¿Por qué hay que parar la mutilación infantil intersex?

La mutilación infantil en personas intersex es una realidad
La mutilación infantil en personas intersex es una realidad. / Imagen: Brújula Intersexual

Hoy te contamos todo sobre la mutilación infantil intersex, un tipo de violencia ejercida hacia la población intersexual.

Quizá no lo sepas, pero muchas personas intersex sufren de mutilación infantil. ¿Y sabes qué es lo peor? Que esa mutilación se lleva a cabo sin su consentimiento.

La lucha por la visibilización y la aceptación de la comunidad intersex es una muy joven. En 1917, Richard Goldschmidt acuñó el término ‘intersexualidad‘ para referirse a una serie de variantes físicas en los órganos sexuales. A pesar de esto, la intersexualidad ha sido denominada erróneamente como ‘hermafroditismo’ o ‘semihermafroditismo’. Incluso, desde el 2006, en los hospitales estadounidenses se ha popularizado el término ‘desórdenes del desarrollo sexual’ (DSD, por sus siglas en inglés).

Nada que ‘arreglar’

Desafortunadamente, la intersexualidad se ha tratado médicamente como un desorden o una anomalía. Por esto, los médicos alrededor del mundo han buscado maneras de ‘arreglar’ esta condición. Desde que nace un bebé intersexual, el médico examina sus genitales. En países como Estados Unidos, por ejemplo, que nazca un bebé intersexual se considera una emergencia médica.

Debido a lo anterior, comúnmente el doctor recomienda a los padres cuál es la mejor cirugía para ‘normalizar’ los órganos sexuales de su bebé. Cada vez son más los médicos que eligen convertir a cualquier niño intersex en una niña ‘normal’. Esto es debido a que los procesos como la vaginoplastia y el recorte de clítoris resultan procesos más fáciles y de menos riesgo que la faloplastia.

Una vida de sufrimiento

El 20 de octubre del 2017, la organización Physicians for Human Rights hizo un llamado para detener la cirugía innecesaria en los niños intersexuales. Dicho con otras palabras: a parar la mutilación infantil en personas intersex. Ahí, los médicos aseguraban que casi siempre, salvo en casos excepcionales, todas las cirugías que se le hacen pasar a un niño intersexual solo son procesos estéticos. No solo eso, estos procesos estéticos pueden dejar un daño físico y psicológico irreversible en la niña o niño al que se le realicen

Cuando una cirugía de este tipo es realizada a una persona intersex, muchas veces se lleva a cabo durante la niñez, antes de que la persona sea consciente de su condición. / Foto: Brújula Intersexual

Algunos de los efectos secundarios que las niñas y niños intersex pueden tener luego de estas cirugías estéticas son disfunción sexual y cicatrices aparatosas. Además, también pueden experimentar la pérdida de libido, infertilidad, dolor crónico, así como la asignación de un sexo y género incorrecto, con todos los daños irreversibles que las cirugías puedan conllevar.

Para quienes su clítoris resultaba demasiado largo para los cirujanos, la cirugía de recorte —o más bien, de mutilación del clítoris— no es muy diferente a la que se lleva a cabo para la mutilación genital femenina. Pasa lo mismo con los efectos secundarios. Además, para aquellas personas intersex que tuvieron que sufrir una vaginoplastia, las cirugías son continuas por los primeros 22 años de su vida

Mutilación infantil en personas intersex causa cicatrices físicas y psicológicas

Luego de que un bebé es sometido a una vaginoplastia, los padres tienen la tarea de introducir dilatadores de manera semanal o mensual para mantener la apertura vaginal de un tamaño ‘adecuado’ para los estándares médicos. Los padres tienen que cumplir esta función hasta que la pequeña tenga conciencia para realizar la dilatación ella sola.

La niña o niño intersexual sometido a esta tortura tiene que volver a someterse a lo mismo durante los primeros 22 años de su vida. Esto es debido a que los genitales modificados no siguen el proceso de crecimiento del infante. En cada etapa de crecimiento, la niña o niño intersexual tiene que ser sometido a nuevas vaginoplastias y a nuevos dilatadores para poder mantener la apertura artificial. MIRA ESTAS 5 REPRESENTACIONES DE LA INTERSEXUALIDAD EN LOS MEDIOS. 

Un bebé intersexual al que se le haya practicado la vaginoplastia tendrá que pasar por diferentes tipos de dilatadores durante toda su vida para ajustar de manera artificial la cavidad vaginal creada por los médicos. / Foto: Asister

Como puedes observar, la mutilación infantil de personas intersex no es muy diferente a la mutilación genital femenina. Ambas operaciones están diseñadas pensando principalmente en los paradigmas sociales de cómo deberían verse y funcionar los genitales.

El daño emocional y físico que se le hace a una persona con estas cirugías ‘estéticas’ muchas veces ni siquiera pasa por la mente de los médicos que la practican. Por eso, es necesario visibilizar y protestar en contra de estas prácticas de mutilación infantil a personas intersexuales, para que la tortura de estos niños y niñas pueda parar de una vez.

¿Ya habías leído sobre la mutilación infantil que viven algunas personas intersex?  ¿Crees que sea una práctica que debería prohibirse o que es una decisión que debería continuar en manos de los médicos?

Con información de OII Intersex Network, Intersex Campaign for Equality, Physicians for Human Rights y Teen Vogue

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.