En CDMX, trabajadoras sexuales hacen la labor del Estado

Natalia Lane y otras trabajadoras sexuales haciendo calle / Foto: Twitter (@natalia_lane)

«Estamos haciendo la labor del Estado», asegura la activista Natalia Lane sobre la iniciativa Haciendo calle, en la que participan trabajadoras sexuales.

Desde el inicio del confinamiento en CDMX, Natalia Lane, junto con decenas de activistas integrantes de dos colectivas, arriesgan su vida para apoyar a trabajadoras sexuales afectadas por la pandemia. Con cubrebocas como única protección, entregan apoyos económicos, despensas y alimentos no perecederos a quienes los necesitan. También reparten condones.

En entrevista exclusiva con Homosensual, Natalia nos cuenta que, desde su perspectiva, la pandemia puso al descubierto la vulnerabilidad de las trabajadoras sexuales. Las mujeres cisgénero y trans que ejercen el trabajo sexual no sólo perdieron su espacio de trabajo por la COVID-19. También se quedaron sin hogar por el cierre de pensiones, hoteles y habitaciones ordenado por el Gobierno de Ciudad de México.

«Por eso surge esta iniciativa impulsada por y para trabajadoras sexuales».

Haciendo calle

Haciendo calle es una iniciativa en la que participan dos colectivas de mujeres: la Alianza Mexicana de Trabajadoras Sexuales (AMETS) y el Centro de Apoyo a las identidades Trans, del cual Natalia Lane es coordinadora de proyectos. También participan aliadas como la actriz Alejandra Bogue. Todos los días recorren las calles para entregar apoyos a las trabajadoras sexuales, especialmente a las de la comunidad trans y las de la tercera edad que quedaron en situación de calle.

Sobre el activismo y apoyo a las trabajadoras sexuales recorriendo las calles en tiempos de pandemia, Natalia reconoce que se siente expuesta. Pero no duda en hacerlo. Además, compara la labor de las activistas con la que realizan los profesionales del sector salud. A su modo, unas y otros están en la primera línea de combate.

Sobre la situación médica de las trabajadoras sexuales, Natalia Lane comenta que no cuentan con pruebas para la detección de coronavirus. Pero la COVID-19 no es la única de sus preocupaciones:

«Son tres cosas. Nos preocupa la interrupción del tratamiento de reemplazo hormonal de las chicas que están haciendo su transición. También nos preocupa el desabasto de medicamentos antirretrovirales para las que viven con VIH».

Trabajadoras sexuales hacen la labor del Estado

Natalia Lane es enfática al decir que la labor que están realizando las trabajadoras sexuales en realidad corresponde al Estado. En ese sentido, resalta la ironía:

«Entonces, es increíble que Andrés Manuel López Obrador diga que el Gobierno considera como oposición a las organizaciones de la sociedad civil».

Desde el inicio de su mandato, AMLO informó que su gobierno no daría recursos a las organizaciones. Sin apoyo, esta iniciativa opera con un presupuesto de entre 40 y 50 mil pesos.

Hasta el momento de nuestra conversación, Haciendo calle había entregado más de 70 despensas y 100 apoyos económicos. Pero esta cantidad no es suficiente para ayudar a todas las trabajadoras.

Tú también puedes ayudar. ¡Súmate a la iniciativa Haciendo Calle!

Captura de pantalla

Por eso Natalia Lane hace un llamado a toda la población LGBTQ+ a hacer honor a la palabra «comunidad», solidarizándose con las trabajadoras sexuales en situación vulnerable.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.