«No hay espacios seguros»: así se vive la transfobia en México

Manifestación en Ciudad de México por el Día de la remembranza trans, fecha en que las mujeres trans recuerdan a sus compañeras víctimas de transfeminicidios. / Foto: Change.org

En solo cuatro días se presentaron cuatro actos de transfobia en México. Se trata de dos transfeminicidios y dos agresiones a espacios que, en teoría, deberían ser seguros para la comunidad LGBT+.

El 19 de octubre la transfobia le costó la vida a Violeta, cuyo cuerpo fue hallado en Chiapas, al sur de México, tras días de permanecer en calidad de desaparecida. Luego, el 22 de octubre, autoridades de Baja California Sur —al norte del país— encontraron el cuerpo de Bárbara en su propio departamento con señales de tortura.

Bárbara era una mujer trans de 25 años. La asesinaron en Baja California Sur el 22 de octubre. / Foto: Ceonoticas

Ese mismo día, en la capital del país, un mensaje transfóbico apareció en la fachada de La Purísima, un famoso antro para la comunidad LGBT+. «Los trans VIOLAN», podía leerse en la pinta realizada sobre la cortina del bar. Un día después se registraron hechos similares en El Marra, otro espacio para la diversidad sexual. En este caso, el mensaje no solo fue transfóbico, sino LGBTfóbico: «LGBT+ MIERDA MISÓGINA». 

Mensaje LGBTfóbico en El Marra / Foto: Cortesía Charlie 2 veces López

Estos hechos demuestran que la transfobia en México es un fenómeno generalizado. Ocurre de frontera a frontera, en los estados y en la capital. Y además, se manifiesta de distintas formas: desde el discurso de odio hasta el transfeminicidio.

Sobre el tema, Homosensual platicó con personas trans de Ciudad de México y de Veracruz. En entrevista, relataron sus experiencias sobre las distintas formas en que se vive la transfobia en el país.

No hay espacios seguros

Mauro es un chico trans de 25 años. Vive en Ciudad de México y ha experimentado la transfobia incluso en espacios que, en teoría, deberían ser libres de discriminación y prejuicios hacia las personas LGBT+. Por eso no duda en afirmar:

«No hay un espacio que sea seguro al 100 por ciento para la comunidad».

Mauro Alessandri Molina, actor y modelo trans / Foto: Foto: Cultura Colectiva News y Gustavo Pineda

De hecho, Mauro solía frecuentar uno de los establecimientos para personas LGBT+ que fueron vandalizados la semana pasada. Sin embargo, comenta que al interior sufrió dos casos de discriminación. Uno de ellos fue a manos de una persona ajena a la comunidad, quien acompañaba a sus amigos. CONOCE AQUÍ LA HISTORIA DE MAURO Y SU LUCHA PARA REALIZARSE UNA MASTECTOMÍA.

«Una persona me abordó y empezó a cuestionar mi identidad. Me pidió mi INE. Me dijo que no me creía y llegó al punto de tocarme la entrepierna para confirmar si yo era trans o no».

Sin embargo, Mauro comenta que la transfobia en México no es exclusiva de las personas ajenas a la comunidad LGBT+:

«Incluso dentro de la misma comunidad se puede proyectar ese tipo de intolerancia. En ese mismo lugar, un chico de la comunidad nos agredió a mí y a un amigo solo por ser trans».

Fotografía de La Purísima con un mensaje transfóbico / Foto: Twitter (@angelconto)

Dos caras de la transfobia en México

Aunque ningún grupo se las adjudicó, las manifestaciones de transfobia en antros LGBT+ de Ciudad de México se atribuyen a grupos feministas transexcluyentes. En ese sentido, activistas y personas trans coinciden en señalar que los discursos de odio hacia las personas trans provienen de dos frentes: el machismo y el feminismo transexcluyente.

Jazz Bustamante es una activista y defensora de los derechos humanos de Veracruz. Al respecto, comenta que ambos discursos —el machista y el feminista transexcluyente— se toman una atribución que no les corresponde: tratar de definir la identidad de género de las personas.

«El sistema machista nos dice: “Ustedes por el hecho de sentirse mujeres, son inferiores. Entonces no van a tener los mismos derechos”. Y los discursos TERF [feministas transexcluyentes] nos dicen: “Ustedes no son mujeres”. Entonces, por un lado está el discurso machista que nos coloca como sujetas políticas inferiores. Y por otro está el discurso que nos niega nuestro derecho a existir».

Jazz Bustamante es una de las voces más reconocidas en el activismo trans de México. / Foto: El Dictamen

En el mismo sentido, desde Ciudad de México, Mauro coincide al comentar que ha sido objeto de manifestaciones de transfobia tanto de expresiones machistas como del feminismo transexcluyente:

«Feministas radicales me han dicho feminicida. Para ellas los hombres trans son la mayor deshonra y la mayor desgracia. Me dijeron feminicida porque para ellas yo asesiné a la mujer que llevo dentro. Dicen: “Tú asesinaste a tu mujer interior para poder gozar de los privilegios del patriarcado”».

Asimismo, comenta que desde la vertiente machista, algunas personas le han comentado que nunca será un hombre debido a su genitalidad.

Transfeminicidios, la epítome de la transfobia

Sin embargo, la máxima expresión de la transfobia en México son los transfeminicidios. De acuerdo con datos de la organización Letra S, en 2019 se registraron 117 asesinatos de personas LGBT+ en todo el país. En 55 por ciento de los casos, las víctimas fueron personas trans con expresión femenina. Esto equivale a 64 personas trans asesinadas.

Violeta es una de las víctimas de transfeminicidio en México. La asesinaron en Chiapas el pasado 19 de octubre. / Foto: Twitter (@Gebaunzo)

Al respecto, la activista Jazz Bustamante considera que las mujeres trans son las más atacadas  porque transgreden los cánones del machismo y el patriarcado:

«Nos atacan porque rechazamos el privilegio que nos otorgaron de ser hombres para asumirnos como lo que históricamente se ha entendido como sujetas políticas inferiores, que es el concepto de mujer. Hay ese doble estigma. Tú tenías todo el privilegio de un hombre, de estar en el patriarcado machista y renunciaste a eso para irte a la inferioridad. Entonces ahora te chingas, ahora te jodes y lo tienes que pagar».

Aunado a ello, Jazz considera que el discurso fundamentalista y conservador ya permeó a parte del movimiento feminista e incluso a algunos sectores de la comunidad LGBT+. A ello atribuye el aumento de la transfobia en México y su penetración en algunos espacios que antes eran considerados refugios para las disidencias sexuales. CONOCE LA LABOR QUE REALIZA JAZZ BUSTAMANTE EN VERACRUZ.

Así, entre el machismo y el feminismo transexcuyente, entre los discursos de odio y los transfeminicidios, no hay espacios seguros para las personas trans en México. Y eso tiene que cambiar.

Con información de Letra S

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.