Gay

Sentencian a agresor de pareja gay que no quiso «ir de putas»

Rafael A.R,, agresor de pareja gay en Valencia

Un agresor homofóbico invitó a «ir de putas» con él a dos hombres sin saber que eran una pareja gay. Al darse cuenta, los golpeó.

Un tribunal de Valencia, España, condenó a seis meses de prisión al agresor de una pareja gay. Además, al victimario se le impuso una multa de 1440 euros, equivalentes a 38 633 pesos mexicanos. También deberá pagar a las víctimas entre 1000 y 1500 euros —de 26 800 a 40 200 pesos— por el daño moral y las lesiones ocasionadas mediante golpes y puñetazos.

La sentencia llega luego de un proceso judicial de tres años, durante los cuales el victimario intentó presentar versiones alteradas de los hechos. Sin embargo, al final se hizo justicia.

Quería «ir de putas»

Los hechos ocurrieron el 26 de agosto de 2017, luego de una boda donde la pareja gay coincidió con su agresor. Tras la celebración, las víctimas se quedaron sin un medio de transporte para regresar a casa. Por ello, accedieron a recibir un aventón de un sujeto identificado como Rafael A.R. y un amigo suyo.

El incidente se produjo cuando Rafael, quien viajaba en el lugar del copiloto, sugirió a los demás «ir de putas». Sin embargo, las víctimas, quienes viajaban en el asiento trasero, rechazaron la invitación explicando que eran gays.

El juicio contra el agresor de la pareja gay se llevó a cabo en la Ciudad de la Justicia de Valencia

En ese momento, el agresor se giró y comenzó a golpear a la pareja gay. Posteriormente, los hizo bajar del automóvil de su amigo y los abandonó en una rotonda.

Durante el forcejeo, una de las víctimas dejó caer su celular en el asiento trasero, por lo que se vieron obligados a llamar a la novia de la boda para solicitar ayuda. A su vez, la novia reclamó al agresor y a su amigo, quienes regresaron al lugar de los hechos para entregar el teléfono. Sin embargo, Rafael volvió a atacar a la pareja, llamándoles «maricones de mierda» y «comepollas».

Además de homofóbico, mentiroso

Durante el juicio, el agresor negó haber golpeado a la pareja gay. Incluso alegó que fueron las víctimas quienes molestaron a su amigo bromeando con que era guapo y dijo que por eso los bajaron del coche.

Sin embargo, el tribunal consideró ambiguas, poco creíbles y contradictorias las declaraciones de Rafael. En cambio, se determinó que el agresor menoscabó la dignidad de las víctimas.

A favor del agresor testificó su amigo, cuya versión también fue encontrada contradictoria, aunque a él no se le impuso pena de cárcel. Mientras tanto, en favor de la versión de las víctimas declaró la novia de la boda a la que todos los involucrados asistieron.

 De ese modo logró comprobarse el ataque a la pareja gay y las mentiras del agresor.

Con información de Europa Press