Historia del Frente de Liberación Homosexual de México

Te platicamos la historia del Frente de Liberación Homosexual mexicano. / Foto: Segob

El 15 de agosto de 1971 se formó el Frente de Liberación Homosexual (FLH), grupo fundamental en la historia del activismo LGBT+ en México.

El Frente de Liberación Homosexual (FLH) fue una de las muchas huellas que dejó la activista y directora de cine Nancy Cárdenas en la historia de México. En el que se reconoce como el primer grupo abiertamente a favor de los derechos de la población LGBT+ mexicana también destacó el papel del periodista Carlos Monsiváis y el divulgador de la ciencia Luis González de Alba.

Nancy Cárdenas es una de las activistas referentes en nuestro país. / Foto: Secretaría de Cultura

La historia de esta organización que antecedió al Movimiento de Liberación Homosexual (1978-1984) no fue muy larga. Las acciones, reuniones y pronunciamientos bajo las siglas FLH solo duraron 3 años.

A la fecha no se conoce con claridad quiénes (además de Cárdenas, Monsiváis y De Alba) se involucraron en el Frente de Liberación Homosexual. Pero se tiene en cuenta que no fueron los únicos nombres implicados.

Por la tesis de la maestra Yolanda Pineda López (Universidad Autónoma de México) se sabe que entre las y los integrantes se encontraron activistas que posteriormente figuraron entre las filas del Grupo Lambda de Liberación Homosexual. CONOCE LA HISTORIA DEL FRENTE HOMOSEXUAL DE ACCIÓN REVOLUCIONARIA.

Luis González de Alba, autor del primer manifiesto en favor de los derechos homosexuales / Foto: Noroeste

Pese a su relevancia en la historia LGBT+ de México, ¿por qué casi no se habla del Frente de Liberación Homosexual?

La escasa —por no decir casi inexistente— información vinculada a la historia del Frente de Liberación Homosexual (FLH) responde a las propias medidas de seguridad que se tomaron desde este tipo de organizaciones. La creación del FLH tuvo como antecedente episodios sumamente represivos.

Uno de ellos fue la Matanza del Jueves de Corpus (mejor conocida como El Halconazo). Después de casi 3 años, estudiantes, grupos campesinos e indígenas, feministas y obreras/os se organizaron para expresar su hartazgo frente a la política represora y conservadora en el país. La herida del 2 de octubre de 1968 seguía abierta. ENTÉRATE DE CUÁL FUE LA RELACIÓN ENTRE EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL DE 1968 Y LA LUCHA LGBT+.

Y aun así, el 10 de junio de 1971 el gabinete del entonces presidente, Luis Echeverría Álvarez, volvió a mostrar su desdén por el derecho a la protesta y la libertad de expresión. Las nacientes agrupaciones de diversidad sexual —muchas de ellas no reconocidas como tal— fueron salpicadas por las violaciones de derechos humanos a manos de los grupos paramilitares. Entre las víctimas y desapariciones encabezadas por los halcones también se encontraron personas LGBT+. ESTO IMPLICABA SER LGBT+ EN LOS 70.

Demandas de la movilización de 1971 / Infografía: UNAM Global

¿Hubo referentes para el FLH mexicano?

México no fue el único país del continente americano que tuvo una organización bajo el nombre de Frente de Liberación Homosexual. Los primeros fueron Argentina (1967) y Estados Unidos (1969).

Fue la agrupación del territorio vecino de la cual las y los integrantes del FLH mexicano obtuvieron algunos documentos. Quien tuvo el primer acercamiento a los pronunciamientos y panfletos del también llamado Frente de Liberación Gay estadounidense fue Carlos Monsiváis.

Aunque es uno de los activistas LGBT+ más reconocidos de la historia de México, Carlos Monsiváis nunca salió del clóset. / Foto: Milenio

A pesar de la fugacidad del Frente de Liberación Homosexual de México, su historia representa uno de los mayores acercamientos a la amistad entre Nancy Cárdenas y el autor de Los rituales del caos. Nancy y Carlos se conocieron en 1955. Según recordó el periodista en una de sus correspondencias, su primer encuentro fue en los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL, UNAM).

Luego, quien les presentó formalmente fue Luis Prieto Reyes, mejor conocido como «el último cardenista». De ahí en adelante fueron inseparables. Bueno, hasta que Nancy voló alto el 23 de marzo de 1994. El ensayista habló y escribió en su ausencia por algunos años más. Se reunió con ella hasta el 19 de junio de 2010.

¿Qué detalles se conocen sobre el Frente de Liberación Homosexual en México?

La historia del Frente de Liberación Homosexual mexicano no empieza el 15 de agosto de 1971. Sus raíces se remontan a las cenas en las que Nancy Cárdenas y Carlos Monsiváis hablaban sobre el entierro de Judy Garland. Tras los disturbios de Stonewall, los motivos de existencia del FLH fueron más que obvios.

A principios de los 70, Monsiváis estuvo en Londres. Pero nunca perdió contacto con Nancy. Gran parte de su amistad a distancia se basó en las expresiones de rechazo a la Policía.

Según contó el periodista en una carta que Nancy no leyó en vida, las primeras reuniones del Frente de Liberación Homosexual tuvieron lugar en su casa. Para la también amante del teatro no era difícil convocar a la gente.

Más allá de su liderazgo, sabía que lo que era la acción colectiva. Venía de un entorno campesino y previo a la Masacre de Tlatelolco (2 de octubre no se olvida ni perdona) se encargaba de los mítines dominicales en la Explanada de Rectoría. Conocía a mucha gente y aprendía mucho de la correspondencia que le mandaba su fiel amigo. A veces le hablaba sobre lo que observaba en Europa y en Estados Unidos.

Pero así como lo recordó Monsiváis meses después de la partida de Nancy, hubo un tiempo en el que necesitó de un respiro y «pasar a otra etapa». Fue en ese periodo en el que optó por trasladar su lucha al teatro.

La historia del Frente de Liberación Homosexual fue corta, pero se fragmentó en la fundación de otras organizaciones y en acciones que al día de hoy nos hacen recordar a Nancy Cárdenas como una de las mujeres más rebeldes de nuestro país.

¿Sabías del papel de esta organización en la historia LGBT+ de México?

Con información de Revista Interdisciplinaria de Estudios de Género del Colegio de México (Colmex), Envío a Nancy (Carta de Carlos Monsiváis, 1994) y Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-Xochimilco)