Peruanas buscan reconocimiento como madres de niño mexicano

Jenny y Darling son peruanas, pero su hijo Dakarai nació en México y eso trajo algunos problemas legales.

Dos lesbianas peruanas llevan 4 años luchando por ser reconocidas como madres de su hijo nacido en México vía inseminación artificial.

Las leyes y las fronteras les jugaron una mala pasada a Jenny y Darling, dos madres peruanas que han tenido que enfrentar varios obstáculos por ser lesbianas y haber tenido a su hijo en México. Mientras en un país están casadas y su comaternidad es reconocida, en otro se niegan a aceptar que un hijo tenga dos mamás.

Sin embargo, se mantienen en pie de lucha. Tras años de batallas legales, ya lograron que las autoridades reconozcan la nacionalidad de su hijo. Ahora, buscan el reconocimiento oficial de que su hijo tiene dos mamás.

Esta es la historia de Jenny, Darling y su hijo Dakarai.

Jenny y Darling con su hijo Dakarai

Matrimonio a la mexicana

El primer obstáculo en el camino de Jenny y Darling se presentó en 2014. Las autoridades peruanas se negaron a otorgarle la nacionalidad a su hijo Dakarai por dos razones. La primera, que su bebé nació en México. Y la segunda, que el menor tenía dos madres lesbianas en lugar de un papá y una mamá.

Jenny y Darling se conocieron en 2011 en Lima y se hicieron pareja. Un año después, por motivos de trabajo, Jenny se mudó a México y Darling la siguió.

Una vez en nuestro país, la pareja aprovechó para casarse gracias a que en algunos estados se permite el matrimonio igualitario. Luego, decidieron convertirse en madres y Darling se embarazó a través de una inseminación artificial. En 2014 dio a luz a Dakarai, que nació en suelo mexicano.

Sin embargo, al regresar a su país, las autoridades no reconocieron a la pareja de lesbianas como madres, e incluso se negaron a otorgarle la nacionalidad a su hijo a pesar de que ambas son peruanas de nacimiento.

En entrevista para el diario La República, la pareja relató que para poder ingresar con su bebé, tuvieron que solicitar una visa de turista:

«Cuando llegamos a Migraciones de Perú, nos presentamos como peruanas y como había nacido (Dakarai) en México, para ellos él era un extranjero. Preguntaron dónde está el papá, nosotras le dijimos que no lo tiene y que tiene dos mamás. Así que solo le dieron su visa de turista de seis meses».

El inicio de la lucha

Dado que la visa de Dakarai solo tenía vigencia de seis meses, estas mamás lesbianas se vieron forzadas a viajar al extranjero cotidianamente para que las autoridades peruanas renovaran el permiso de turista del bebé al reingresar al país.

Finalmente, en 2016, decidieron solicitar la inscripción de su hijo en el registro de peruanos nacidos en el extranjero. La pareja contó al diario La República que el trámite tardó más de lo usual, pero finalmente lo consiguieron:

«Un trámite que dura solo un mes, para nosotras duró seis porque seguramente era complicado para ellos entender el caso».

Así, Dakarai obtuvo nacionalidad peruana. Sin embargo, quedó registrado solo como hijo de Darling.

El siguiente paso

Ahora, la pareja busca que las autoridades peruanas las reconozcan a ambas como madres de Dakarai. A la par de la demanda que interpusieron ante un juzgado constitucional, realizan una campaña en redes sociales titulada “Tengo dos mamás”. Con ello buscan visibilizar su caso y la vulneración de los derechos de familias homoparentales o lesbomaternales.

De acuerdo con La República, Jenny y Darling saben que su caso no es único. Por eso, buscan sentar un precedente para que otras familias diversas de Perú puedan ejercer plenamente sus derechos.

Irónicamente, la comaternidad de Jenny y Darling está reconocida en México. Por ello, el caso de estas madres peruanas demuestra que las fronteras también pueden imponer límites a los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y personas trans.

Con información de La República

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.