lunes, junio 17, 2024

Volver a casa y revivir la transfobia durante la pandemia 

La transfobia en casa es una realidad que muchas personas han tenido que vivir durante la pandemia. Te ayudamos a sobrevivirla.

Un problema importante en esta pandemia, como consecuencia de las afectaciones económicas, es el regreso de personas trans a casa, hogares donde no son aceptadas y donde ocurre transfobia y violencia; lo mismo sucede con otras personas que son parte de la población LGBT+. Muchas vivencias surgen para sobrellevarla, como el regreso al clóset o la destransición en personas trans, a modo de estrategia para sobrevivir bajo un techo que no les da la bienvenida.

En mi caso, mi familia también recibió afectaciones económicas que no permiten sostener la vida como antes de la covid. Mi madre y yo tuvimos que dejar nuestro departamento —ya que no podíamos continuar pagando la renta—, para luego vivir en casa de mis abuelos, padres de ella. Esto significó regresar a vivir con las personas con quienes crecí en el descubrimiento de mi identidad de género y de mi sexualidad.

Transfobia en casa

Como muchas otras, mi adolescencia estuvo marcada por callar mi —apenas comprendida— diferencia, ante una mesa donde mi familia arrojaba comentarios LGBTfóbicos, y que me forzaban a mantener mi clóset cerrado.

Un par de años más tarde y bajo otro techo, me vi con suficiente independencia para asumir mi identidad trans ante y pese a mi familia, e inicié mi transición. MIRA CÓMO INICIAR O CONTINUAR TU TRANSICIÓN DURANTE LA PANDEMIA.

Sin embargo, los últimos años no han pasado sin los comentarios machistas y transfóbicos de parientes. Insisten en calificar mi identidad a través de lo bien o mal que encajo en estereotipos de lo que ellos conciben como ‘ser mujer’. Las cosas que merezco o no en mi vida ‘por ser trans’ son puestas en duda por ellos. E incluso la sexualidad de mi pareja ha sido cuestionada ‘por mi transexualidad’.

¿Cuál es la diferencia entre transgénero y transexual?

¿Qué implica regresar a un espacio así durante la pandemia?

Si nos enfrentamos a un regreso de jóvenes LGBT+ a hogares donde se sufre violencia LGBTfóbica de cualquier tipo, tenemos una crisis aún por dimensionar, donde la salud mental de estas personas se verá severamente desgastada.

Ante esto, los límites y la sana distancia no solo nos cuidan de la pandemia. Tomar distancia de parientes que no desean cuestionar y redimir su violencia sobre sus familiares LGBT+ también es cuidado. No es nuestra responsabilidad educar a costa de nuestra salud mental y seguridad, si no existe reciprocidad en los cuidados y afectos.

Marcar los límites que nos sean posibles como reducir o anular la convivencia, de forma gradual o drástica, temporal o permanente, es una consecuencia de la reducción de la violencia hacia familiares LGBT+ a una opinión de cada quien, y no de la intolerancia de nuestra comunidad hacia los prejuicios de quienes nos violentan.

No es tu culpa

«Las personas que nos alejamos de una familia violenta no somos responsables de la desunión familiar». He tenido que repetirme esa frase varias veces desde que decidí asumirla. Que nombremos una violencia, y al denunciarla cambie nuestro ambiente, no nos hace responsables de la tensión familiar,  escolar o laboral que esto ocasione. La responsabilidad es siempre de quien ejerce la violencia.

Probablemente ese sea el aprendizaje más significativo que dejó en mí una de mis profesoras durante el movimiento de mujeres en la UNAM el año pasado, y que deseo trasladar a más dimensiones de mi vida.

Trans en casa
Orgullo trans / Imagen: Transsa

¿Qué podemos proponer ante la transfobia en casa durante la pandemia?

El refuerzo de crear redes, entre personas LGBT+ y otras poblaciones, ha sido la estrategia más visible durante esta pandemia, pensando como ejemplo notorio la campaña Haciendo Calle, de AMETS y el Centro de Apoyo a las Identidades Trans, en solidaridad con personas trabajadoras sexuales.

Sin embargo, estos procesos comunitarios no aparecieron con la pandemia, sino son una constante en la supervivencia de nuestra comunidad, pensando en que los nichos digitales, como foros de diversidad sexual, suelen ser un primer contacto entre pares LGBT+, desde un espacio seguro.

Grupos como el Foro Trans Pride World, donde convergen personas trans de diferentes partes del país, sirven como puntos de encuentro donde se puede enfrentar, desde lo colectivo, la transfobia en casa, compartir psicólogos sensibles, o grupos de apoyo cercanos a nuestra localidad. El diálogo entre pares  en conjunto a la atención profesional puede resultar vital.

En CDMX, trabajadoras sexuales hacen la labor del Estado

Si eres una persona que debió volver a casa durante la pandemia y te estás enfrentando a la transfobia, escríbenos para recibir  orientación. No estás solx.

Irene Valdivia
Irene Valdivia
Mujer, transexual y bisexual. Pienso mucho en género, cuerpo, política, cultura y trabajo sexual. Quiero escribir desde las periferias. Acompaño procesos de personas trans, especialmente juventudes. Coordino Red Michoacana de Personas Trans.

Artículos Relacionados

Lo más reciente