Queerbaiting o el engaño para atraer a la comunidad LGBT+

Queerbaiting o el engaño a la comunidad LGBT+
Te explicamos qué es el queerbaiting y cómo nos han engañado durante años. / Foto: Full Circle Cinema

El queerbaiting para ‘pescar’ a la comunidad LGBT+ es el pan de cada día. Te explicamos qué es y te damos ejemplos clarísimos de cómo nos siguen ‘dorando la píldora’ descaradamente.

Sí, amiguis, hemos sido víctimas constantes del queerbaiting que los medios y muchos famosos han aplicado para ‘ganarse’ a la comunidad LGBT+. Lo peor de todo es que esta técnica de mercadotecnia está cada vez más fuera de control y ya no sabemos en quién confiar, oigan.

Este desvergonzado gancho o señuelo al que, aparentemente, la mayoría de los medios recurren… nos afecta, y mucho. Por un lado, la visibilización y representación de la comunidad LGBT+ en los medios ha aumentado significativamente en los últimos años. Pero también hemos detectado que el pinkwashing, el straightwashing y el recurso del queerbaiting están más presentes que nunca.

¿Qué es el queerbaiting?

A diferencia del pinkwashing —que se utiliza en su mayoría para las marcas— o el straightwashing —que es cuando los personajes LGBT+ de ficción se representan como si fueran heterosexuales—, el queerbaiting aplica principalmente para el mundo del entretenimiento.

Probablemente tú también has sido víctima del queerbaiting. / Foto: The Eagle Eye

El queerbaiting es una técnica o estrategia de marketing en la que los creadores de shows, películas o historias insinúan que existe una storyline LGBT+, pero en realidad no la hay. ¿Cuántas veces nos hemos emocionado con la idea de que todo parece indicar que dos de nuestros personajes favoritos tendrán un romance? Y al final, nunca sucede. Añadir un trasfondo o subtexto homoerótico o queer en los personajes de las series, películas, cómics y libros les ha funcionado de maravilla a los creadores.

La audiencia LGBT+ es cada vez más grande y por supuesto que los storytellers no han dejado pasar la oportunidad de atraernos con su contenido. El problema es que muchísimas veces lo han hecho de la peor manera, haciéndonos creer que algo está ahí cuando en realidad no es cierto. Eso, my friends, es queerbaiting. Y, tú y yo, hemos sido víctimas.

Ejemplos claros

Después de estos ejemplos de queerbaiting, probablemente terminarás diciendo «ah, sícierto». El queerbaiting se presenta de varias formas. Por ejemplo, Dua Lipa es una de las famosas que ha sido señalada por ello recientemente, por su video musical con Miley Cyrus. Otro ejemplo es su presentación con St. Vincent en los Grammy de 2019. Dua, gracias por ser aliada, ¡pero tampoco nos rompas las bolas!

Ahora pasamos al queerbaiting en el cine. No es breaking news que Marvel y Disney son especialistas en esto. ¿Cuántas veces hemos saltado de alegría cuando nos enteramos de que ‘X’ personaje va a ser LGBT+ en ‘X’ película? ¿Y cuántas veces nos han aplicado el ‘siempre no’?

Sucedió con Finn y Poe en Star Wars, con Capitana Marvel, con LeFou en el live action de La bella y la bestia y la primera caricatura gay de Disney, misma que decepcionó muchísimo a los fans. Sin dejar a un lado el megaqueerbaiting con todo el asunto de si Elsa de Frozen es lesbiana o no.

Que sí iba a ser lencha en Frozen 2, pero mejor ño. / Foto: Steemit

Las series son las más queerbaiteras de la historia

Si alguien se ha pasado la raya con eso del queerbaiting, son las series. Sherlock Holmes es el ejemplo más claro, pues han jugado con la ambigüedad de la sexualidad de Sherlock y Watson para mantener al público LGBT+ interesado. Teen Wolf es otro caso donde jugaron durísimo con las expectativas de los fans LGBT+ y, aunque existieron pequeños destellos de visibilidad, no cumplieron con lo prometido.

Sherlock Holmes es el ejemplo perfecto de queerbaiting en las series. / Foto: The All State

Otras series que constantemente recurren al queerbaiting son Riverdale (Betty y Verónica), The 100 —donde unos minutos después de que Clarke y Lexa consumaron su amor, mataron a Lexa—, DesenfrenadasSupernatural, Supergirl, Pretty Little Liars, Arrow e incluso Game of Thrones. ¡Ah! Y que no se nos olvide el queerbaiting más doloroso de la historia: Xena y Gabrielle.

La explotación del queerbaiting nos afecta porque, inevitablemente, nos sentimos ‘usados’. Una cosa es el fanserving y que nos proporcionen contenido que estamos ansiosos por ver y otra es que nos prometan algo que no es precisamente cierto. Nos han decepcionado una y otra vez. Y sí, no es ‘a fuerzas’ incluir personajes y storylines LGBT+. Pero preferimos mil veces que, si lo van a hacer, lo hagan BIEN.

¿Y tú, cuántas veces has sido víctima de la descarada ‘pesca’ de la comunidad LGBT+?

Con información de The Guardian y ResearchGate

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.