Activista Irene Valdivia denuncia acoso sexual de conductor de Uber

Irene Valdivia es activista por los derechos de la comunidad trans y las personas trabajadoras sexuales. / Foto: Instagram (@irenevaldivia_)

Casos de acoso sexual y hostigamiento como el que denunció la activista Irene Valdivia son indignantemente cotidianos para personas LGBT+ en apps de movilidad como Uber y en el transporte público. El caso ocurrió en Morelia, pero se reportan episodios similares en CDMX y Guadalajara.

A través de su cuenta de Twitter, Irene Valdivia, mujer trans, trabajadora sexual y activista, denunció que sufrió acoso sexual por parte de un conductor de Uber. Los hechos ocurrieron alrededor de las 5:30 a. m. del domingo 23 de enero de 2021, cuando Irene solicitó un viaje en la calle Manuel Muñiz, cerca del centro histórico de Morelia.

Irene reportó que el conductor que le asignó la aplicación pasó frente a ella con otras personas a bordo del vehículo. Posteriormente, comenzó a dar vueltas por calles aledañas hasta que transfirió el servicio a otro conductor. Lo anterior quedó registrado en un video grabado por la propia activista.

«Me tocó lidiar con acoso sexual»: Irene Valdivia

En esa misma publicación, Irene Valdivia informó que sufrió acoso sexual por parte del conductor de Uber a quien se transfirió el servicio:

«Me tocó lidiar con acoso sexual de mi trabajo a mi casa a las 5:30 a. m.».

Posteriormente, Irene Valdivia relató que se vio forzada a bajar del vehículo en otra dirección para que el conductor de Uber que la acosó no supiera cuál es su domicilio. Debido al incidente, la activista se vio forzada a caminar sola hasta su casa durante la madrugada. En otra publicación también expresó su frustración por el hecho de que los conductores de Uber o de taxi piensen que pueden acosar a quienes se dedican al trabajo sexual. CONOCE LA DIFERENCIA ENTRE ACOSO, ABUSO SEXUAL Y VIOLACIÓN.

 

Publicación de Irene Valdivia en Twitter / Foto: Twitter (@irenevaldivia_)

Movilidad segura, un problema para personas LGBT+

De acuerdo con la activista, la empresa se puso en contacto con ella para atender su caso y le brindó información de forma sensible. Sin embargo, el problema es que no se trata de un caso aislado.

Irene Valdivia mencionó que Uber se comunicó con ella. / Foto: Twitter (@irenevaldivia_)

Además de Irene Valdivia, otras activistas trans han tenido problemas con conductores de Uber. Tal es el caso de Kenya Cuevas, directora de la organización Casa de las Muñecas Tiresias, a quien un conductor de la app negó el servicio en junio de 2021. Otro caso es el de las drag queens Bárbara y Cordelia Durango, a quienes un chofer bajó del vehículo solo por ir caracterizadas. Lo mismo le ocurrió en septiembre de 2021 al drag king Memo Reyri y a las drag queens Paris Bang Bang y Cherry Darling.

Pero Uber no es la única app de movilidad donde se registran casos de LGBTfobia. Apenas el 5 de enero de 2021 un conductor de la aplicación InDriver se negó a llevar a la activista trans Dayanna de la O Rivadeneira en Guadalajara. El chofer la bajó del vehículo, la golpeó, le robó sus pertenencias e intentó atropellarla. Además, la violencia y el acoso LGBTfóbicos también se presentan en el transporte público. Homosensual registró al menos 6 casos de homofobia y transfobia en el Metro de CDMX tan solo entre 2019 y 2021. También se reportó discriminación en Pachuca hacia una mujer trans, a quien se le impidió abordar una unidad exclusiva para mujeres del Tuzobús.

Iniciativas de transporte seguro

Ante la alta incidencia de casos como el acoso que sufrió la activista Irene Valdivia por parte del conductor de Uber, integrantes de la comunidad LGBT+ han desarrollado sus propias iniciativas de transporte seguro. Un ejemplo es Taxi Pride. Creada por César Pestaña y Antonio Rodríguez, la empresa ofrece transporte a integrantes de la comunidad LGBT+ en Puebla. La idea surgió luego de que el propio César fue asaltado en un taxi convencional y supo de casos de integrantes de la comunidad LGBT+ que también sufrieron violencia en el transporte.

Otro caso es el de Babel Camacho, un chico trans de Edomex que se gana la vida haciendo viajes para integrantes de la comunidad en Toluca, Metepec y municipios aledaños.

Lamentablemente, para la comunidad LGBT+ algo tan básico como utilizar el transporte público o privado puede terminar en violencia o acoso como le ocurrió a Irene Valdivia con el conductor de Uber.