Muere Alicia Valle, madre que investigó crímenes de odio

alicia valle francisco estrada crímenes de odio méxico
Ella era Alicia Estrada. / Foto: Twitter (@tudyssex)

El 17 de noviembre de 2021 falleció Alicia Valle, pionera en la investigación de los crímenes de odio en México y madre del activista Francisco Estrada.

A sus 88 años, despedimos a Alicia Valle, quien en memoria de su hijo, Francisco Estrada Valle, fue luchadora social y precursora en la investigación de los crímenes de odio en nuestro país. Desde 1992, Alicia aguardó en las oficinas de los ministerios públicos y las fiscalías para exigir justicia por su hijo, quien fue asesinado el 12 de julio en un departamento de la calle Pacífico del entonces Distrito Federal.

Alicia Valle y Francisco Estrada, un chico gay que vivía con VIH, fueron 2 de los primeros nombres que se pueden rastrear en la historia de la investigación de los crímenes de odio. Un día después del deceso de Alicia, el 18 de noviembre de 2021, el activista Alejandro Brito (Letra S) comentó lo siguiente:

«Fue pionera de la denuncia. Gracias a ella empezamos a hacer este tipo de trabajo. Creamos la Comisión Ciudadana contra Crímenes de Odio por Homofobia para esclarecer el crimen de su hijo. La acompañamos con los fiscales de Ciudad de México. Desgraciadamente, no se avanzó en las investigaciones. El crimen quedó impune».

¿Quién fue Alicia Valle?

Alicia nació y creció en Guanajuato, actualmente una de las entidades más hostiles con la comunidad LGBT+. Como a muchas otras madres que siguen en espera de respuestas por parte de las autoridades, la educaron bajo el estándar de ‘la buena esposa’. Se casó muy joven. Tenía 16 años cuando su marido le dijo que dejara de ser tan amiguera.

Desde entonces desempeñó uno de los trabajos que poco a poco hemos peleado por su remuneración: el del hogar. A los 27 años, ya madre de 9 hijos, se quedaba en casa y hacía rendir el dinero que su esposo ganaba como ingeniero. Les iba bien. Sin embargo, quería disfrutar de su sexualidad sin preocuparse por los embarazos.

A comienzos de los 60 se unió a las filas de la revolución de la píldora anticonceptiva. Para la década siguiente, el sueldo de su esposo era suficiente para sustentar los estudios de los hijos varones. Alicia compartió con sus hijas los talleres de costura, cocina y manualidades.

Eternos cómplices

Alicia crio y maternó a 11 hijos e hijas. En cada uno encontró una sutura de ella misma. Francisco heredó su espíritu guerrero. Madre e hijo fueron cómplices de vida. Cuando Francisco habló con su familia sobre su orientación sexual, su padre decidió alejarse. Alicia lo supo desde el momento en el que regresó de Toluca para hablar con ella.

Aprendió y desaprendió al lado de él. Así fue hasta que el joven consiguió una beca para continuar con su formación profesional en Estados Unidos, país en el que recibió su diagnóstico como paciente de VIH. Tras la confirmación de los resultados, Francisco habló con su papá. Enseguida, él le dijo que no aceptaría a un hijo «maricón y sidoso».

La amenaza culminó en la colocación de candados en la casa. Así terminó un matrimonio de 42 años. Para subsistir, Alicia comenzó a vender comida en Irapuato. En sus tiempos libres acompañó a chicos que, como su hijo, vivían con un virus al que se condenaba desde los medios, entornos familiares y el propio Estado. CONOCE LOS CASOS DE SEROFOBIA MÁS INDIGNANTES EN MÉXICO.

Alicia Valle y Francisco Estrada volvieron a caminar de la mano. Lo hicieron en las calles de Guanajuato y más tarde en las avenidas de Ciudad de México entre las y los asistentes de la Marcha del Orgullo. No todos los paseos eran agradables. Francisco solía señalarle dónde quería que colocaran sus cenizas. La muerte fue ese intermediario anticipado.

Justicia para Francisco Estrada

Antes de encarar la homofobia institucional, Alicia presenció la sed de justicia de su hijo. Lo veía preparar cursos y campañas sobre la prevención del VIH. Alicia Valle fue testigo del nacimiento de Francisco Estrada en 2 ocasiones. Una de ellas fue cuando se recibió como médico y fundó la organización Acciones Voluntarias sobre Educación en México A. C. (AVE México). Escuchó los balbuceos de sus hijo cuando era pequeño y le tocó recordar las veces en las que él hizo balbucear a otros.

Francisco Estrada Valle / Foto: Obituario LGBTTTI

Más tarde, en 1992, el dolor lo habitó todo. Desde antes de ver el cuerpo de su hijo, sabía que algo le había pasado. Alicia Valle fue una de las primeras madres que nombró las características de los crímenes de odio en nuestro país. Aún con la rabia atravesada, vistió a su hijo como él pidió. No tenía dinero para el funeral, pero las y los integrantes de AVE México cubrieron los gastos.

Para Alicia Valle, a Francisco Estrada lo asesinaron 2 veces. En una lo estrangularon y en la otra los diarios sensacionalistas lo reconocieron como parte de una «Orgía de sangre» y «Vendetta de homosexuales». Al igual que muchas madres, padres y familiares en México, Alicia guardó su último aliento para pedirnos no olvidar el nombre de su hijo.

Desde Homosensual nos solidarizamos con la familia de Alicia Valle, madre de Francisco Estrada y pionera en la lucha contra los crímenes de odio en nuestro país.

Con información de La Jornada

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.