VIH

Crónica de mi primera prueba de VIH

Primera prueba detección vih
Así fue mi primera prueba de detección de VIH. / Foto: El Comercio

Realizarse la prueba del VIH por primera vez está acompañado por el miedo y la incertidumbre, pero en todo momento cuentas con el apoyo de especialistas.

Todos hemos escuchado la importancia de realizase periódicamente la prueba del VIH o de alguna otra Infección de Transmisión Sexual (ITS) y, para animarte a hacerlo, te cuento la experiencia de mi primera vez en AHF México. En CDMX existen muchas asociaciones y clínicas que las aplican de manera gratuita. Constantemente lanzan campañas para invitar a la población a usar condón externo e interno, informarse sobre los tratamientos médicos y realizarse la prueba.

La asociación AHF México cuenta con uno de los programas más grandes de América Latina para la expansión de pruebas rápidas de VIH. Como toda persona que lleva una vida sexual activa, tengo la necesidad y la responsabilidad de conocer mi estado de salud. Por tal motivo, acudí a su Wellness Center CDMX para realizarme la prueba rápida del VIH. Esta es la crónica de la primera vez que me realicé dicho análisis médico. 

Es de humanos sentir miedo

Seguimos viviendo en una época en la que el VIH o el sida son considerados sinónimos de tragedia, estigma y muerte, aunque esto ya no sea así. Por eso se requiere valor a la hora de tomar la decisión de realizarse la prueba. La mente puede ser muy traicionera: piensas en todas las ocasiones que tuviste sexo, si algo habrá fallado y te expusiste a una transmisión. Googleas «síntomas del VIH» e intentarás identificar si los has tenido.

Es normal que todos sintamos miedo, pero siempre he creído que debemos asumir la responsabilidad de nuestros actos y hacerle frente al futuro. Sabemos que al tener sexo nos exponemos a las ITS, en especial si es sexo no protegido o con parejas ocasionales. A eso me refiero cuando digo que se necesita valor para hacerse la prueba: es como una autoevaluación de nuestra vida sexual. MIRA ESTOS 7 DATOS PARA PERDERLE EL MIEDO A LA PRUEBA RÁPIDA DE VIH.

El tiempo de espera puede variar dependiendo de la cantidad de solicitantes del día. / Foto: Homosensual

Todo es confidencial

La amabilidad y la atención son detalles fundamentales para que en todo momento te sientas seguro y acompañado. Y el personal de AHF México lo saben muy bien. Antes de realizarte la prueba, es necesario que llenes un formulario con información básica relacionada a tu vida sexual y firmar una hoja de consentimiento informado.

Una vez que terminas de responderlo, el personal lo revisará (puedes tener la seguridad que todos tus datos están protegidos). Después se te indicará que esperes un momento hasta que el aplicador de pruebas rápidas te llame. El tiempo puede variar dependiendo de la cantidad de solicitantes que haya en ese día.

Afortunadamente, el día en que me realicé la prueba iba acompañado, por lo que una plática fue suficiente para aligerar la ansiedad que tenía en lo que llegaba mi turno. Finalmente, se acercó el aplicador de pruebas y me hizo pasar al consultorio. Hay que aclarar que a partir de este momento estás solo, únicamente con el aplicador en la habitación. Ninguna otra persona puede estar al interior. ENTÉRATE DE LA PROPUESTA PARA OFRECER SERVICIOS DE SALUD MENTAL A PERSONAS CON VIH EN CDMX.

La prueba

Una vez que tomé asiento, el aplicador me explicó de manera breve, pero clara, el procedimiento para realizarme la prueba. Frente a mí colocó los materiales necesarios para el estudio y señaló la fecha de caducidad antes de sacarlos de los empaques. Posteriormente, me indicó para qué sirve cada uno de ellos.

En esa ocasión, me realizarían 3 pruebas simultáneas: del VIH, de la sífilis y de la hepatitis. Cada una requiere materiales específicos, mismos que también me fueron enseñados. Una vez que todo estaba listo, el aplicador procedió a desinfectar la zona del dedo donde pincharía con una lanceta para obtener unas gotas de sangre (es muy rápido y no provoca dolor). Con una pipeta recolectó algunas gotas para colocarlas sobre las 3 pruebas.

