Película Medusa hace estallar grito sobre los deseos reprimidos

Tras estrenarse en Cannes, la película Medusa llegó a México a través del Festival Cuórum Morelia 2021. / Foto: Filmaffinity

El Festival de Cine Cuórum Morelia 2021 se inauguró el 5 de diciembre con la proyección de Medusa.

Cuórum Morelia 2021, festival de cine sobre género y diversidad, trajo a México Medusa, película brasileña dirigida por Anita Rocha da Silveira y protagonizada por las actrices Mari Oliveira y Lara Tremouroux.

Homosensual estuvo presente en la proyección de la cinta en México, donde además se realizó un conversatorio con la participación de la periodista Fabiola Santiago, la directora de cine Tania Claudia Castillo y el activista Sony Rangel. Además, durante el conversatorio, el público reflexionó acerca de la opresión sobre las mujeres.

También se habló sobre el uso de la religión como mecanismo de control social. Asimismo, se conversó sobre el avance de movimientos políticos y sociales ultraconservadores. Pero, sobre todo, las mujeres presentes estallaron en aplausos y en gritos de sororidad.

La película retoma el mito de Medusa, víctima de violación por parte de Poseidón y revictimizada por Atenea, quien la convierte en un monstruo en venganza por la profanación de su templo. / Foto: Jorge Félix

A continuación, te contamos por qué la película brasileña Medusa causó tanto impacto durante su presentación en Cuórum Morelia 2021.

Sinopsis de la película Medusa

Medusa cuenta la historia de Mariana. Se trata de una joven integrante de una Iglesia cristiana en Brasil. Mariana también forma parte de un grupo musical encabezado por su mejor amiga. El grupo se dedica a hacer covers cristianos de grandes éxitos de la música popular.

Sin embargo, la agrupación tiene una faceta más oscura. Por las noches, las integrantes del conjunto musical se colocan máscaras y salen a la caza de mujeres a quienes consideran pecadoras. Las golpean, las graban y publican videos en redes sociales para darles un ‘escarmiento’ y obligarlas a «aceptar a Cristo».

La trama de la película Medusa da un giro cuando Mariana es herida por una de las víctimas del grupo y queda con una cicatriz en el rostro. Lo anterior ocasiona que pierda su trabajo en una clínica de procedimientos estéticos y emprenda la aventura de encontrar a Melissa, una joven actriz cuyo rostro quedó deformado permanentemente por extremistas religiosas que la quemaron por mostrar abiertamente su sexualidad. MIRA LA RESEÑA DE VALENTINA, PELÍCULA SOBRE UNA ADOLESCENTE TRANS PRESENTADA EN CUÓRUM MORELIA.

Un retrato de la opresión hacia las mujeres

A través de la película, la directora Anita Rocha da Silveira refleja la opresión hacia las mujeres en sociedades conservadoras como la de Brasil y muchos otros países latinoamericanos. A las mujeres de la cinta se les imponen normas de comportamiento que reprimen su sexualidad y que limitan su rol al de esposas, madres o jóvenes en busca de serlo.

Pero no solo eso. Además, la película Medusa muestra la forma en que la religión termina por convertirse en un mecanismo de vigilancia internalizada en una sociedad como la brasileña en pleno 2021. Las protagonistas reprimen sus deseos no solo por la vigilancia de pastores o grupos extremistas que ‘castigan’ a quienes se desvían de la norma. Lo hacen también por la internalización de las propias normas que las limitan. CONOCE LA PRIMERA PELÍCULA LÉSBICA DE LA HISTORIA DEL CINE.

Un llamado de atención

Asimismo, el filme hace un llamado de atención por la proliferación de grupos conservadores que buscan imponer sus creencias religiosas como norma social y modelo de Estado. La existencia de grupos extremistas que convierten sus creencias en leyes y castigan a las otredades prendiéndoles fuego parecerían relatos de una sociedad distópica. Sin embargo, se trata de realidades que nos están alcanzando.

La sociedad que refleja la película Medusa no dista tanto del Brasil de Jair Bolsonaro. Los hechos relatados ocurren cotidianamente en México a mujeres como la saxofonista María Elena Ríos o Zoé, mujer trans atacada con ácido en Guadalajara.

Un grito de liberación

Finalmente, la trama de Medusa concluye con un grito que libera la rabia y los deseos reprimidos. Se trata de un grito que contagia y hace estallar la sororidad de las mujeres contra el sistema que las oprime.

Medusa es una película tan potente que durante su proyección en el festival Cuórum Morelia 2021 el grito trascendió la pantalla y llegó hasta las butacas, donde las espectadoras expresaron emoción por sentirse representadas.