Limpia el karma de tus parejas sexuales con meditación

La meditación ayuda a combatir el pensamiento obsesivo. / Foto: DOYOU

La meditación salva vidas, y también puede ayudarte a eliminar la mala energía de esas parejas sexuales tóxicas que no hacen nada bien a tu existencia.

La meditación es la respuesta, incluso cuando se trata de nuestras parejas sexuales. Si no sueles ser de los que meditan, esta es una muy buena opción para iniciarte en el campo.

Cuando tenemos sexo, compartimos más que solo fluidos. Es una conexión personal con el otro que involucra un intercambio de energías.

Es muy romántico pensar que al tener relaciones sexuales compartimos un mismo karma con nuestra pareja, que la conexión emocional con ella nos lleva a un estado mental que traspasa el nivel físico. Casi, casi como meditar.

Sin embargo, no todas estas energías son buenas o tienen un impacto positivo en nuestras vidas. Ya sea porque la actitud de la persona en cuestión fue grosera o poco atenta, o el momento o las circunstancias no lo hicieron muy cómodo.

 

 

 

 

 

Afortunadamente la meditación tiene una respuesta para este problema.

El ritual

Los rituales de meditación nos ayudan a llevar nuestra mente a un punto específico, desde el que podemos trabajar las obsesiones y malas energías.

No es necesario que hagas todo al pie de la letra. Si no tienes los materiales exactos, no importa, pero es importante que sí pongas toda tu atención e intención para que funcione.

Primero necesitarás una vela y un hilo rojo. Si gustas, puedes encender un poco de incienso y poner de fondo música que te ayude a relajarte.

Primero haz memoria. Comienza con un listado mental de la parejas sexuales que has tenido o, en su defecto, en las que te interese trabajar. Di el nombre de la persona en voz alta. Mientras lo haces, formas un nudo con el hilo y repite la frase: «Nada de ti en mí, nada de mí en ti. Gracias. Paz». 

Ahora bien, no nacimos ayer y entendemos que muchas veces no recordamos los nombres de todas nuestras parejas sexuales. En ese caso, visualízalo en tu mente y menciona una palabra que te asocie con esa persona. Por ejemplo, si usaba un suéter negro cuando lo conociste o si recuerdas el nombre de la colonia en la que vivía.

Cuando termines de enlistar a tus parejas sexuales continúa con la meditación encendiendo la vela. Siéntate frente a ella, cierra los ojos y ofrece un pensamiento generoso por la salud y el bienestar espiritual de todas las personas que mencionaste. 

Continúa meditando unos minutos más, de la forma en la que más cómodo te sientas, y después apaga la vela y recoge el resto de los hilos.

Después de esto te aseguramos que te sentirás con más ligereza y en paz con tu pasado. Hazla cada que lo creas necesario y recuerda que el sexo es una comunión sagrada y debes practicarlo de la forma que te haga sentir con más comodidad y seguridad. 

¿Qué otras formas de meditación te gustaría aprender?

Con información de Harmonia y El Confidencial

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.