Abrazo Grupal: Espacio para salir del clóset como sociedad diversa

Platicamos con Andrea y Luis sobre lo que hacen en Abrazo Grupal. / Foto: Instagram (@abrazogrupal)

Desde Guanajuato, Luis Ruiz y Andrea Natzahuatza dirigen y coordinan Abrazo Grupal, «una comunidad de personas LGBT+ y aliades» que construye un espacio seguro para «salir del clóset como sociedad diversa».

Abrazo Grupal nació en Guanajuato por el compromiso político de 2 docentes LGBT+ que hacen de la pedagogía una oportunidad de cambio y afecto. Así como otros proyectos enfocados en la labor educativa y constructiva bajo la perspectiva de género y diversidad sexual, el interés de Luis Ruiz y Andrea Natzahuatza encuentra como motivo dar respuestas a interrogantes que muchas juventudes sexodisidentes mantuvimos en el clóset mientras crecíamos.

El espacio está pensado por y para personas LGBT+. No obstante, la convocatoria está abierta a todas las personas sin que necesariamente se identifiquen con una orientación sexual e identidad de género no normativa. «Nuestro proyecto tiene como finalidad que salgamos del clóset como sociedad diversa», expresa en entrevista con Homosensual Luis Ruiz, director de Abrazo Grupal. «Es imprescindible que reconozcamos que la diversidad existe y está presente en cada une de nosotres», agrega.

¿Cómo surgió Abrazo Grupal en Guanajuato?

Bajo dichas premisas, Luis —quien se presenta como una persona queer, antipunitivista y amante de la cultura pop— optó por hacer de su proyecto de licenciatura «un sueño compartido». Inicialmente, Abrazo Grupal —que también se pudo haber llamado «Abrazo Queer» o «Abrazo Arcoíris»— «era un manual para hablar de diversidad sexual y género».

En esta primera etapa Luis contó con el talento de Cris Garabatos, ilustradora y cofundadora de Abrazo Grupal. Durante los meses piloto, esta propuesta educativa se caracterizó por los personajes de caricatura de Cris.

Si bien la identidad gráfica fue uno de los elementos que atrajo la atención de las audiencias de Facebook e Instagram, este periodo no duró mucho tiempo. «No era redituable», comenta Luis. «Y por eso tuvimos que poner pausa a las colaboraciones». Cabe aclarar que la pausa no significó la salida de Cris. Lo único que cambió fue la frecuencia con la que hace materiales.

Este es uno de los diseños de Cris Garabatos. / Ilustración: Instagram (@abrazogrupal)

La necesidad de otorgar un espacio seguro durante el confinamiento

Después de que Luis y Cris tomaron un respiro de una carga de trabajo diaria, llegó la pandemia por COVID-19. Al alertarse sobre la vulnerabilidad de la salud mental, el incremento de los casos de violencia doméstica hacia personas LGBT+ y la pérdida de empleo en razón de orientación sexual e identidad de género, Luis fue testigo de la urgencia de contar con un espacio que recordara a este sector de la población que es valioso, amado y aceptado. CHECA CUÁL FUE EL IMPACTO DE COVID-19 EN LA POBLACIÓN LGBT+.

Fue así como unió fuerzas con una de sus mejores amigas, colega y cómplice: Andrea Ramos, actual coordinadora de formación continua. Al tejer una red de confianza para la búsqueda de pedagogías que apostaran por el amor, la ternura y la empatía levantaron el proyecto.

Así como lo recuerdan Andrea y Luis, «el equipo de Abrazo Grupal ha sido de muchos tamaños». En 2020, se contó con el voluntariado de Greta Ángel (activista feminista), Raquel Medina (diseñadora digital y organizadora de Marcha Lencha), Emil Mascorro (talleriste), Arnulfo Batta (arquitecto), América Reynaud y Aranxa Santacruz (Voces Propias).

Además de organizar una barra programática que fuera amigable con sus ritmos de vida, dieron un segundo impulso. La y el integrante de Abrazo Grupal extendieron sus brazos y apapacharon a una nueva audiencia LGBT+: la que escucha podcast.

La importancia de explorar otros formatos

A la par de la organización de lives y la elaboración de materiales gráficos, Andrea y Luis se encargaron de la producción y conducción de Cosas que dijimos hoy. En episodios con una duración promedio de 1 hora 15 minutos, la y el docente abordaban todo tipo de temas.

En un lenguaje amigable y con un humor muy cercano a la generación Z, Abrazo Grupal ha hablado de luchas que son ríspidas para los sectores conservadores de Guanajuato. Entre bromas y relatos personales han denunciado el racismo, la transfobia, el clasismo y la misoginia.

En una suerte de equilibrio, uno de los grandes esfuerzos de Abrazo Grupal ha sido subrayar lo positivo de ser una persona LGBT+. Por ello, varios de los episodios retoman algunas de las experiencias que nos habría gustado compartir durante la adolescencia. ESTOS SON ALGUNOS PODCASTS LGBT+ QUE PUEDES ESCUCHAR.

