Óscar Sánchez Gómez: fotógrafo gay mexicano que debes conocer

"Ajustada cárcel que me cubre" (1997), de la serie Adherencia, del proyecto "Convivencia". Foto: Óscar Sánchez Gómez, fromamindonfire

Óscar Sánchez Gómez se ha especializado en fotografiar temas relacionados con la comunidad LGBT+, como las familias homoparentales y el VIH.

Óscar Sánchez Gómez es un artista visual mexicano especializado en fotografía LGBT+, ha llegado a exponer en países como España, Rusia, Sudáfrica, Canadá y Japón. En México, sus fotografías han figurado en el Museo Universitario del Chopo, Casa Talavera; a principios de 2020, en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), dentro de la exposición Expediente seropositivo.

En Homosensual conversamos con Óscar Sánchez Gómez sobre su trayectoria, no solo como fotógrafo, sino de sus casi tres décadas de trabajo artístico y documental.

Formación e influencias

Óscar Sánchez Gómez estudió en la Escuela de fotografía Nacho López y en el Centro de la Imagen. En estas escuelas tuvo como profesores a fotógrafos de prestigio internacional, como Yolanda Andrade y Alejandro Castellanos.

Desde sus primeros años de formación, Óscar comenzó a recibir influencias de artistas visuales de los años 80 y principios de los 90. Uno de ellos fue el fotógrafo gay estadunidense Robert Mapplethorpe:

«Mapplethorpe fue una influencia para mí, tanto para mi proyecto de desnudos, que se llama Secretamente cantan y que fue con el que inicié, como para el proyecto de Convivencia. Él tiene unos retratos muy impactantes, como el autorretrato en el que sostiene un bastón con una calavera que se tomó unos días antes de morir por sida. La obra de Mapplethorpe fue determinante para motivarme a hacer un proyecto en específico».

Otra de sus influencias artísticas fue el cine LGBT+ de los años 80 y 90, en especial la película Longtime Companion (1990), una de las primeras en tratar el tema del sida y el cine de Pedro Almodóvar.

«El cine de Almodóvar fue para mí una influencia, a lo mejor no directamente para mis imágenes, pero sí para mi ánimo para crear fotografías».

Familias mexicanas

A lo largo de su carrera, Óscar Sánchez Gómez ha sabido combinar su trabajo artístico con el activismo. Una muestra de esto es su serie titulada Familias mexicanas, en la cual comenzó a retratar a familias homoparentales en una época en la que pocos hablaban de ese tema.

Ivonne, Constanza y Angela (2005), de la serie Familias mexicanas. / Foto: Óscar Sánchez Gómez, From a mind on fire

«Yo inicio el trabajo de Familias mexicanas en 1996. Mi idea era mostrar una manera de hacer la vida entre dos personas que se aman. El planteamiento para hacer los retratos era convivir con ellos en su vida cotidiana y a partir de eso hacer el retrato. Y de alguna manera podría ser tomado como una especie de activismo, porque finalmente he sido activista desde hace mucho tiempo».

Fernando, Francisco y Uriel (2002), de la serie Familias mexicanas. / Foto: Óscar Sánchez Gómez, From a mind on fire

«Yo veía en esa década que la mayoría de las referencias, a lo que ahora llamamos diversidad sexual, eran estigmatizantes y denigratorias. Entonces, para mí era muy importante mostrar un documento donde se viera la otra cara de lo que era realmente: quiénes somos, cómo vivimos. Son muchas cosas las que te pueden decir estas imágenes. Para mí el asunto de Familias mexicanas fue que no había nada positivo y yo quería descorrer la cortina de ese amor vedado, para que se viera de manera positiva en paredes y algunas revistas, por lo menos».

Convivencia

El trabajo por el que Óscar Sánchez Gómez es más conocido es Convivencia, el cual está compuesto de tres portafolios: Adherencia, Efectos secundarios y El paso del tiempo. Este proyecto lo comenzó después de un proceso de varios años en los que vio las consecuencias de la pandemia del sida y tras enterarse de que vivía con VIH.

«Para mí fue un poco duro llegar al mundo gay de la Ciudad de México y ver que gente que empezaba a conocer por el activismo –incluso maestros del CCH, donde yo estudiaba, que habían sido miembros del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR), se empezaban a morir o a enfermar. Eso a finales de los 80, y siguió pasando a principios de los 90».

Ajustada cárcel que me cubre (1997), de la serie Adherencia, del proyecto Convivencia. Foto: Óscar Sánchez Gómez, From a mind on fire

«Porque, en realidad, la etapa de emergencia de la epidemia del VIH duró hasta prácticamente finales de siglo, que fue cuando llegaron los antirretrovirales para combinación en triterapia. Entonces de este proceso, de enterarme y de procesar toda la información, fue que en 1997 yo empecé a tomar fotografías de este proyecto».

La primera fotografía que tomó es la titulada “Ajustada cárcel que me cubre” (1997). En ella observamos un vaso con agua y una fotografía del artista, rodeado de cápsulas y pastillas. Se trata de una alegoría del periodo de asimilación de la toma de medicamentos como parte de su nueva realidad cotidiana.

«El proyecto de alguna manera me lo planteo como una forma de integrar a mi vida los medicamentos e integrarlos también a mis fotografías. Esa foto del vaso es con algunas de las pastillas que debía tomarme o que tenía que empezar a tomarme. Porque en ese momento fue que me dieron la triterapia, que fue lo que vino a dar esperanza de vida y que hizo la transición a la esperanza en la enfermedad».

De la serie Adherencia (1999). / Foto: Óscar Sánchez Gómez, From a mind on fire

«Entonces por eso se llama Adherencia, la adherencia es un proceso que tiene uno que tener para controlar la enfermedad. Es el de tomarte tus pastillas a la hora que tienes que tomártelas, entonces también era parte de ese proceso».

Otro subtema que se puede apreciar en Convivencia es el de los cambios en su cuerpo a raíz de su tratamiento, en especial en los portafolios El paso del tiempo y Efectos secundarios.

«Todo lo que entra a nuestro cuerpo le causa un efecto secundario de una u otra manera. Sea lo que sea, y más si hablas de este tipo de medicamentos que pueden modificar hasta tu fisonomía».

Proyectos de largo aliento

Actualmente, y a pesar de la actual pandemia de la covid, Óscar Sánchez Gómez continúa trabajando en sus dos principales proyectos fotográficos.

«Prácticamente sigo desarrollando estos proyectos de largo aliento que tengo: sobrevivir con VIH y las familias homoparentales. He seguido haciendo retratos de las familias que en algún momento retraté hace mucho tiempo, cuando ni siquiera se consideraban familias, eran parejas que vivían juntas, o cualquier otra cosa, pero no se les daba el estatus de familia ni de nada».

Si quieres conocer más de la obra fotográfica de Óscar Sánchez Gómez puedes consultar su blog aquí.

¿Qué te parecen las fotografías de este gran artista visual mexicano?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.