Baños inclusivos, importante medida contra la discriminación

baños inclusivos sin género discriminación
Te decimos por qué los baños inclusivos sí son una medida contra la discriminación. / Foto: Verne

La instalación de baños inclusivos en la Cámara de Diputados reactivó la discusión de por qué esta es una importante medida contra la discriminación.

Los baños inclusivos son una medida para combatir la discriminación hacia mujeres y hombres trans, personas que reivindican su existencia fuera del sistema binario y para quienes vivimos con alguna discapacidad (en especial si es motriz).

A pesar de que es una acción avalada por organismos defensores de derechos humanos, la instalación de baños inclusivos ha sido motivo de estigmas y confrontación. No es secreto que gran parte de las posturas en contra están sostenidas en un discurso transfóbico y capacitista.

En Homosensual te compartimos datos que pueden guiarte en ciertas discusiones. Así que aquí van algunas consideraciones importantes respecto a los baños inclusivos.

Su adopción en Latinoamérica

La implementación de los baños inclusivos como medida contra la discriminación es una práctica que ha ganado mayor terreno en los últimos años. Esto ha sido gracias a las movilizaciones y demandas de la comunidad LGBT+ y algunas ramas del movimiento feminista.

En América Latina, las primeras iniciativas se llevaron a cabo en 2012, año en el que se promulgó la Ley de Identidad de Género en Argentina. Con dichas disposiciones como antecedente, algunas de las universidades públicas dieron un paso significativo al poner en práctica el uso de los baños inclusivos. A la entrada de estos sanitarios se colocó un letrero con la siguiente leyenda:

«Baños para todo género. Toda persona puede usar este baño sin importar identidad y expresión de género».

Posturas a favor y en contra

Como era de esperarse, el hecho de que la Facultad de Psicología (Universidad Nacional de Córdoba) y la Facultad de Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires (UBA) adoptaran a los baños inclusivos como una medida antidiscriminación causó rechazo entre ciertos sectores de la población.

Entre los argumentos en contra se usó el temor por la integridad de las y los usuarios. También se expresó que era una pérdida de la privacidad. Algunas corrientes feministas (como la radical transexcluyente) comentaron que el uso indiscriminado de los sanitarios podía ser considerado un ejemplo del ‘borrado de mujeres’.

Por supuesto, dentro de esta perspectiva podemos ubicar una narrativa que patologiza y criminaliza la existencia de las personas trans. En más de una ocasión hemos escuchado que la ‘crítica’ a los baños inclusivos se limita a una frase transfóbica que se sostiene en la violencia sexual.

En algunas ocasiones también se ha dicho que los baños inclusivos se contraponen a los principios del urbanismo desde una perspectiva feminista. Los ejes discursivos que atraviesan el debate de la implementación de esta medida no son nuevos. De alguna u otra forma, las posturas a favor y en contra convergen en el debate sobre para quiénes están destinadas las políticas del feminismo.

Por su parte, del lado de los grupos conservadores encontramos el argumento de ‘velar’ por el ‘bienestar’ de las infancias para justificar el rechazo a las corporeidades y existencias diversas.

Más allá de las instituciones educativas

Pese al interminable y agotador debate, la implementación de los baños inclusivos como medida contra la discriminación de mujeres y hombres trans, personas no binarias, queer y que vivimos con alguna discapacidad se expande a más espacios y países. En Argentina, desde 2018 los sanitarios sin género forman parte de las instalaciones de escuelas secundarias, restaurantes, bares y centros de entretenimiento.

¿Por qué los baños inclusivos sí son una medida contra la discriminación?

Bajo el argumento de la equidad en la ocupación de espacios, estudiantes de países como Chile y Uruguay insistieron en que los baños son una medida muy significativa en temas de erradicación de la discriminación ya que:

  • Ayudan a desgastar miradas heteronormativas y patriarcales sobre experiencias cotidianas. ESTO IMPLICA PARA UN HOMBRE TRANS EL IR AL BAÑO.
  • Responden a los contextos de transformación social y cultural en pro de los derechos humanos. Por eso se habla de que los baños sin género también tienen un gran peso en el terreno simbólico y el imaginario colectivo.
  • Respetan la identidad con la que una persona se siente cómoda.
  • Desgastan la idea de que la existencia de las personas debe limitarse al pensamiento y orden binario.

Este último punto es fundamental para entender por qué se habla de baños inclusivos y no mixtos (como se manejó en un principio). De acuerdo con la trabajadora social Tsaia Silva, el cambio en el adjetivo recuerda que no todas las identidades se encasillan en ser mujer u hombre. A su vez, estos baños han sido catalogados como «universales». Según expresó la Directora de la Oficina de Equidad e Inclusión de la Universidad de Chile, Maribel Mora, esta categorización es importante para argumentar los porqués de los baños inclusivos como una medida contra la discriminación. Los baños inclusivos se adaptan a las necesidades y al respeto a la integridad de personas trans, no binarias y que viven con alguna discapacidad.

¿Qué características tiene un sanitario inclusivo?

La instalación de sanitarios sin género ha sido un tema de análisis desde disciplinas como la arquitectura y el urbanismo. Desde la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo (FADU, UBA) se enunciaron algunos de los cambios que se tenían que hacer en las infraestructuras:

  • Agregar cambiadores de bebés en los sanitarios (sin importar si socialmente son considerados para mujer u hombre)
  • Disposición de lactarios en todos los edificios públicos y de recreación social
  • Diseño de cubículos accesibles y espaciosos
  • Incluir proveedores de toallas sanitarias y tampones y barras de sujeción

Aunque en México la implementación de los baños inclusivos como medida antidiscriminación presenta un retraso considerable en comparación con otros países de la región, cada vez son más las iniciativas que se presentan.

En 2017 la Universidad Iberoamericana se convirtió en la primera universidad de CDMX en contar con sanitarios sin género. A principios de 2019, el diputado Temístocles Villanueva presentó una iniciativa para hacer de los sanitarios un espacio más amigable con las personas LGBT+ y con discapacidad. En noviembre de ese mismo año, el Instituto Nacional Electoral colocó letreros en los que se hizo saber que las personas trans son bienvenidas en los sanitarios. Y 2 años después, el inicio de la LXV Legislatura brilló por la apertura de baños inclusivos en la Cámara de Diputados. Ahí la llevamos.

Baños inclusivos del INE / Foto: Twitter (@RamMaravilla)

Con todo esto que te mencionamos, ¿consideras que los baños inclusivos son una medida importante para combatir la discriminación hacia mujeres y hombres trans, personas no binarias y con alguna discapacidad?

Con información de Clarín, Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación, Facultad de Arquitectura y Urbanismo (Universidad de Chile), El Universal y Área de prensa de la Cámara de Diputados.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.