Estudio demuestra que religión y derechos LGBTQ+ no están peleados

Raúl Vera, obispo de Saltillo, apoya los derechos de la comunidad LGBTQ+ / Foto: ACI Prensa

La Fundación Arcus documentó algunos esfuerzos de organizaciones religiosas para combatir la discriminación contra los derechos de las personas LGBTQ+.

Por lo general, pensar en organizaciones religiosas es sinónimo de grupos que se oponen a los derechos de la población LGBTQ+. Sin embargo, esto no necesariamente tiene que ser así.

En efecto: en México los líderes católicos y evangélicos suelen oponerse abiertamente al matrimonio igualitario, la adopción homoparental o el reconocimiento de la identidad de género de las personas trans. Algunos convocan a marchas contra el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTQ+. E incluso se inventan conceptos como ‘dictadura gay’ o ‘ideología de género’ para tratar referirse a la comunidad. 

Sin embargo, también hay organizaciones religiosas que respetan y hasta promueven los derechos de las personas LGBTQ+. Por ejemplo: en el Caribe, la Fundación Arcus documentó los esfuerzos de algunas iglesias por combatir la discriminación basada en orientación sexual e identidad de género. Y los resultados de su estudio resultan ilustradores sobre la forma en que grupos religiosos y comunidad LGBTQ+ pueden trabajar de la mano.

Todavía son esfuerzos aislados

El estudio de la Fundación Arcus se realizó en países como Barbados, Belice, Guyana, Jamaica, Surinam, Trinidad y Tobago. Entre sus hallazgos, destaca que las organizaciones religiosas que más apoyan los derechos de la comunidad LGBTQ+ son los anglicanos y presbiterianos en Trinidad y Tobago; los metodistas y uteranos en Guyana y Surinam; así como la iglesia bautista en Jamaica.

A través de entrevistas y grupos de enfoque con activistas LGBTQ+ y líderes religiosos, el estudio muestra que ambas partes pueden colaborar en iniciativas contra la discriminación. Algunos grupos religiosos incluso han acompañado a colectivos LGBTQ+ en desfiles del Orgullo. E incluso hay grupos religiosos que prestan servicio social a personas que viven con VIH.

El problema, sin embargo, es que todavía se trata de esfuerzos aislados. El estudio muestra que más que una estrategia de las organizaciones religiosas, lo anterior obedece a algunas «intervenciones improvisadas» de líderes que individualmente simpatizan con los derechos de la comunidad LGBTQ+. No obstante, no existe un apoyo explícito de las altas autoridades eclesiásticas.

Por supuesto, todavía hay mucho que mejorar. El estudio también reconoce que la población LGBTQ+ todavía identifica a sacerdotes o pastores como los principales promotores de la homofobia. Mientras que en sentido opuesto, algunos grupos religiosos ven con suspicacia el avance de los derechos relacionados con la orientación sexual e identidad de género.

¿Y en México? 

Por otro lado, los hallazgos del estudio realizado en el Caribe pueden extrapolarse a México. Aquí la cara más visible de la Iglesia es la homofóbica. Está el caso del obispo de Cuernavaca, Ramón Castro, que culpó a la comunidad LGBTQ+ por la COVID-19. También está el caso de la Arquidiócesis de Monterrey, que lanzó un video homófobo sobre el cambio de la orientación sexual de los gays. O qué decir del Obispo de Mexicali, Isidro Guerrero, quien convocó a marchas en contra del matrimonio igualitario en Baja California.

Sin embargo, dentro de las organizaciones religiosas también hay personas que respetan los derechos de las personas LGBTQ+. Por ejemplo, el obispo de Saltillo Raúl Vera colabora con organizaciones de la diversidad sexual. Incluso oficia misas a favor de la comunidad LGBTQ+ y promueve foros sobre el movimiento.

Como en el caso del Caribe, los esfuerzos de Vera son individuales. No existe un apoyo de las altas autoridades eclesiásticas hacia la comunidad LGBTQ+.

Sin embargo, como concluye el estudio de la Fundación Arcus, la visibilidad de las personas LGBTQ+ sigue en aumento, «desafiando a las organizaciones religiosas a reconsiderar temas como discriminación, derechos e inclusión».

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.