Bastan algunas gotas de sangre para determinar tu estado de salud. / Foto: Medical Press

La sangre se combina con soluciones, con las que la prueba detectará anticuerpos específicos contra el VIH. El tiempo de espera para obtener el resultado es de 1 minuto. Ese tiempo lo aproveché para hacerle algunas preguntas. Puedes tener la confianza de hacer todas las preguntas que tengas, el personal está para informarte en todo momento.

Una vez transcurrido el minuto, el aplicador procedió a darme mi resultado. Este siempre es verbal y confidencial. Concluida la prueba, el aplicador procedió a desechar el material utilizado y escribió los resultados de las pruebas en el formulario que había llenado antes de ingresar al consultorio. CONOCE ALGUNAS ORGANIZACIONES QUE APOYAN A PERSONAS QUE VIVEN CON VIH.

Resultado no reactivo

La prueba arroja 2 tipos de resultados: no reactivo y reactivo. No reactivo significa que no se encontraron anticuerpos de VIH en tu organismo. El aplicador puede exhortarte a continuar llevando una vida sexual protegida (seguramente te dará algunos condones de manera gratuita). También tendrás un tiempo para aclarar algunas otras dudas que te hayan surgido después de conocer el resultado.

No en todos los casos, el resultado no reactivo significa que no tengas el VIH. En caso de haber adquirido el virus, el cuerpo tarda 3 meses en producir los anticuerpos específicos. Este lapso de tiempo es conocido como ‘periodo de ventana’. Si te haces la prueba del VIH durante ese tiempo, no será posible detectar los anticuerpos. Por eso, debes realizarte la prueba 3 meses después de tu última práctica de riesgo. ESTAS SON ALGUNAS PRÁCTICAS DE RIESGO Y NO RIESGO DE TRANSMISIÓN DE VIH.

Resultado reactivo

Este significa que la prueba sí detectó los anticuerpos del VIH. Para confirmar el resultado, el aplicador procederá a realizar una segunda prueba de una marca diferente. En caso de una segunda respuesta reactiva, AHF México podrá vincularte (si así lo deseas) a la atención médica. El tratamiento para el VIH es totalmente gratuito a través del IMSS o ISSSTE.

Los resultados son confidenciales. Es tu decisión si los compartes con tus conocidos. / Foto: Homosensual

Debes saber que en todo momento estarás acompañado por un vinculador, quien te guiará en todo lo que necesites hasta que recibas la atención adecuada. El vinculador está capacitado para brindarte apoyo emocional y psicológico para enfrentar la situación. Además, te podrá dirigir a algún servicio de salud o de asistencia social si lo requieres.

Una vez que te vinculan a una clínica, te realizarán pruebas complementarias: el Western blot es una prueba confirmatoria del VIH; el conteo CD4 es un estudio que mide el nivel de células de defensa en tu organismo; la prueba de carga viral determinará la cantidad de virus en la sangre; las pruebas de ITS son para saber si has adquirido otra infección de transmisión sexual; y la de placa de tórax, que es indispensable para detectar la presencia de tuberculosis.

Entre más pronto inicies el tratamiento, obtendrás mejores resultados, aumentará tu expectativa y calidad de vida, previenes enfermedades asociadas al virus y evitarás el sida. Una vez que inicias el tratamiento, no deberás suspenderlo. MIRA ESTOS 5 CONSEJOS SOBRE ANTIRRETROVIRALES QUE NO SUELEN DARTE.

Más información

Si deseas más información sobre el VIH o las pruebas rápidas, puedes acercarte a los Wellness Center que AHF México tiene en 3 ciudades del país. Recuerda que debido a la pandemia por la COVID-19 es necesario contar con una cita.

Ciudad de México: Darwin 31, colonia Anzures, alcaldía de Miguel Hidalgo. Teléfono: 55 1359 2237.

Guadalajara, Jalisco: Ignacio Herrera y Cairo 518, colonia Independencia Zona Centro. Teléfono: 99 9501 1245.

Cuernavaca, Morelos: Unidad de Especialidades Médicas, Gómez Azcarate 205, Lomas de la Selva. Teléfono: 99 9501 1245.

A lo largo de una experiencia como realizarse por primera vez la prueba de VIH aprendes la importancia de practicar el sexo protegido.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.