InicioMercado LGBTQ+¿Quieres una ñonga? Ñonguería la da bien lechosa

¿Quieres una ñonga? Ñonguería la da bien lechosa

-

La Ñonguería llegó para aquellos amantes de los postres y, claro, de las ñongas. Te contamos cómo nos fue ahora que fuimos a probarlas.

En la esquina de Doctor Velasco y Dr. Vértiz, un pequeño puesto llamado ‘Ñonguería’ se ha convertido en la parada obligada de los que buscan un postre rico, pero que también sirve para la selfie y para reír un buen rato. El nombre no deja mucho a la imaginación, va directo y sin salivita. Aquí lo que se vende es deliciosa y lechosa ñonga.

«Te la voy a dar así como te gusta, bien embarradita».

Uno de los mayores atractivos de Ñonguería —además del fálico producto que se presta para la guasa entre sus consumidores, por supuesto— es la manera en que te ofertan el delicioso. Apenas llegar al local, Fernanda comienza a alburear al respetable con una destreza notable. Aquí es donde se cae el primer prejuicio: nadie pensaría que la encargada de ofrecer la ñonga sería una mujer.

«Ya vi que te encanta. Te la voy a dar así como te gusta, bien embarradita». Ante estas palabras las risas no tardan en surgir. Pero la cosa no se detiene ahí. Mientras, con la palita, ella va agregando una de las bases que pueden ser de Nutella, Kisses, chocolate blanco o conejito, el albur sigue y sigue:

«¡Mira, ya vi cómo se te está haciendo agua la boca!».

Y sí, ni cómo negarlo: la ñonga que trae entre las manos se ve muy antojable y dan ganas de echársela a la boca de una vez por todas, a garganta profunda

«¿Con cuánta leche vas a querer tu final feliz?».

Una vez que la ñonga ya está bien capeada, viene la parte más visual del numerito: el final feliz, que puede ser de cajeta o de lechera. Y aunque ambos son igualmente deliciosos, el más pedido es el de lechera, que al escurrirse generosa sobre la ñonga oscura, invita a acabársela a lametones. Y eso es lo que hace la clientela, que no se hace de la boca chiquita: la saborea y se la come muy a gusto. Una vez más, la ñonga ha cumplido su cometido de brindar satisfacción.

Final feliz Ñonguería
¿Y tú cómo prefieres el final feliz? / Foto: Pável Gaona

Ñonga para llevar y repartir

Aunque tienen poco tiempo aquí —apenas unas semanas—, ya tienen clientes que los visitan de forma frecuente. Estos adictos a la ñonga no dudan en llevarse de a cuatro o de a cinco y comparten el vicio en sus hogares. Cuando esto pasa la preparación es diferente: el final feliz no va directo en la ñonga, sino que te lo dan para llevar.

«Sí, la ñonga es la ñonga, pero si no está bien firmes no sabe igual. Así que para que no se la coman toda aguada, mejor les ponemos la lechita aparte».

Ñongas de la Ñonguería CDMX
Así se preparan las ñongas en la Ñonguería / Foto: Pável Gaona

«Hicimos este producto pensado en la gente LGBT»: Ñonguería

Aunque los creadores de este proyecto son una pareja hetero, nuestra comunidad los inspiró a crear este postre que está en boca de todos.

«¿Que si somos LGBT-friendly? ¡Por favor, eso ni se pregunta! De hecho, la idea nació cuando a principios de este año, antes de que comenzara la parte fea de la pandemia, tuvimos el chance de hacer un viaje a España. Ahí en Chueca, el barrio gay de Madrid, conocimos La Pollería. Nos gustó tanto que quisimos hacer algo así en México. Ustedes son el público al que queremos llegar. ¡Son los expertos en comer ñonga!».

Aunque por el momento se encuentran en este mercado sobre ruedas cerca del Metro Niños Héroes, esperan tener pronto un local establecido. Para seguirles la pista, puedes encontrarlos en su página de Facebok: Ñonguería. 

Y ya que te encantan las ñongas, tienes que ver las fotos de esta playa que amaneció llena de nepes bien gruesos o esta lista de los países con las ‘berenjenas’ más grandotas del mundo.

La Pollería: postres de pene que te rellenan de placer

¡Provecho, y a comer ñonga en la Ñonguería!

Pável Gaona
Comunicólogo por formación, escritor por convicción y DJ de música kitsch por diversión. Vivo públicamente con VIH y he asumido como misión que otros también lo hagan con responsabilidad, información y sin ser discriminados. Apasionado defensor de las identidades trans.
error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.