Las irregularidades en el caso de Elizabeth Montaño

irregularidades caso doctora María Elizabeth Montaño

La principal hipótesis de las autoridades es que la doctora Elizabeth Montaño se suicidó, pero hay irregularidades en el caso que siguen sin aclararse.

El caso de la doctora María Elizabeth Montaño, cuyo cuerpo fue hallado el pasado jueves en el estado de Morelos, se encuentra plagado de irregularidades e imprecisiones que las autoridades deben aclarar.

Hasta el momento, la principal hipótesis de la Fiscalía del Estado de Morelos apunta al suicidio de la doctora. Elizabeth fue una mujer trans de 47 años que desapareció el 8 de junio en Ciudad de México. Su cuerpo sin vida apareció diez días después a un costado de la carretera federal México-Cuernavaca. Sin embargo, antes de que la Fiscalía diera a conocer su hipótesis, instituciones y funcionarios de Gobierno proporcionaron información contradictoria respecto al caso.

Además, a la confusión contribuye el manejo poco riguroso de la información por parte de algunos medios de comunicación. Pero sobre todo, existen cabos sueltos que las autoridades no se han preocupado por investigar, y que deberían ser líneas de investigación prioritarias en un potencial caso de transfeminicidio.

1. Director del IMSS condenó «asesinato»

Una de las principales irregularidades en el caso de la doctora Elizabeth Montaño son las versiones contradictorias entre instituciones públicas y funcionarios de Gobierno. Oficialmente, la autoridad encargada de investigar el caso es la Fiscalía del Estado de Morelos. Hasta ahora, de forma oficial, esta institución se ha limitado a señalar que su principal hipótesis es que la doctora se habría suicidado:

«El cuerpo no presentaba lesiones en la superficie corporal ni huellas de violencia o interacción de terceras personas, por lo que se fortalece la hipótesis del suicidio por ingesta de algún medicamento».

No obstante, horas antes de que la Fiscalía de Morelos diera esta versión, el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, condenó el «asesinato» de Elizabeth.

Además, Robledo no fue el único. La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la violencia contra las Mujeres (Conavim) también se refirió al caso como «asesinato».

¿Contaban Robledo o la Conavim con información que hiciera suponer que el de la doctora Montaño fue un asesinato? ¿O sólo cometieron la imprudencia de suponerlo sin verificar la información? Hasta el momento, ninguno lo ha aclarado.

2. Muerta por «ingesta de medicamentos», sin confirmar

Además de las irregularidades en el caso de la doctora Elizabeth Montaño, la confusión también proviene del manejo poco riguroso e irresponsable de algunos medios de comunicación en este caso. En prensa se pueden leer encabezados como «Necropsia a doctora trans María Elizabeth fortalece hipótesis de suicidio». Eso es totalmente falso.

El comunicado más reciente de la Fiscalía de Morelos sobre el caso de la doctora Montaño señala lo siguiente:

«Se iniciaron los estudios de patología y muestras de tejido que fueron enviados a laboratorios especializados, cuyos resultados definirán el compuesto ingerido y el daño correspondiente a los órganos que derivara en el deceso».

Sin embargo, nunca se habla de los resultados de la necropsia. Homosensual se dio a la tarea de verificar los comunicados de prensa emitidos por la Fiscalía de Morelos, y ninguno habla sobre la confirmación del motivo del deceso de la doctora.

En otros medios circuló la versión de que la confirmación del motivo de la muerte provino de la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México. Sin embargo, esas versiones citan erróneamente el comunicado de la Fiscalía de Morelos. Homosensual también constató que en el sitio oficial de la FGJ no existe ningún comunicado que hable de la necropsia. La comunicación formal más reciente sobre este caso data del 19 de junio. En él, la Fiscalía se limita a informar que el cuerpo de la doctora se encontró «sin signos de violencia y con sus pertenencias».

3. Hallazgo de pastillas no se reportó originalmente

Pero más allá de la confusión mediática, sí existen irregularidades en el caso de la doctora Elizabeth Montaño relacionadas con contradicciones por parte de las autoridades. En un principio, las Fiscalías de Morelos y Ciudad de México sólo informaron que al momento del hallazgo, el cuerpo de la doctora tenía consigo sus pertenencias. Sin embargo, después se informó que entre esas pertenencias se encontraban «dos bolsas resellables conteniendo diversas pastillas sin etiquetar».

Ese hallazgo se convirtió en el principal indicio para suponer que la doctora se suicidó a través de la ingesta de medicamentos. No obstante, no se informó con exactitud de qué tipo de pastillas se trataba. Además, como ya se explicó, aún no hay resultados de la necropsia.

4.   Tampoco se reportaron tendencias suicidas

De acuerdo con la Fiscalía de Morelos, la doctora Montaño había manifestado tendencias suicidas. Además, habría dejado un mensaje póstumo a sus familiares:

«Dentro de las investigaciones al momento y de acuerdo a lo declarado por propios familiares, María Elizabeth habría manifestado su deseo de privarse de la vida y es a través de un correo electrónico programado para ser recibido posterior a su desaparición, que deja un mensaje póstumo a sus familiares».

Pero, durante los diez días en que la doctora permaneció en calidad de desaparecida, nunca se informó de tendencias suicidas.

5. ¿Y dónde estuvo durante diez días?

Finalmente, quizá la mayor de las irregularidades en el caso de la Elizabeth Montaño es que ninguna autoridad brindó explicación alguna sobre el lugar en que se encontraba la doctora durante los diez días que pasaron entre su desaparición y el hallazgo del cuerpo.

Seguiremos en espera de más información. Te dejamos este video sobre la vida de la doctora Elizabeth Montaño. Descanse en paz.

Habrá que exigir a las autoridades que esclarezcan las cinco irregularidades enlistadas, y que se aporte evidencia irrefutable antes de cerrar el caso de la doctora Elizabeth Montaño.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.