Laurel Hubbard, mujer trans, gana batalla en el deporte

Laurel Hubbard / Foto: El Confidencial

No querer que una mujer trans como Laurel Hubbard compitiera en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 no es porque se señale la supuesta ventaja deportiva, se debe a la transfobia.

Desde que se supo de su participación en Tokio 2020, Laurel Hubbard, la primera mujer trans en competir en la historia de los Juegos Olímpicos, fue acusada por parte de las feministas radicales transexcluyentes (TERF) de hacer borrado de mujeres y tener ventaja en el deporte por la testosterona.

El odio hacia las personas trans es tan grande que casi se podría anticipar que la acusarían de hacer trampa si ganaba. Pero la neozelandesa Hubbard no clasificó a las finales en su categoría, ya que no pudo levantar los 120 kg ni los 125 kg cuando lo intentó. Y a pesar de haber perdido la atacaron igual.

Se refirieron a ella sin respetar su identidad, la trataron en masculino y la acusaron de haberle robado el lugar a una ‘mujer de verdad’. Ya que Laurel Hubbard no ganó, la trataron de incompetente y le dijeron que «se hizo trans» para competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 como mujer porque con los hombres no iba a poder. Nada tiene sentido.

La teoría conspirativa sobre las personas trans en el deporte

Las TERF sostienen que lo que buscan las mujeres trans en realidad es sacarles el lugar a las mujeres ‘reales y biológicas’. Dicen que como ‘nacieron hombres’ tienen ventaja en el deporte sobre las ‘hembras humanas’ debido a las hormonas como la testosterona. Esto no tiene sentido.

Las mujeres trans son reales también y no tienen ventaja deportiva. Ser trans no te hace mejor. En realidad, tienen desventaja por todo el odio con el que deben convivir. Además, sus niveles hormonales están medidos por las reglas que incluyeron a la gente trans desde 2015 en competencias deportivas, establecidas por el Comité Olímpico Internacional (COI). CONOCE LAS REGLAS PARA ATLETAS TRANS EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS.

El rechazo hacia las mujeres trans como Laurel Hubbard es machismo

Creer que una mujer trans es más fuerte por ser trans y que un hombre trans es más débil por la misma razón es sostener que las personas asignadas mujeres al nacer son más débiles

Y si bien la testosterona no te hace automáticamente más fuerte, hay un control sobre esta por parte de todos los organismos relacionados con el deporte. Tanto es el control que terminó perjudicando a mujeres cis como las atletas namibias Beatrice Masilingi y Christine Mboma. Ellas fueron excluidas de la prueba de 400 metros por superar los niveles de testosterona permitidos. Esos niveles son basados siempre en mujeres cis blancas, por lo que tienen un sesgo racista.

El género asignado al nacer no es linealmente determinante de la capacidad deportiva de una persona. Esa idea es biologicista.

Laurel Hubbard no tiene ventaja en el deporte por sus niveles de testosterona ni participa en el borrado de mujeres al ser trans. / Foto: Huffpost

Las personas trans no se convierten de género

Durante todas las semanas que duró la participación de Hubbard se repitió que las mujeres trans se convierten de género para «poder competir contra las mujeres cis y ganarles». En primer lugar, una persona trans hace deporte porque le gusta, no para ganarle a alguien cis.

Por otro lado, las personas trans no nos convertimos de género. Al nacer se nos asigna un género, pero no quiere decir que sea el nuestro. Ninguna persona se hace pasar por trans y atraviesa todo un tratamiento hormonal solo para ir a unos Juegos Olímpicos o hacer borrado de mujeres en el deporte.

¿Quién es Laurel Hubbard?

Laurel Hubbard es una deportista neozelandesa de 43 años dedicada a la categoría de más de 87 kilos de halterofilia femenina. Es de las primeras personas trans en estar en unos Juegos Olímpicos y la primera mujer trans en competir en levantamiento de pesas en la historia. DESCUBRE ALGUNOS EPISODIOS LGBT+ DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS.

Laurel no da muchas entrevistas y es cuidada por el equipo de Nueva Zelanda. Pero reconociendo la controversia que su participación generó, declaró a los medios al terminar su competencia en Tokio 2020:

«Me gustaría agradecer especialmente al COI porque creo que realmente afirma su compromiso con los principios del olimpismo y establece que el deporte es algo para todas las personas, que es inclusivo y accesible».

Aun así, a pesar de tener todo según la normativa, se debatió todo el tiempo sobre su cuerpo. La trataron según sus genitales y no respetaron su identidad. Por ello, Richard Budgett, director médico del COI, le dio su apoyo durante una conferencia de prensa: «Laurel Hubbard es una mujer y compite bajo las reglas de su federación. Debemos rendir homenaje a su coraje y tenacidad».

Aunque Laurel Hubbard no clasificó a las finales ni ganó una medalla, hizo historia a pesar de toda la transfobia que rodea al mundo del deporte. Le ganó una batalla al odio, ese que no debería existir más, pero que seguimos enfrentando. Definitivamente, su participación fue un triunfo en los Juegos Olímpicos. ENTÉRATE DE QUIÉN ES CHELSEA WOLFE, CICLISTA TRANS PRESENTE EN TOKIO 2020.

Al ser una mujer trans, Laurel Hubbard demostró que la transfobia dentro del deporte aún es muy grande, pero hizo historia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.