Cultura Historia Puyi, el emperador gay obsesionado con los eunucos

Puyi, el emperador gay obsesionado con los eunucos

Puyi emperador gay eunucos
El emperador Puyi / Foto: Pinterest

¿Eres bueno diseñando? Haz click aquí y participa en este proyecto.

Conoce a Puyi, el emperador gay de China que se obsesionó con los eunucos de su palacio. Tuvo cuatro esposas que él mismo aseguró eran ‘de adorno’.

La historia de Puyi, el ‘emperador gay’, así como su relación con los eunucos que habitaban en su palacio, es fascinante. Su nombre completo era Xuantong Puyi y subió al trono de China en 1908, cuando tan solo tenía 3 años. Desde ese momento vivió en la Ciudad Prohibida siendo tratado como una divinidad. En 1911 comenzó la Revolución China y en 1912 fue obligado a abdicar al trono. A pesar de esto, Puyi continuó viviendo en la Ciudad Prohibida, y luego en un Palacio de Verano, hasta 1924. Debido a que fuera de esta ciudad imperial Puyi ya no tenía poder alguno, su encierro se volvió todavía más estricto. 

Cuatro matrimonios fallidos

Puyi se rodeaba de eunucos, jóvenes castrados, que eran llamados ‘pajes’. Ellos, según las tradiciones, fueron los que introdujeron a Puyi en sus primeras clases sobre sexualidad. Sin embargo, a la edad de 16 años, su familia decidió que era tiempo de que el emperador contrajera matrimonio. Se le presentaron fotografías borrosas de cuatro adolescentes que, según cuenta el propio Puyi en su autobiografía De emperador a ciudadano, se veían exactamente igual. 

El emperador eligió a Wen Xiu como su esposa, pero tuvo que ‘reconsiderar’ debido a que su familia no la creía tan digna y hermosa como Wan Rong. Wan Rong finalmente fue nombrada la consorte oficial, mientras Wen Xiu asumió el rol de concubina.

Puyi, perteneciente a la dinastía Qing, fue el último emperador chino y subió al trono cuando tenía 3 años. / Foto: El periódico de mañana

Estos fueron tan solo los primeros dos matrimonios del emperador, sin embargo, en su autobiografía comenta lo siguiente.

«Tuve en total cuatro esposas o, para utilizar los términos usados entonces, una emperatriz, una consorte y dos concubinas menores. Pero, en realidad, no eran verdaderas esposas y solo estaban ahí por el espectáculo».

Él mismo describe que, cuando llegó la noche de bodas y tenía que culminar el matrimonio con Wan Rong, no se sintió bien al verla ataviada para su noche de bodas. Se sintió incómodo al verla hincada frente a la cama real y por eso decidió regresar a los cuartos que utilizaba cuando era soltero.

Wan Rong y Puyi / Foto: Voyager’s World

Tal parece ser que nunca pudo concretar el matrimonio con Wan Rong, aunque su falta de hijos le fue atribuida primero a la impotencia y luego a una infertilidad que le fue diagnosticada muchos años después, cuando China ya era comunista y él era un ciudadano promedio como cualquier otro. TE CONTAMOS ALGUNOS DICHOS CHINOS PARA HABLAR DE LA HOMOSEXUALIDAD.  

Los amoríos de Puyi, el ‘emperador gay’, con los eunucos

Hablar de Puyi como un emperador gay sigue siendo un tema tabú en China. Se sabe que su relación con Wan Rong era puramente amistosa y rara vez se les veía juntos. Además, el emperador casi no tenía contacto con Wen Xiu. La soledad llevó a la emperatriz a perderse en el opio y la locura, mientras que Wen Xiu huyó del palacio luego de la Revolución y se casó con un general.

Una de las pocas fuentes que hablan sobre la homosexualidad del emperador es su propia cuñada, Hiro Saga, quien escribió una serie de relatos publicados en 1975 llamados Wandering Princess. Ahí Hiro habla sobre la sorpresa que sintió cuando supo de los múltiples rumores que había sobre Puyi teniendo amoríos con sus pajes.

Incluso comenta sobre un paje en particular cuya relación con Puyi era tal que dentro del palacio se le llamaba el ‘concubino hombre’. Se rumoraba que al emperador, de 19 años cuando lo conoció Hiro, le gustaban los jóvenes de su edad más que las jovencitas.

Pujie, hermano de Puyi, y su esposa, Hiro Saga. / Foto: Wikipedia

Gracias a Puyi, los eunucos recuperaron gran parte del prestigio que habían tenido con la dinastía Ming, anterior a la Qing. No obstante, Puyi era un regente terrible con ellos. Él mismo escribe en su biografía que los eunucos normalmente eran chicos huérfanos que pensaban que ponerse al servicio de la realeza les daría una vida mejor. DESCUBRE A HELIOGÁBALO, EL EMPERADOR QUE QUERÍA CAMBIAR DE SEXO.

La realidad era muy diferente. A pesar de ser sus amantes, los eunucos eran esclavos que llevaban las ropas más baratas, que comían muy poco y tenían que trabajar durante 15 ó 16 horas sin parar. Además, se les castigaba por todos los errores con golpes y otros martirios físicos. No importa si Puyi sentía atracción por ellos o no, todos eran parte del infierno que el emperador sufría encerrado en la Ciudad Prohibida. 

El teatro se cae, los placeres se van

Por muchos años, Puyi no fue más que un títere. Fue expulsado de la Ciudad Prohibida en 1924 y llevado a Tianjin, Japón, mientras el gobierno japonés decidía cómo usarlo. Luego de la conquista japonesa de Manchuria, Puyi fue proclamado emperador Manchukuo en 1932. Ahí, tuvo una tercera esposa que escapó a los tres días y el exemperador no hacía más que firmar los planes de gobierno que sus consejeros japoneses le daban.

Cuando el ejército de la Unión Soviética liberó Manchuria de los japoneses en 1945, Puyi pasó un corto periodo de cinco años en la cárcel. Fue liberado en 1959 y trabajó como jardinero en el Jardín Botánico de Pekín. Como una estrategia del gobierno chino por remarcar la ciudadanía del antes emperador, se le obligó a casarse con Li Shuxian, una joven perteneciente al partido comunista. MIRA AQUÍ LA HISTORIA DE NERÓN, EL EMPERADOR QUE CASTRÓ A SU AMANTE PARA CASARSE CON ÉL.

Li Shuxian y Puyi / Foto: World War II Database

Sin dinero, sin sirvientes y sin reconocimiento real, los años en donde el exregente podía aliviar su soledad con los eunucos nunca pudieron regresar. Puyi, el emperador gay, nunca tuvo hijos y, según el propio emperador, su relación con su última esposa era igual de inexistente como con las anteriores. Puyi murió en 1967, en el pleno auge del maoismo. Según sus reportes médicos, sufría de cáncer renal o de insuficiencia cardiaca, por lo que se determinó que su muerte fue por enfermedad.

Esta fue la historia de Puyi, el emperador gay utilizado como un títere por todos los gobiernos y cuyas relaciones extramaritales con los eunucos sigue siendo un secreto a voces en China.

Con información de Greek Love Through the Ages, Royal Foibles, ABC y South China Morning Post

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.
Salir de la versión móvil