El crecimiento de Abrazo Grupal frente a 2022

Para 2022 Andrea reconoce que el esfuerzo sumado con el apoyo de la audiencia —la cual es mayoritaria en Instagram— ha permitido que Abrazo Grupal cuente con 4 áreas: contenido en redes sociales, podcast, formación continua y cuirs en pijama. Según expresan la coordinadora y el director, estas 2 últimas son las que permiten el sustento financiero del proyecto.

A través del programa de educación continua se ofrecen cursos y talleres a empresas o iniciativas que deseen operar bajo una perspectiva de género y diversidad sexual. En 2021, Abrazo Grupal ofreció actividades una vez al mes.

Con relación a cuirs en pijama, lo que se busca es que a través de productos audiovisuales se generen espacios de debate desde la horizontalidad y la escucha activa. Esta actividad es uno de los beneficios que se ofrecen con la suscripción a Patreon de 8 dólares mensuales.

Cuirs en pijama es una gran opción para conocer más cine LGBT+. / Imagen: Instagram (@abrazogrupal)

Además de los 2 planes de Patreon —el segundo tiene un valor de 4 dólares y asegura el acceso a talleres y sesiones grabadas — una de las vías que mantienen a flote el proyecto es la venta de merch. Gracias a la colaboración de Cris Garabatos, Abrazo Grupal tiene un stock con diseños de playeras con consignas e ilustraciones muy LGBT+.

Los retos al momento de impulsar un proyecto de diversidad sexual

Pese a dichas estrategias, Luis y Andrea reconocen que el sostén financiero no es del todo sencillo. «Cuesta mucho trabajo levantar los proyectos de diversidad sexual», asegura su director. Respecto a este punto enfatiza que no solo tiene que ver con cuestiones de dinero, sino de temporalidad.

«Tenemos más apoyo en ciertas épocas del año. La gente se empieza a acordar de la diversidad en mayo y termina de hacerlo el último día de junio».

Sumado a la falta de certezas económicas, Andrea comenta que una de las dificultades que se enfrentan como creadores de contenido LGBT+ es la hostilidad en internet. Si bien Abrazo Grupal nació como un espacio abierto y flexible, en algunas ocasiones se han visto en la necesidad de desactivar comentarios.

Además de querer preservar la integridad de la comunidad a la que está dirigido el proyecto, «es una forma de evitar consecuencias emocionales» para elles mismes. Con relación a los comentarios negativos, Luis puntualiza que estos se generan «al interior y exterior».

De manera externa, encaran a grupos antiderechos cuya única «vocación es agredir». Por otro lado, suele haber un grado de competencia en la propia comunidad que desgasta iniciativas similares. Respecto a este segundo punto Luis manifiesta que es común escuchar:

«[Ideas como] “Te voy a demostrar por qué mi contenido es más progre y académico que el tuyo”».

Dentro del mismo rubro del contenido, Andrea reconoce que otro de los retos es discernir la información que se va a publicar. Aunque todavía se llegan a encontrar ante esta disyuntiva, cada vez es menos frecuente. CONOCE A HOLA AMIGUE, PROYECTO PARA PERSONAS NO BINARIAS Y TRANS.

Lo que han logrado en los últimos meses

A lo largo de poco más de 2 años de trabajar juntes, Andrea y Luis tienen claras las dinámicas en las que funciona Abrazo Grupal y el público LGBT+. Asumen que la mayor parte de su contenido surge de «pláticas en las hamburguesas». Se da de manera orgánica, pues las particularidades de sus personalidades resultan una combinación perfecta. Andrea suele dedicar su tiempo libre a la lectura y Luis está al tanto de las películas y series.

Asimismo, están convencides que varios de los posts han encontrado como origen sus sesiones de terapia. «Definitivamente hay temas que nacen de la herida y la experiencia personal», apunta el ahora maestro en comunicación estratégica. CONOCE ALGUNOS DATOS SOBRE LA SALUD MENTAL DE LAS JUVENTUDES LGBT+.

Ahora que Abrazo Grupal se hace un lugar más cálido para las personas LGBT+ que lo necesitan, Andrea y Luis tienen la certeza de que «la evolución del proyecto ha estado acompañada de una evolución personal». Desde Guanajuato, 2 docentes que hacen de la pedagogía una revolución cotidiana se acercan a juventudes jóvenes bajo la siguiente promesa:

«Damos lo que sabemos y lo que somos para hacer del abrazo una forma en la que podamos salir del clóset como una sociedad diversa».

Si deseas apoyar la labor de Abrazo Grupal, puedes seguirles en Facebook, Instagram, Twitter y TikTok. También puedes escucharles en Cosas que dijimos hoy y Voces Propias. O bien suscribirte a su Patreon.

¿Ya conocías Abrazo Grupal, «comunidad de personas LGBT+ y aliades» con sede en Guanajuato?