Historia del activismo bisexual en México

Colectivo bisexual en Marcha del Orgullo LGBT+ de CDMX

El activismo bisexual en México nació de talleres vivenciales conformados por personas que buscaban respuestas sobre su orientación sexual.

El activismo bisexual en México estuvo ‘en el clóset’ hasta principios de los 90. No es que antes de esa época los bisexuales no existieran o no participaran en el movimiento por los derechos de la diversidad sexual. Sin embargo, su orientación permaneció invisible por décadas.

El origen de dicha invisibilidad se encuentra en los mismos prejuicios que estigmatizan la bisexualidad. Por ejemplo, en la creencia de que las personas que se asumen como bisexuales en realidad son gays, lesbianas o heterosexuales que atraviesan por una ‘etapa de confusión’.

En este contexto, las primeras organizaciones dedicadas al activismo bisexual en México surgieron como colectivos de personas que buscaban entender su orientación sexual.

Chico con bandera bisexual

Los pioneros

De acuerdo con el libro La larga marcha: memoria política y legislativa por la lucha de los derechos de la comunidad LGBTTTI —editado por el Congreso de la Ciudad de México—, los primeros colectivos abiertamente bisexuales aparecieron en la capital del país en la década de los 90.

La organización pionera del activismo bisexual en México es Opción Bi. El colectivo fue creado por Myriam Brito, José Antonio Hernández y Natalia Anaya, con el objetivo de sensibilizar sobre la orientación bisexual, luchar contra la bifobia y tender puentes con otros colectivos de la comunidad LGBT+:

«Se acercaron a otras organizaciones consideradas homosexuales para presentarse y, al mismo tiempo, para que sus integrantes aprendieran acerca de la bisexualidad y su legitimidad. Algunas y algunos inclusive se empezaron a nombrar de esa manera públicamente. Esto prueba que las personas bisexuales siempre han estado, de alguna forma, presentes en el llamado ‘movimiento lésbico-gay’, incluso si no siempre fue de manera visible».

Natalia Anaya, fundadora de Opción Bi y pionera del activismo bisexual en México

Estos puentes con otras organizaciones permitieron al colectivo bisexual tener incidencia política y participar en algunos momentos trascendentales para los derechos de las personas LGBT+ en México, tales como la aprobación del matrimonio igualitario en la capital del país.

Redes de apoyo

Más allá de la incidencia política, muchos colectivos pioneros del activismo bisexual surgieron como redes de apoyo para personas que buscaban entender su orientación sexual. Muchos de ellos todavía continúan con su labor, contribuyendo a la sensibilización sobre la bisexualidad y las orientaciones sexuales diversas.

Por ejemplo: en 1990, la activista Angélica Ramírez fundó el Taller Reflexivo de Mujeres Bisexuales. Posteriormente, la organización incorporó a hombres y personas trans y cambió su nombre a Caracol: Red Mixta Bisexual. En sus inicios, sus integrantes se reunían cada 15 día para intercambiar experiencias relacionadas con su bisexualidad.

Otra organización pionera del activismo bisexual en México es Bi Positivo, encabezada por la psicóloga Laura París. Se trata de un grupo que ofrece talleres vivenciales y orientación psicológica a personas bisexuales.

Finalmente, otra referente del activismo bisexual es Luz Elena Aranda, quien encabeza la organización Las Reinas Chulas Cabaret y Derechos Humanos A. C. Desde esta organización, Aranda ofrece capacitaciones a mujeres bisexuales y lesbianas.

Luz Elena Aranda, directora de Las reinas chulas A. C.

Y tú, ¿conoces a otras organizaciones que den visibilidad a la orientación bisexual en México?

Con información de La larga marcha: memoria política y legislativa por la lucha de los derechos de la comunidad LGBTTTI.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.