Cuotas arcoíris: qué son y para qué sirven

4 integrantes de la comunidad LGBT+ accedieron a diputaciones federales en 2021 gracias a las cuotas arcoíris. Una de ellas es Celeste Ascencio (centro). / Foto: Americano Víctor

Las cuotas arcoíris son un mecanismo que permite a la comunidad LGBT+ tener representantes en el Congreso, pero también han sido utilizadas de forma fraudulenta por candidatos.

Se conoce como cuotas arcoíris a las acciones afirmativas que las autoridades electorales implementaron en las elecciones de 2021 para garantizar la representación de la diversidad sexual en el Congreso, estableciendo una cantidad mínima de candidatos y candidatas LGBT+ que los partidos deben postular a la Cámara de Diputados.

En anteriores procesos electorales, las autoridades ya habían implementado acciones afirmativas a favor de otros grupos minoritarios, como pueblos originarios. Sin embargo, en 2021 fue la primera ocasión en que se tomó en cuenta a la comunidad LGBT+. CONOCE MÁS SOBRE LAS ACCIONES AFIRMATIVAS.

¿Cómo surgieron?

Para entender la historia de las llamadas cuotas arcoíris hay que remontarse al 29 de diciembre de 2020. Ese día, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) emitió una resolución a través de la cual ordenó al Instituto Nacional Electoral (INE) establecer medidas afirmativas para garantizar la participación política de personas con discapacidad, poblaciones afromexicanas e integrantes de la comunidad LGBT+, además de pueblos originarios.

Posteriormente, el 15 de enero de 2021 el INE acató la resolución del TEPJF. El Instituto emitió un acuerdo donde estableció que los partidos deberían postular al menos 3 fórmulas integradas por candidatos o candidatas LGBT+ para la Cámara de Diputados. De esas 3 fórmulas, 2 debían ser de mayoría relativa; es decir, competir en alguno de los 300 distritos electorales del país. La fórmula restante debía ser de representación proporcional; es decir, formar parte de la lista de candidatos y candidatas plurinominales de alguna de las 5 circunscripciones electorales del país. En el caso de las candidaturas de representación proporcional, estas debían inscribirse dentro de los primeros 10 lugares de la lista de los partidos.

¿Cuántos candidatos y candidatas LGBT+ llegaron al Congreso gracias a cuotas arcoíris?

Gracias a las medidas anteriormente mencionadas, 4 candidatas LGBT+ llegaron al Congreso tras las elecciones de 2021. Entre ellas se encuentran las 2 primeras diputadas trans de la historia de México: María Clemente García Moreno y Salma Luévano. También se reeligieron las diputadas Celeste Ascencio y Wendy Briceño.

El 30 de agosto de 2021, Morena presentó en conferencia de prensa a las primeras diputadas trans de la historia. / Foto: Canal del Congreso

Por otro lado, en algunos estados también se implementaron las cuotas arcoíris. Gracias a ello, llegaron a congresos locales Ana Francis Mor en CDMX, Almendra Negrete en Sinaloa, Jessica Elodia Martínez en Nuevo León, Ángel Tenorio en Hidalgo e Iván Chincoya en Veracruz. CONOCE A LAS DIPUTADAS Y FUNCIONARIAS LGBT+ QUE LLEGARON A LA POLÍTICA LATINOAMERICANA EN 2021.

¿Las cuotas son obligatorias?

Aunque en 2021 el TEPJF y el INE establecieron la obligación para que los partidos políticos acataran las acciones afirmativas a favor de la comunidad LGBT+, en el caso de los estados hubo muchas resistencias. Cuando los órganos electorales locales adoptaron resoluciones similares, los partidos políticos las impugnaron.

Las cuotas arcoíris en las elecciones de 2021 fueron producto de la interpretación de la ley que hizo el TEPJF y del acuerdo emitido por el INE. Sin embargo, para garantizar que estas no dependan de interpretaciones y acuerdos, hay quienes opinan que este mecanismo debería establecerse formalmente en la ley para que sea obligatorio y se cumpla sin pretextos. Tal es el caso de la diputada Salma Luévano. El 19 de septiembre de 2021, la legisladora propuso elevar a rango constitucional las acciones afirmativas para grupos vulnerables como personas con discapacidad, pueblos indígenas, poblaciones afromexicanas e integrantes de la comunidad LGBT+. Para ello, plantea una reforma al artículo 35 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Las trampas de partidos y políticos

Finalmente, también es importante hacer notar que, aunque sí garantizan la participación de candidatos y candidatas LGBT+ en las elecciones, las cuotas arcoíris también son vulnerables ante las trampas de partidos y políticos. El acuerdo emitido por el INE establece que se debe aceptar la autoadscripción de quienes se postulen a diputaciones. Lo anterior significa que basta con que un aspirante diga que es parte de la comunidad LGBT+ para que las autoridades le consideren como tal.

En ese sentido, partidos y políticos suelen aprovechar esta medida para ‘darle la vuelta’ a las acciones afirmativas. Durante las campañas de 2021, Homosensual documentó 21 casos de candidatos que declararon falsamente ser LGBT+ para beneficiarse de las cuotas. También se detectaron casos de partidos que aseguraron haber cumplido con las acciones afirmativas, pero jamás revelaron los nombres de sus candidatos LGBT+.

Esperemos que las cuotas arcoíris se eleven a rango constitucional y se repitan en las elecciones de 2024. Y también que se desarrollen mecanismos para evitar trampas por parte de partidos y políticos.

Con información de Animal Político y la Cámara de Diputados