Muxes confrontan a las autoridades de Juchitán

Activistas muxes de Juchitán han confrontado a las autoridades locales por la falta de compromiso con la protección del bienestar de su comunidad. / Foto: Zofia Radzkowska

Las muxes de Juchitán han denunciado al gobierno local luego de que suspendió las medidas de protección para las líderes activistas de la comunidad.

El 13 de noviembre, muxes de Juchitán, Oaxaca, denunciaron públicamente al gobierno por suspender las medidas implementadas para proteger la vida de 10 líderes muxes. Las autoridades detuvieron el apoyo hace dos meses y, hasta la fecha, no han dado explicación alguna sobre por qué sucedió esto. CONOCE QUIÉNES SON LAS MUXES, EL ‘TERCER GÉNERO’ DE OAXACA.

Las activistas llamaron a una rueda de prensa en el marco del 44 aniversario de la Vela de las Intrépidas, una de las festividades más conocidas de esta comunidad. Ahí, contaron que, luego del asesinato del activista Óscar Cazorla, en febrero, se reunierón con las autoridades locales.

En marzo, las muxes hablaron con la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) y la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca (FGJO). Ahí, se decidió que, debido al riesgo que representa su papel como activistas, se tenían que implementar medidas cautelares.

Activistas muxes de Juchitán se reunieron para confrontar la falta de respuesta del gobierno local. / Foto: Diana Manzo

Desde marzo, 10 activistas muxes eran visitadas regularmente en sus domicilios por patrullas. Además, firmaban bitácoras para llevar un reporte sobre sus actividades y seguridad. Felina Santiago, integrante del colectivo las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro, dijo lo siguiente:

«Cuando Óscar Cazorla, nuestro líder, fue asesinado, en la mesa sugirieron que era necesario la protección también para nosotros y se nos concedió a 10. Todo iba muy bien hasta que, desde hace dos meses, no sabemos nada. Las reuniones se suspendieron y nosotros nuevamente quedamos expuestos».

Las muxes pidieron una explicación al gobierno. Igualmente, hicieron hincapié en que Juchitán es el segundo municipio más violento de Oaxaca, por lo que es de urgencia que las medidas de seguridad se reactiven.

Las muxes siguen su lucha a pesar de todo

La falta de compromiso que tiene el gobierno con la diversidad sexual en las comunidades indígenas no es algo nuevo. Por esta razón, siete comunidades del Istmo de Tehuantepec, entre ellas Juchitán, se han unido para educar a las lideresas muxes en temas de diversidad sexual, justicia social y derechos humanos. Esto con el fin de crear un Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación en Oaxaca. ESTE ES EL PROGRAMA QUE CREARON LAS MUXES PARA CONSEGUIR SU META.

Él es Óscar Cazorla, activista muxe asesinado en febrero del 2019. / Foto: Público

Para terminar con la discriminación a la diversidad sexual, es necesario que las autoridades escuchen a las comunidades en riesgo. Sin el apoyo gubernamental, la lucha por el respeto a los derechos y a la vida de esta comunidad no será imposible de ganar, pero sí será mucho más difícil de lo que necesita ser.

El asesinato de Óscar Cazorla sigue sin culpable. Y, sin el apoyo de las autoridades, la violencia hacia las muxes de Juchitán y el resto de Oaxaca no se detendrá.

Con información de Aristegui Noticias e Istmo Press