Caso de doctora trans Elizabeth Montaño debe investigarse como transfobia

caso doctora Elizabeth Montaño
Doctora Elizabeth Montaño

El cuerpo de la doctora Elizabeth Montaño fue hallado el jueves en Morelos; sin embargo, sigue sin esclarecerse el caso de su desaparición y muerte.

En un país como México, el caso de la doctora María Elizabeth Montaño debe ser investigado como transfobia. Tan solo el año pasado, en nuestro país se cometieron 117 homicidios contra personas de la comunidad LGBTQ+, de acuerdo con datos de la organización Letra S. De esa cantidad en 64 casos —es decir, el 55 por ciento— las víctimas fueron mujeres trans.

La doctora Montaño, de 47 años, era una mujer trans. Desapareció el 8 de junio tras salir de su trabajo en el Centro Médico Nacional, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc de Ciudad de México. Diez días después, su cuerpo apareció tirado al lado de la carretera México-Cuernavaca, en el poblado de Tres Marías, municipio de Huitzilac, Morelos.

De acuerdo con la Fiscalía Morelense, el cuerpo de la doctora no presentaba signos de violencia. Además, Elizabeth tenía consigo sus petenencias.

Inician investigación

Hasta el momento, las autoridades no han proporcionado mayor información sobre el caso de la doctora María Elizabeth Montaño. Por ahora, la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México se limitó a mencionar que colabora con las autoridades de Morelos «para dar resultados a la brevedad». Sin embargo, todavía no se tiene ninguna línea de investigación.

Lamentablemente, la experiencia indica que este tipo de casos deben investigarse como posibles crímenes de odio.

En México, las autoridades no llevan un conteo de homicidios contra personas de la comunidad LGBTQ+ en razón de su orientación sexual o identidad de género. Sin embargo, organizaciones como Letra S llenan este vacío de información con conteos elaborados a partir del recuento de notas periodísticas. De acuerdo con esos datos, entre 2013 y 2018 se registraron 473 asesinatos de gays, lesbianas, bisexuales y personas trans. Pero sólo 10 por ciento de los casos se investigaron como crímenes de odio.

La importancia de investigar los homicidios de personas LGBTQ+ no sólo radica en visibilizar la homofobia, bifobia, lesbofobia o transfobia. También es importante para la adecuada reparación del daño. Por ejemplo: en Ciudad de México, el homicidio simple se sanciona con entre 8 y 20 años de prisión. Pero el hecho de que el crimen se cometa por razones de odio lo convierte en homicidio calificado y la pena para el agresor podría aumentar hasta los 50 años de cárcel.

Es por ello que un caso como el de la doctora Elizabeth Montaño debe exigirse que las autoridades al menos consideren la línea de investigación.

Comunidad de luto

Por lo pronto, lo que está fuera de duda es que la comunidad LGBTQ+ está de luto. La doctora Montaño luchó desde su trinchera contra la discriminación.

Era jefa del área de Calidad Educativa de la coordinación de Educación del Instituto Mexicano del Seguro Social. También era responsable nacional del curso de especialización en Medicina de Emergencia en el Seguro Social. En sus redes sociales, solía compartir publicaciones sobre el combate a la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia.

A través de redes sociales, muchos usuarios comenzaron a utilizar el hashtag #JusticiaParaEli, exigiendo que se esclarezca el caso de la doctora.

Lamentablemente, el caso de la doctora Elizabeth Montaño es un triste recordatorio, en pleno Mes del Orgullo, de la vulnerabilidad que representa en México ser una persona LGBTQ+ en general, y una mujer trans en particular.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.