jueves, febrero 22, 2024

Tras 6 años, IMSS otorga pensión y derechos de concubinato a hombre gay

Después de más de 6 años del fallecimiento de su pareja, Eduardo Garduño recibió una resolución por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), posterior a la negativa que recibiera para hacer valer sus derechos como concubino y brindarle la pensión por viudez que le corresponde.

Tras ser acreditado como concubino en el «juicio sucesorio intestamentario», Eduardo Garduño acudió a la Unidad de Medicina Familiar 44 del IMSS para empezar el trámite de la pensión por viudez. Sin embargo, personal de esta instancia de salud de la alcaldía Gustavo A. Madero (CDMX) respondió de forma negativa.

En ese entonces (2018), la institución se lo notificó «de palabra». Para 2022, incluso con una acreditación derivada de un «juicio de jurisdicción voluntaria», el IMSS negó su ingreso de manera escrita. A partir de dicha respuesta discriminatoria, Eduardo buscó apoyo en otros espacios.

Además del Colectivo Ambient Tales de Diversidad Sexual, ha estado acompañado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP). MIRA QUE EL IMSS YA HABÍA NEGADO DERECHOS POR VIUDEZ A OTRO HOMBRE GAY.

Su historia

La pareja de Eduardo falleció el 9 de marzo de 2016. Accedieron a la figura del concubinato en 2010. En teoría, ambos contaban con los derechos y obligaciones de cualquier familia. Es decir: podían acceder a la seguridad social y pensión en caso de viudez. TE EXPLICAMOS POR QUÉ EL CONCUBINATO ES UNA OPCIÓN SI NO QUIERES/PUEDES CASARTE.

No obstante, cuando Eduardo Garduño se presentó ante las autoridades del IMSS, estas hicieron caso omiso de la resolución en la que el juez lo reconoció como «heredero universal». De una manera más que informal, el personal de la clínica dijo que no podía dar seguimiento al trámite.

Así pasaron casi 4 años. En ese periodo, el Senado dio paso a una serie de reformas para que el IMSS e ISSSTE garantizaran los beneficios —estos enunciados en la Constitución Política— a los derechohabientes con parejas del mismo sexo/género. ESTOS SON LOS REQUISITOS PARA DAR SEGURIDAD SOCIAL A TU PAREJA.

En 2022, el resultado del juicio de jurisdicción voluntaria fue alentador. Pero el IMSS se negó —ahora sí por escrito— a otorgar la pensión a Eduardo Garduño, concubino gay. El ‘argumento’ fue que no contaba con el acta de matrimonio. AQUÍ PUEDES LEER SOBRE OTROS CASOS DE DISCRIMINACIÓN A PERSONAS LGBT+ POR PARTE DEL IMSS.

Según cuenta en entrevista con Homosensual, desde el principio notó un trato discriminatorio. La atención por parte de la institución se limitó a hacer un comentario de mal gusto, fuera de lugar y sin sustento:

«Pues ni modo, joven. Se hubieran casado».

Vendió su casa para continuar con el trámite

Cuando Eduardo expresó los motivos por los cuales necesitaba acceder a este derecho, le respondieron que «podía ponerse a trabajar». A su vez, le hicieron insinuaciones respecto a la diferencia de edad que tenía con su pareja. «Pusieron nuestra relación en tela de juicio», denuncia.

Sumado al desgaste emocional, Eduardo se ha visto afectado económicamente. Cuando su pareja murió, él quedó como propietario del departamento. Pero la certidumbre de un hogar propio duró poco. Para solventar los gastos de los juicios y de lo que implican las reiteradas visitas al IMSS se vio obligado a vender el inmueble. La negativa del IMSS a otorgar la pensión por viudez a un concubino gay se tradujo en «una afectación patrimonial».

Al hacer un recuento de lo que ha atravesado con la instancia desde 2018, Eduardo está convencido que se trata de discriminación en razón de orientación sexual. «Realmente creo que una persona heterosexual no estaría atravesando por lo mismo», externa.

La importancia de la labor informativa y las alianzas frente a la negativa del IMSS para otorgar la pensión a Eduardo Garduño tras el fallecimiento de su pareja

«El daño patrimonial» y la «constante desmotivación» pudieron hacer desistir a Eduardo de su lucha. «Tanto te lo dicen, que empiezas a creer que de verdad no tienes derechos», introduce. «Definitivamente, de no contar con el apoyo, me hubiera quedado sin hacer el trámite», concluye.

A mediados de mayo de 2022, días antes de que el IMSS aceptara la conciliación que propuso la CNDH, Eduardo se enteró de la historia de Rafael Hernández, primer hombre gay que logró acceder a la pensión por viudez. Este caso de Veracruz estuvo a cargo del abogado Juan Antonio Martínez. Fue el resultado de una pugna para priorizar lo jurídico y legislativo.

