¿Qué decía el primer manifiesto pro derechos homosexuales en México?

Luis González de Alba, autor del primer manifiesto en favor de los derechos homosexuales / Foto: Noroeste

A 35 años de su publicación, el primer manifiesto a favor de los derechos de las personas homosexuales en México sigue siendo vigente.

El primer manifiesto a favor de los derechos de los homosexuales en México vio la luz en 1975. Redactado por el escritor Luis González de Alba, el texto se publicó en la edición de agosto del suplemento La Cultura en México de la Revista Siempre!, que dirigía Carlos Monsiváis.

Bajo el título “Contra la práctica del ciudadano como botín policiaco”, el escrito denunció los abusos de autoridad en contra de quienes practicaban la «disidencia sexual». En él se retratan los asaltos a transeúntes, las intimidaciones y detenciones ilegales que en aquella época sufrían los homosexuales a manos de los policías:

«Si ninguna aprehensión ilegal se justifica, mucho menos puede aceptarse la continuidad exacerbada de la práctica de encarcelar a quienes no cometen delito alguno pero a quienes se supone —generalmente con fines de chantaje inmediato— una determinada opción sexual.

En México, la homosexualidad no constituye delito alguno cuando se da en privado y entre adultos consensuales. De aquí se deriva que es posible acusar a una persona de violación o corrupción, más no de ser homosexual, como no se le puede acusar de ser rubio, alto, zurdo o guapo, condiciones tal vez menos frecuentes que la de homosexual».

El manifiesto también menciona que la tolerancia a la homofobia puede dar pie a crímenes de odio. Como ejemplo, cita la agresión sufrida por un grupo de lesbianas durante un evento del Año Internacional de la Mujer, en 1975. Y al recriminar la complicidad de las autoridades, las etiqueta como cómplices de la homofobia:

«Son esta participación y esta complicidad las que ayudan a promover los crímenes que luego dicen perseguir».

Los firmantes

Quizá uno de los aspectos más llamativos del primer manifiesto en favor de los derechos homosexuales en México es el respaldo que recibió de grupos de artistas e intelectuales. Además del propio Luis González de Alba, firmaron el texto el director de la revista, Carlos Monsiváis y la escritora Nancy Cárdenas. A ambos se les atribuye una participación importante en el proceso de su redacción y publicación.

También lo firmaron intelectuales de la talla de Juan Rulfo, José Revueltas, Elena Poniatowska, Pablo Gómez, Héctor Aguilar Camín y Gabriel Zaid. E incluso personalidades del medio del espectáculo como Ofelia Medina, Ofelia Guilmáin, Carmen Salinas y César Bono.

Aquí puedes leer el primer manifiesto gay en México. / Imagen: Siempre

Letra viva

Lejos de ser una simple queja contra la represión policiaca, el manifiesto plantea una deuda del Estado con los derechos de los homosexuales en México. En uno de sus pasajes, el texto califica como «letra muerta» los instrumentos legales diseñados para la defensa del individuo.

Es preciso entender el punto de vista de su autor. Luis González de Alba no sólo vivió el abuso de las autoridades por su condición de intelectual. También sufrió represión por sus ideas políticas. Por su participación en el Movimiento Estudiantil de 1968, pasó dos años en la cárcel de Lecumberri. Por eso su énfasis en la importancia de garantizar la libertad, tanto sexual como de pensamiento.

Además, a diferencia de la ley, el manifiesto es «letra viva». No sólo porque persisten las violaciones a los derechos de la comunidad LGBTQ+ que ahí se denuncian. También porque los movimientos a favor de los derechos homosexuales plantean nuevas demandas y garantías al Estado, como en el caso del matrimonio igualitario, la adopción homoparental, la prohibición de las ‘terapias de conversión sexual’ y el reconocimiento de las identidades trans.

Por eso, el primer manifiesto a favor de los derechos homosexuales en México sigue vigente.

Con información de Siempre!