El escándalo de los falsos muxes que querían ser diputados

muxes diputados
Muxes acuden a registrarse como al Instituto Electoral de Oaxaca / Foto: MVS

En su ambición por llegar al poder, 17 hombres se registraron con datos falsos y fingieron ser muxes para convertirse en candidatos a diputados y alcaldes.

Una de las mayores trampas de la historia de la política mexicana es la de los falsos muxes que en 2018 intentaron hacer trampa para ser diputados o alcaldes.

Como es bien sabido, las personas trans enfrentan una situación de especial vulnerabilidad. La transfobia les dificulta encontrar trabajo, y ni se diga acceder a cargos públicos. Sin embargo, en las elecciones de 2018 en Oaxaca, un grupo de hombres intentó aprovechar una regla que fomenta la participación de muxes y trans para llegar al poder.

Oaxaca, donde las, los o les muxes —dependiendo la forma en que se identifiquen— tienen una gran relevancia cultural, cuenta con una particularidad en sus lineamientos de paridad de género. De acuerdo con la legislación local:

«En el caso de postulación de personas transgénero, transexuales, intersexuales o muxes, la postulación de la candidatura corresponderá al género al que la persona se autoadscriba y dicha candidatura será tomada en cuenta para el principio de igualdad de género».

Dicho de otro modo: en Oaxaca, como en todo el país, las reglas electorales contemplan una cuota de género. Es decir, 50 por ciento de las candidaturas deben corresponder a hombres y 50 por ciento a mujeres. Pero la particularidad es que las personas trans o muxes pueden decidir el género con el que se registran.

Y resulta que, al notar esta particularidad, 17 hombres acudieron al Instituto Electoral del Estado asegurando que eran muxes o trans. Y no sólo eso. Además, pidieron que se les registrara como mujeres con el objetivo de acceder a candidaturas. Lo hicieron a sabiendas de que se verían beneficiados por la cuota de género y podrían convertirse más fácilmente en contendientes a diputados o alcaldes.

Los tramposos

En un principio, el Instituto Electoral celebró la histórica participación de muxes y trans que buscaban ser diputados o diputadas. Se registraron un total de 19. Pero trans y muxes de las comunidades oaxaqueñas se percataron de que muchos interesados en ser diputados o alcaldes en realidad mentían. En su momento, Naomy Méndez, una activista muxe de la región, comentó en una entrevista para Capital México:

«Nosotras, como personas transgénero, transexuales, intersexuales y muxes, hemos luchado día tras día para lograr estos puestos públicos. Y es indignante que otros intenten usurpar estos espacios haciéndose pasar por una de nosotras».

Poco a poco, partidos políticos, candidatos a diputados o alcaldes y hasta personas de la comunidad aportaron a las autoridades datos para comprobar que los falsos muxes en realidad se identificaban como hombres en su vida cotidiana. El caso más descarado fue el de Emmanuel Martínez Palacios, alcalde de San Juan Cacahuatepec, quien intentó registrarse como muxe para buscar la reelección. Lo anterior a pesar de que tres años antes contendió como hombre y gustaba de presumir a su esposa e hijos.

Finalmente, de los 19 muxes aspirantes a ser diputados o alcaldes, sólo dos conservaron el registro. El Instituto Electoral canceló las candidaturas de los 17 restantes, pertenecientes al PAN, PRD y MC, PRI, PVEM, y Nueva Alianza.

Lo más triste del caso es que en la política, diputados y alcaldes poco o nada hacen por muxes y trans… pero en el colmo del oportunismo, hay quienes asumen estas identidades sólo para llegar al poder.

¿Qué opinas de los diputados que se hicieron pasar por muxes para ocupar un cargo público?

Con información de El País y Capital México

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.