se enfrentara al bullying durante muchos años. También atravesó por situaciones de discriminación laboral. CHECA ESTOS PUNTOS A CONSIDERAR AL MOMENTO DE CONTRATAR PERSONAS NO BINARIAS.

No obstante, una de las razones por las que expresa gran gratitud a Resistencia No Binarix es que le hizo crecer profesionalmente. Quizá «no tiene el papelito», pero es más que «consciente de lo que es capaz».

Respecto a su experiencia, Mak comparte que formar parte de este colectivo le motivó a «alzar la voz». De ser una persona «muy tímida que se escondía en un rincón», ahora se presenta como alguien que, si bien «no es la voz de todas las personas NB que viven en Estado de México», puede luchar por una descentralización.

Presentes en la Marcha del Orgullo 2022. / Foto: Facebook (Resistencia No Binarix)

Ni «tercer género» ni «invento millennial»

Además de las historias de vida, hay un motivo que vuelve a Resistencia No Binarix un colectivo tan importante para las personas no binarias: su labor comunicativa e informativa siempre se hace desde y para la empatía. Quienes participan en el proyecto no se limitan a la difusión en redes sociales. La columna vertebral que sostiene a esta propuesta es la cercanía desde los lugares más íntimos.

En julio de 2018, el colectivo —que cuenta con una audiencia en todas las latitudes de la República mexicana y otros países— encabezó la primera exposición artística dirigida a personas no binarias. Con el apoyo del Centro Cultural Border (Zacatecas 43, Col. Roma Norte, Cuauhtémoc, CDMX), llevaron a cabo la muestra Antal: Universo No Binarix. 

En un periodo de 3 meses, el público tuvo la posibilidad de conocer fotografías, ilustraciones e intervenciones de murales. Para algunas personas, tal fue el caso de Mak, el evento trascendió al campo artístico. Posar para une fotógrafe mostrando su cuerpo desde su propio lugar de enunciación fue un gran paso en el proceso de «resignificar su corporalidad y lidiar con la dismorfia». MIRA CÓMO DECIRLE A TU FAMILIA QUE ERES UNA PERSONA NO BINARIA.

La armonía entre múltiples cartografías corporales y vivenciales fue una manera en la que el colectivo Resistencia No Binarix recordó que sus acciones se apoyan en «la interseccionalidad y los transfeminismos». Desde su perspectiva, el rechazo a las identidades no binarias es una de las muchas actitudes que develan la mirada colonial en nuestros territorios.

Con planes de seguir fortaleciéndose como colectivo, Sam, Andras y Mak afirman que Resistencia No Binarix les ha ayudado a creer en las posibilidades. Aunque aseguran que «falta mucho por aprender y trabajar», algo es certero: no piensan guardar silencio ante quienes se empeñan en arrebatarles el ‘quién’. Como bien insisten:

«Las personas no binarias no son ‘un qué’ y tampoco un invento millennial. Existen y resisten desde sus propios términos».

¿Ya conocías al colectivo Resistencia No Binarix?

Con información de Facebook e Instagram