Cómo sobrevivir a la cuarentena desde el clóset

Personas LGBT+ han vuelto al clóset debido a la cuarentena.

Personas LGBT+ han tenido que pasar más tiempo en casa, y en muchos casos han tenido que volver al clóset durante la cuarentena.

Para muchas personas LGBT+, la cuarentena significó tener que regresar al clóset. En su novela juvenil Un esqueleto en el armario el escritor Manuel L. Alonso cuenta la historia de Daniel, un niño que lleva varios días enfermo, sin poder salir de su habitación y sin recibir visitas. Por las noches, Daniel escucha a sus padres discutir y presiente que en su familia algo está mal. 

De cierto modo, la situación de este niño que vive entre fantasmas y secretos familiares no es muy distinta a la que viven muchos jóvenes LGBT durante la cuarentena. 

Para estudiantes universitarios que se mudaron a otras ciudades para estudiar una carrera, y que al estar lejos de sus familias encontraron una mayor libertad para vivir su sexualidad, regresar a sus ciudades de origen los enfrenta con la amenaza de volver a la vida que tenían antes. 

Y volver a la vida que tenían antes, significa en muchos casos, reprimir su sexualidad y su identidad. Ante este peligro, muchos jóvenes comenzaron a presentar síntomas psicológicos con mayor intensidad. Algunos de ellos son insomnio, ansiedad, depresión, trastornos alimenticios, entre otros.

 

De vuelta al clóset durante la cuarentena

Una consecuencia de esta cuarentena que sigue extendiéndose, es que muchos jóvenes LGBT+ no sólo han tenido que soportar el encierro como todo el mundo, sino que se han visto obligados a regresar al clóset

Estar en el clóset quiere decir que algo que tiene que ver con la identidad sexual se mantiene oculto de los demás; que hay algo íntimo que no se puede decir. La expresión apunta también a una relación de poder entre la heteronorma y las sexualidades disidentes. 

Por supuesto que el proceso de asumir ante otros una identidad LGBT+ no necesariamente implica el mismo grado de tensión para todos. Pero a menudo este conflicto es causa de un gran sufrimiento subjetivo.

Ese es el caso de un paciente de veintitantos años que llegó recientemente a mi consulta y que no ha podido decirle a su homofóbico padre «soy gay». Su madre y sus hermanos lo saben. Y cuando el padre no está, él se siente más libre. Pero ahora que el padre pasa todo el día en la casa a causa de la cuarentena, él se ha replegado en su cuarto. «Tengo que cuidarme de no regarla», me dijo. Por supuesto, el ‘error’ puede ser cualquier cosa: una reacción, su manera de hablar, lo que dice, etc. 

¿Cómo afecta esto en nuestra salud mental?

Cuando alguien vive en un estado de vigilancia constante el mensaje que se internaliza es «Tú estás mal». El problema entonces no es solamente tener que convivir con un familiar homofóbico, sino los efectos que esto tiene sobre la autoestima.  

Con frecuencia, los jóvenes que crecen en un entorno que rechaza su orientación sexual o su identidad de género desarrollan sentimientos de inadecuación. Por otra parte, la necesidad de aprobación puede empujar a algunos a aceptar de manera inconsciente los juicios negativos que la familia o la sociedad hacen sobre las personas LGBT+. A este conjunto de actitudes negativas se le conoce comúnmente como homofobia internalizada.

La homofobia internalizada puede manifestarse de diferentes formas, pero frecuentemente se experimenta como odio hacia uno mismo, vergüenza o culpabilidad

Por el contrario, vivir sin el temor de ser juzgadas y sin tener que fingir que son algo que no son, puede tener un impacto muy favorable en el bienestar y en la salud mental de las personas LGBT+

El reto: lidiar con el encierro desde el clóset

Mantener el distanciamiento social ha sido un reto para todos. Pero para los jóvenes LGBT+ ha sido especialmente difícil, ya que salir con los amigos o ir al antro es mucho más que una distracción. Los antros y bares son espacios donde personas LGBT+ de diferentes generaciones hemos encontrado un sentido de pertenencia y referentes positivos para construir nuestra identidad

Se dice, y con razón, que afirmar la propia identidad como LGBT+ es un paso importante para llevar una vida más auténtica y satisfactoria. Sin embargo, es necesario reconocer que salir del clóset no siempre es una opción viable o segura

En esos casos es fundamental contar con una escucha empática. Existen grupos de apoyo para jóvenes LGBT+ que siguen funcionando durante la cuarentena. It Gets Better México tiene un programa de consejería en momentos de crisis. Y también estamos los profesionales de la salud mental que nos especializamos en la atención a personas LGBT+

Sea como sea, lo importante es construir redes de apoyo y compartir recursos al interior de la comunidad LGBT+ para apoyar a los que se encuentran en una situación más vulnerable. 

Si eres LGBT+, ¿has tenido que volver al clóset durante la cuarentena?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.