‘Persona embarazada’, la polémica sobre inclusión trans en ley de violencia obstétrica

El PArlamento de mujeres busca incluir el concepto de persona embarazada en la Ley de Salud para combatir la violencia obstétrica

La inclusión del término ‘persona embarazada’ en una propuesta para combatir la violencia obstétrica es el nuevo debate sobre inclusión trans en CDMX.

El Parlamento de Mujeres de Ciudad de México abrió un acalorado debate al aprobar una propuesta para combatir la violencia obstétrica e incluir en la Ley de Salud el término ‘persona embarazada’.

A la propuesta se le conoce como ‘Ley de Erradicación de la Violencia Obstétrica para el Parto Humanizado’. La iniciativa consiste en reformar los artículos 49 y 50 de la Ley de Salud capitalina para combatir este tipo de violencia a través de «información de corte psicoeducativo perinatal».

El Parlamento de Mujeres aprobó la inclusión del concepto de persona embarazada en una iniciativa para combatir la violencia obstétrica

 

Sin embargo, una parte de la propuesta generó un enfrentamiento entre los grupos que integran el Parlamento de Mujeres. Se trata de la adición de un lenguaje incluyente para personas trans mediante el uso del concepto ‘persona embarazada’.

El debate

El término ‘persona embarazada’ acaparó la discusión en torno a la propuesta para combatir la violencia obstétrica en el Parlamento de Mujeres.

Por un lado, la promovente de la iniciativa, Victoria Rocha Román, habló de la necesidad de actualizar la Ley de Salud. Mientras que su compañera María Eleonor Rocha señaló la importancia de proteger a corporalidades con vulva como los hombres trans:

«La violencia obstétrica la van a vivir todas las identidades con vulva, se identifiquen o no se identifiquen con la identidad de mujer. Y me parecería muy grave y discriminatorio que esta iniciativa no incluya a los hombres con vulva».

Sesión del Parlamento de Mujeres en la que se aprobó incluir el término persona embarazada en una reforma para combatir la violencia obstétrica

En contraste, Adriana Lecona criticó el concepto de ‘persona embarazada’ al sostener que sólo las mujeres pueden embarazarse y por ende sufrir violencia obstétrica.

En sentido similar opinó Adriana Leonel. La parlamentaria reconoció la existencia de personas intersexuales. Sin embargo, dijo que en aras de su reconocimiento no se debe «perjudicar» a las mujeres:

«Si hay un muy bajo porcentaje de personas intersexuales, no por eso se tiene que perjudicar a la mujer como tal independientemente de cómo se identifique, como se quiera llamar».

En realidad, el término de ‘persona embarazada’ ya está incluido en la Ley de Salud capitalina. Aparece en los artículos 49  y 50, donde se habla del derecho de mujeres y personas embarazadas a contar con acompañamiento durante el parto.

Finalmente, tras el debate, la iniciativa se aprobó con amplia mayoría. Obtuvo 36 votos a favor por sólo 5 en contra.

Discusión apenas comienza

Sin embargo, la discusión en torno a la violencia obstétrica y el término de ‘persona embarazada’ apenas comienza. Tras su aprobación en el Parlamento de Mujeres, esta iniciativa será turnada a la Comisión de Igualdad de Género del Congreso de Ciudad de México. Y de avanzar allí, podría presentarse en el Pleno del órgano legislativo para su eventual aprobación.

Cabe recordar que del Parlamento de Mujeres surgieron iniciativas como la Ley de Infancias Trans. Aunque esta iniciativa todavía no es aprobada por el Pleno del Congreso, sí se aprobó en Comisiones. Incluso suscitó un acalorado debate entre organizaciones provida y padres o madres de niños y niñas trans.

Publicación de la diputada Paula Soto sobre la iniciativa relacionada con la erradicación de la violencia obstétrica contra cualquier persona embarazada

Por lo pronto, ante los encontronazos generados en el Parlamento de Mujeres, la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género del Congreso, Paula Soto, pidió a las parlamentarias conducirse con respeto. Además, enfatizó que más allá de las diferencias entre sus integrantes, el Parlamento brinda la oportunidad de crear leyes para mujeres a partir del trabajo de mujeres.

Sin duda, al incluir a la población trans, este tema podría posicionarse dentro de la agenda LGBTQ+.

Lo importante es que más allá de los debates, los legisladores se centren en lo que no está a discusión: la necesidad de proteger de la violencia obstétrica a cualquier persona que pueda quedar embarazada.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.