5 similitudes entre el discurso TERF y el ultraconservador

El discurso TERF a veces puede ser tan radical que se parece mucho al de la ultraderecha conservadora y religiosa. Aquí algunos ejemplos que lo demuestran.

Aunque no lo creas, hay varias similitudes entre el discurso TERF y el ultraconservador. Desde hace cierto tiempo hemos visto cómo algunos feminismos se han radicalizado duramente contra las mujeres trans. A esta corriente feminista que clama grosso modo que las mujeres trans no deben ser incluidas en las causas feministas se le llama feminismo TERF.

Si bien este acrónimo (cuyas iniciales significan Trans Exclusionary Radical Feminist) es rechazado por muchas mujeres feministas al considerarlo peyorativo, nació no como una ofensa, sino como un término acuñado desde y para el feminismo y para designar a una más de sus corrientes. 

¿Qué dice el discurso TERF?

Por supuesto que el término TERF no tardó en asociarse con la transfobia, porque invalidaba el derecho más elemental de las mujeres trans: el derecho de ser ellas mismas, nombrándolas frecuentemente con pronombres equivocados además de en ocasiones llamarlas simplemente «machos» o «herederos saludables del patriarcado».

Y no hay que ir tan lejos para notar que el discurso TERF a veces puede ser tan radical que se parece mucho al de la ultraderecha conservadora y religiosa. Y para muestra estos ejemplos que muestran los puntos que tienen en común.

Fijación por los genitales

¿Cuántas veces no hemos leído de los ultraconservadores religiosos frases como «Dios creó a Adán y Eva, no a Adán y Esteban» o «Dios creó hombre y mujer»? Estas personas son las que crearon el famoso meme de los cinturones de seguridad, en el que solo uno ‘funciona’, representando a mujeres y hombres y en última instancia sus vaginas y penes. Al igual que el discurso TERF, parecen tener una preocupante obsesión por los genitales. Muchas mujeres TERF descartan que las mujeres trans sean mujeres «de verdad» por el simple hecho de que «nacieron siendo hombres». Por lo que hay (o hubo) en sus entrepiernas, vaya.

«Dios creó a Adán y Eva, no a Adán y Esteban». / Foto: Twitter

Ellas parecen totalmente dispuestas a ignorar que independientemente de que las mujeres trans se hayan o no sometido a cirugías de reasignación sexual o a tratamientos hormonales, las mujeres trans SON MUJERES. Porque ser mujer (entendido como género y no como sexo) es una construcción social. Ya lo decía la filósofa feminista Simone de Beauvoir: «No se nace mujer, se llega a serlo». 

¡Con los niños no!

De un tiempo para acá, las organizaciones ultraconservadoras utilizan la protección de la infancia para validar sus fobias. De la misma que los homofóbicos dicen que «la ‘ideología de género‘ busca aleccionar a los niños desde temprana edad», las TERF no han tenido empacho en decir que es un peligro que las infancias trans sean reconocidas, negándoles derechos tan elementales como actas de nacimiento que validen su expresión de género, difundiendo mitos como que se busca hormonar a menores de edad o mutilar sus genitales. 

Exclusionismo  versus integracionismo

Si analizamos el discurrir histórico, la mayoría de los pensamientos que claman que debiésemos separarnos muchas veces vienen de las alas más conservadoras de la sociedad. No es gratuito que en los tiempos posteriores a la abolición de la esclavitud, diversos grupos religiosos y supremacistas clamaran que la sociedad blanca debía separarse de las personas negras.


Hoy el discurso TERF, si bien busca la reivindicación de las mujeres —y en ese sentido es muy positivo—, sufre de esa misma hambre de exclusión. Propone que «las luchas y las violencias de las mujeres trans no son las mismas». Por lo tanto, deben tener sus propios espacios. Por fortuna también históricamente los exclusionismos van disminuyendo poco a poco. Separaciones que antes se consideraban ‘correctas’ o ‘necesarias’, hoy nos parecen burdas. Y es por ello que así como hay discursos TERF, también hay muchas posturas feministas transinclusionistas que llaman a integrar a las mujeres trans.

No soy homofóbico/ transfóbico, pero…

¿Cuántas veces no hemos escuchado: «No soy homofóbico, PERO que no adopten»? O «no soy homofóbico, PERO el matrimonio es para hombre y mujer». Este es el tipo de argumentos que buscan hacerse pasar como inofensivos, pero realmente no lo son.

Muchas TERF están realmente convencidas de que no son transfóbicas, PERO llaman a las mujeres trans «transfemeninos». Más aún: dicen cosas como «no somos transfóbicas PERO no queremos que invadan nuestros espacios ni se autodenominen mujeres, porque nunca serán como nosotras ni sufrirán lo mismo que nosotras». 

Muchas TERF están realmente convencidas de que no son transfóbicas. / Foto: Somos Chueca

¿Esto es transfobia? Sí. No toda la transfobia ataca o agrede físicamente, también está en violencias más sutiles como excluir o invalidar la identidad. Estas violencias mismas pueden devenir en problemas realmente severos, como la depresión o el suicidio. 

¡Las mujeres trans son un peligro!

¿Cuántos conservadores no han expresado que el permitir el matrimonio igualitario será el fin de las instituciones y de la familia como la conocemos? También sostienen que reconocer el matrimonio igualitario devalúa esta institución y que si las personas LGBT quieren uniones, que busquen una figura legal propia.

Por su parte, muchas TERF hablan de que reconocer a las mujeres trans es misógino y violento porque canibalizan y se apropian del concepto de ‘mujer’, además de que refuerzan los estereotipos que ellas han peleado por abolir. ¿Queda claro cómo el discurso que subyace es el mismo?


Como ya apuntamos, es importante aclarar que no todos los feminismos son excluyentes y que hay muchas otras corrientes que sí lo abrazan, lo reconocen y buscan hacer sororidad con las mujeres trans. Y muy probablemente serán estos feminismos los que queden del lado correcto de la historia, pero esto ya solo el tiempo lo dirá. Porque no necesitamos excluirnos entre quienes hemos sido históricamente oprimidos, sino solidarizarnos para crear cambios que beneficien a la sociedad en su conjunto. 

¿De qué otras formas crees que el discurso TERF se parece al de los conservadores?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.