¿Empezaste a beber de más en la cuarentena? Esto te interesa

Esto puede interesarte si beber de más durante esta cuarentena se ha convertido en algo normal para ti. / Foto: Sunflower Wellness Retreat

Muchas personas comenzaron a beber más que de costumbre durante la cuarentena. Averigua si es tu caso y si está afectando tu bienestar.

En el que pareciera ser el año más largo de nuestras vidas, se entiende que —para algunos— una de las estrategias más comunes para sobrellevar el encierro haya sido beber —un poquito de más— durante la cuarentena.

Y es que al inicio de la pandemia —quizá todavía hoy—, el distanciamiento social, las largas jornadas de trabajo desde casa y la incertidumbre sobre el futuro parecían una justificación perfecta para abrir una botella de vino o comprar un six de cerveza. 

Aunque pueda sonar pesimista en una cultura obsesionada con el bienestar o wellness, la verdad es que todos necesitamos de algún apoyo (no necesariamente saludable) para soportar la vida, especialmente cuando atravesamos situaciones difíciles. No se trata de juzgar a nadie. Pero es un hecho que, con el paso de los meses, muchos comienzan a preguntarse sobre las consecuencias en la salud, física y mental, de beber —y continuar bebiendo— alcohol en exceso

Una copita o dos suelen ayudar en tiempos difíciles. / Imagen: Giphy

Señales de que beber de más te está cayendo mal

Numerosos estudios señalan que entre hombres gays y bisexuales existe una alta prevalencia de consumo riesgoso de alcohol. Una investigación realizada en Australia en el 2015 encontró que dos de cada cinco de los encuestados entraban en la categoría de consumidores de riesgo moderado, mientras que uno de cada seis podía considerarse como bebedor de riesgo.

Se considera que existe riesgo cuando hay un patrón de consumo de alcohol que potencialmente tiene consecuencias negativas para la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) califica como riesgoso el consumo regular de 20 a 40 g diarios de alcohol en mujeres y de 40 a 60 g diarios en hombres. 

Pienso que definiciones oficiales como la anterior a la mayoría de las personas no les dice nada. Quizá sería más gráfico decir que el consumo excesivo de alcohol con frecuencia se traduce en faltas en el trabajo, peleas y discusiones con la pareja, prácticas sexuales de riesgo, amnesias, accidentes, etc. 

Sí, beber alcohol en exceso causa depresión

Desde el punto de vista psicológico, la depresión asociada con el consumo de alcohol y otras sustancias es más común en hombres gay que en la población en general; algunos investigadores calculan que hasta en un 20%. 

En términos estadísticos existe una correlación. Es difícil negarlo. Pero sería engañoso señalar este dato sin tomar en cuenta los contextos sociales que contribuyen a que entre los gays el consumo de alcohol sea mayor que entre los hombres heterosexuales

El alcohol suele ser la respuesta al rechazo social que sufre la comunidad LGBT+. / Imagen: Giphy

El rechazo social y las experiencias traumáticas tienen un rol fundamental en la susceptibilidad para desarrollar algún trastorno psicológico. En muchos casos, el consumo excesivo de alcohol es una respuesta a la discriminación y la violencia que las personas LGBT+ experimentaron en su juventud. Sabemos, por ejemplo, que las víctimas de bullying homofóbico reportan índices más altos de abuso de alcohol y otras sustancias.

Por otra parte, para algunos hombres que tienen sexo con otros hombres, el alcohol es un medio para disminuir la ansiedad o la culpa. Ya sea porque fueron educados en un entorno conservador o porque de ese modo pueden silenciar las preocupaciones asociadas con tener prácticas sexuales de riesgo o con revelar su estado serológico.

Si crees que tu forma de beber incrementó en la cuarentena y ya no es sana, busca ayuda

Si bien está claro que la aceptación de la propia identidad y contar con el apoyo de la familia o de amigos tiene efectos positivos en la autoestima y en la salud mental, no existe una relación entre estar afuera del clóset y una disminución del consumo riesgoso de alcohol y otras sustancias

Una posible explicación para esto es la omnipresencia del alcohol en los lugares donde las personas LGBT+ —y quizá especialmente los hombres gay— socializamos. Desde hace muchas décadas el alcohol ha sido, para bien y para mal, parte del estilo de vida gay. 

Es común que el alcohol esté presente en muchos de los espacios donde la comunidad LGBT+ socializa. / Imagen: Giphy

Pienso que sería poco realista, y quizá no del todo deseable, querer cambiar a la cultura gay —con todo y sus excesos y clichés— por una donde todos tengamos una vida saludable. Lo que me parece importante es reconocer la diversidad al interior de la comunidad LGBT. Algunos tal vez no tienen problemas con el alcohol, otros tal vez sí, pero pueden manejarlo, mientras que para otros la mejor opción es dejar de beber.  

Si piensas que tienes problemas con tu manera de beber, puedes acercarte a un grupo de apoyo. Por ejemplo, hay grupos de Alcohólico Anónimos dirigidos a la comunidad LGBT+. Y también puedes consultar a un psicólogo para iniciar un proceso de manera individual.

Otra opción es realizar actividades que te hagan sentir bien, como hacer ejercicio o meditar.

Si durante la cuarentena desarrollaste el hábito de beber más que de costumbre y esto está afectando tu bienestar, busca ayuda. No estás solx.