martes, julio 23, 2024

Roberto Cobo, el actor gay más importante del cine mexicano

Esta es la historia del famoso actor Eleuterio García Romero, mejor conocido como Roberto Cobo, quien era gay, aunque nunca habló públicamente de su orientación sexual, y triunfó en el cine mexicano.

Hay dos papeles icónicos por los que muchos recuerdan a Roberto Cobo (Ciudad de México, 20 de febrero de 1930-2 de agosto de 2002), actor gay del cine mexicano. El primero es su papel como ‘el Jaibo’ en Los olvidados (1950) de Luis Buñuel. Sin embargo, su rol más emblemático fue el de ‘la Manuela’ en El lugar sin límites (1978) de Arturo Ripstein.

En esta producción, él y Gonzalo Vega protagonizaron el primer beso gay en el cine mexicano. Pero, ¿quién fue Roberto Cobo y por qué lo consideramos el actor gay de clóset más importante del cine mexicano? Aquí te platicamos. MIRA POR QUÉ GONZALO VEGA FUE UN ÍCONO DEL CINE GAY MEXICANO.

Lanzamiento a la fama

Roberto Cobo, nacido el 20 de febrero de 1930 como Roberto García Romero, inició su carrera en el teatro a los 8 años. Comenzó en teatros itinerantes y, luego de haber cursado el sexto grado, abandonó la escuela para unirse a las compañías de teatro de José Cibrián y del Teatro Iris.

Su debut en el cine fue a los 15 años con la película Los siete niños de Ecija, pero no fue sino hasta 1950, con Los olvidados, que Cobo saltó a la fama.

Roberto Cobo fue un actor gay de cine mexicano.
Roberto Cobo como ‘el Jaibo’ en Los olvidados / Foto: Offi

Al mismo tiempo que su papel como ‘el Jaibo’ le ganaba premios como el Ariel a mejor actor juvenil, Roberto Cobo consiguió ser conocido como ‘Calambres’ en el teatro.

Esto fue gracias a los exagerados y excéntricos movimientos que realizaba cuando bailaba en el Teatro Lírico de Ciudad de México. Cobo continuó actuando en pequeñas producciones a lo largo de su vida. ENTÉRATE DE QUIÉN FUE PAREJA DEL ACTOR GAY ROBERTO COBO.

Fue parte de más de 70 películas como La sin ventura (Tito Davison, 1948), Dueña y señora (Tito Davison, 1948), Donde nacen los pobres (Agustín P. Delgado, 1950) y En carne viva (Alberto Gout, 1951), entre otras.

Sin embargo, ninguno de sus papeles posteriores fue tan grande o importante como el del ‘Jaibo’. Cobo murió en 2002 de un ataque cardiaco. El escritor y académico Carlos Monsiváis escribió lo siguiente al respecto de su carrera como actor:

«Desdichadamente, Cobo no tuvo durante años una oportunidad semejante [a Los olvidados] y vagó en provincia y en películas de nombre piadosamente olvidado. Su condición gay, en una etapa muy homófoba de la industria del cine, limitaba aún más sus posibilidades. Arturo Ripstein con indudable acierto lo escogió para el rol de ‘la Manuela’ en El lugar sin límites y la carrera de Cobo renació».

El rechazo a ser llamado un ‘actor homosexual’

Fue en el año 1977 cuando Cobo realizó su papel más icónico: ‘la Manuela’, un gay travesti que intenta sobrevivir en un pueblo a mitad de la nada. Luego de hacer este personaje, las preguntas sobre la sexualidad del actor no se dejaron esperar.

Ante esto, el actor nunca corrigió a los reporteros diciendo que era heterosexual, aunque nunca se mostró dispuesto a discutir su sexualidad abiertamente. CONOCE MÁS DATOS SOBRE EL PRIMER BESO GAY DEL CINE MEXICANO.

Yolanda Andrade fotógrafa
Roberto Cobo como ‘la Manuela’ fotografiado por Yolanda Andrade / Foto: Artsy

En una entrevista para Proceso que Cobo realizó en 1978, el actor afirmó que si bien conocía la situación de acoso y rechazo que sufría ‘la Manuela’, él no se veía como alguien parecido o igual a este personaje. Y aseguró que tampoco quería ser conocido como «el homosexual de la pantalla».

Aunque respetaba y amaba al personaje de ‘la Manuela’, en la vida real su machismo en contra de gays ‘femeninos’ era visible. ESTOS SON ALGUNOS DATOS DE EL LUGAR SIN LÍMITES QUE DEFINITIVAMENTE NO CONOCÍAS.

«Odio y detesto a determinado tipo de homosexuales que andan haciendo el ridículo en la calle, que desacreditan a la homosexualidad […] No hay que confundir homosexual y m*rica. Los homosexuales son hombres y de a de veras, lo que pasa es que les gustan los hombres».

¿Por qué Roberto Cobo no habló abiertamente de su orientación?

En esa misma entrevista, el actor aseguró que apoyaría a un movimiento a favor de los derechos homosexuales, pero que no asistiría a ninguna marcha de este tipo porque tenía demasiado trabajo. Igualmente, a sus 69 años aceptó una entrevista con La Jornada, donde se tocó este tema.

Ahí simplemente se limitó a decir que «una periodista de las de ahora me preguntó que qué onda conmigo y yo le dije que era asexual, que eso no me interesa». MIRA QUÉ IMPLICABA SER LGBT+ EN LA DÉCADA DE LOS 70.

Sin duda alguna, Cobo fue una víctima de su época. Si quería ser un actor respetado, no podía mostrarse abiertamente como homosexual de la misma manera en la que ‘la Manuela’ lo hacía. Quizá fue por esa razón que decidió mantener su orientación sexual en las sombras.

besos gay historia cine mexicano lugar sin limites
Roberto Cobo y Gonzalo Vega cambiaron la historia del cine mexicano con su beso en El lugar sin límite. / Foto: YouTube

A pesar de esto, su profesionalismo siempre lo llevó a representar todos sus papeles con respeto, ya sea con el travesti que es ‘la Manuela’ o como Samuel en Dulces compañías (Óscar Blancarte, 1996), el cual es un homosexual reprimido que se convierte en víctima de un asesino cuando lo contrata como trabajador sexual. CONOCE A LOS PERSONAJES LGBT+ DEL CINE MEXICANO.

Hoy, Cobo no es conocido solo como un actor icónico para la comunidad LGBT+ por su papel como ‘la Manuela’, sino también como uno de los actores más reconocidos a nivel nacional gracias a su gran versatilidad que le permitió trabajar en más de 70 producciones hasta su muerte en 2002.

¿Ya conocías la historia de Roberto Cobo, el actor gay más importante del cine mexicano? ¿Cuál de sus películas es tu favorita?

Con información de Proceso, La Jornada (2002) y La Jornada (1999)

Yet Akatzin Almazán
Yet Akatzin Almazán
Literata, volátil, y distraída, todo al mismo tiempo. Toco el bajo en mis ratos libres y soy malabarista cuando no hay dinero. Escribo cuentitos a veces. Tengo una morrita bien chida y por eso la presumo. Las ganas de darle un buen futuro a nuestros 11 gatos es lo que (a veces) me levanta en las mañanas.

Artículos Relacionados

Lo más reciente