Tras leer sobre el logro de Rafael, Eduardo se acercó al Colectivo Ambient Tales de Diversidad Sexual. Fue esta organización con incidencia en Coatzacoalcos la que canalizó al joven con el IFDP y la CNDH. Conforme a su testimonio, se sabe que ambas instancias han actuado de una manera favorable.

Mientras el IFDP lo apoyó con el juicio de amparo, la CNDH emitió la conciliación 2127/2022. En ella se reiteró que el IMSS tenía que dar paso a la pensión de viudez.

instituto defensoría pública
Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP) / Foto: Facebook (Defensoría Pública)

Más tratos negligentes

En noviembre de 2022, 2 meses después de que Eduardo Garduño habló por primera vez con Homosensual sobre la discriminación que vivió para realizar el trámite de la pensión por viudez, el IMSS volvió a incurrir en inconsistencias con relación al caso. Tras la valoración por parte del Consejo Técnico —esta ordenada por la CNDH—, recibió un acuerdo en el que las autoridades de la institución aprobaron el trámite.

Para ello, necesitaba llevar la documentación a la Subdelegación 1 Magdalena De Las Salinas. Al llegar, el funcionario encargado de la ventanilla número 41 lo trató de una manera muy poco profesional. Al respecto, el afectado contó:

«Me atendieron de una forma nefasta. Prácticamente, se me preguntó que qué hacía ahí. Fue una situación en la que no exploté porque Dios es muy grande. La vida me mandó tranquilidad y paciencia para no reventar del coraje de tener que soportar discriminación constante».

La actitud del funcionario no fue el único trago amargo que se llevó. El 7 de noviembre de 2022, Eduardo Garduño acudió a las oficinas del IMSS para monitorear el estatus de su solicitud. Pese a contar con un oficio firmado y membretado por las y los integrantes del Consejo Técnico, la institución no dio de alta su trámite.

Se debió a que, con todo y rúbricas, el documento carecía de folio y, por ende, no podían ingresarlo al sistema. Una vez más, fue error de los funcionarios a cargo.

«Me sentí devastado. ¿Cómo es posible que jueguen con tu tiempo, esfuerzo y dedicación? Nunca te imaginas que van a tratarte diferente. Te sientes de una manera inferior por ser la persona que eres y elegir a la persona que amas».

El final de un largo y muy desgastante camino

Al recibir dicha respuesta, Eduardo se comunicó con la CNDH y el Área de Atención y Quejas Especiales del IMSS para denunciar que se le seguía negando el trámite de pensión por viudez. Desde dichas instancias se le recomendó que no abandonara las instalaciones de la Subdelegación 1 Magdalena De Las Salinas, pues se le iba a brindar atención inmediata.

En ese momento, el jefe de Pensiones, el licenciado Adrián Téllez, quedó a cargo de su caso. «Tuvo una actitud muy distinta. Fue respetuoso y generoso. Se portó de una manera tan amable y empática», recordó.

Según cuenta Eduardo, llegar a una resolución favorable fue gracias a la labor de profesionales que conducen su ejercicio acorde a lo establecido por la Constitución Mexicana con relación a los derechos humanos. Sumado al licenciado Téllez, agradeció el apoyo de Selene González León (CNDH) y Elvira Chávez Maldonado, asesora jurídica del Instituto Federal de la Defensoría Pública.

El mensaje que quiere que tengamos presente

Aunado a las funciones que sustentan su razón de existir, Eduardo Garduño aseguró que «estuvo acompañado en todo momento». Desde la CNDH se dio un seguimiento activo a su caso.

«Así como hay personas nefastas, hay unas bien lindas que me recuerdan que tengo derechos y que voy a lograrlo. Cuando me ven, me dicen: “De que se puede, se puede”».

A más de 6 años del fallecimiento de su pareja, Eduardo Garduño fue una de las muchas personas LGBT+ a las que el IMSS ha negado derechos patrimoniales y de acceso a la salud.

«Es un proceso largo. A pesar de que todavía el IMSS no acata las reformas que ya se han enviado a las cámaras, sí hay forma de obtener el derecho. Solo es cuestión de buscar la ayuda correcta. Es muy bonito tener la esperanza. No hay que dejarnos. Siempre habrá personas dispuestas a ayudar. No somos ciudadanos de segunda».

Si tú o alguna persona cercana está atravesando por una situación parecida a la de Eduardo Garduño y el IMSS, escríbenos para dar difusión a tu caso y apoyar en la medida de lo posible.

Ana Flores
Ana Flores
she/her/they/ellæ. Escribo sobre diversidad sexual, justicia reproductiva y movimientos sociales.

Artículos Relacionados

Lo más reciente