Inicio LGBTQ+ Trans Corren a mujeres trans de albergue en Ciudad Juárez

Corren a mujeres trans de albergue en Ciudad Juárez

-

Mujeres trans que habitan el albergue Casa de Colores en Ciudad Juárez corren el riesgo de ser desalojadas.

A mediados de marzo de 2021, 40 mujeres trans y migrantes fueron corridas de la Casa de Colores, albergue instalado en un edificio del Centro Histórico de Ciudad Juárez. Según relataron las inquilinas, la dueña del inmueble —que es un hotel— no tiene la intención de seguirles rentando. Se pretende que la construcción sea remodelada durante la primavera.

Acciones para apoyar al albergue Casa de Colores

Ante esta situación, asociaciones civiles como Cultura Sexual Preventiva y Grupo Fanny Mujeres Transgénero han organizado una colecta. En caso de que no te encuentres en posibilidades de apoyar financieramente, puedes donar ropa y/o artículos de higiene personal. La colecta se llevará a cabo durante todo el mes de marzo. Asimismo, activistas feministas se propusieron apoyar a través de talleres y conversatorios.

recaudación mujeres trans casa de colores ciudad juárez
Acciones en apoyo a Casa de Colores / Imagen: Lado B

La presión del desalojo ha ocasionado que algunas chicas consideren regresar a su país. La mayoría de ellas provienen de Centroamérica y —constantemente— ven amenazada su integridad física. A pesar de llevar poco más de un año en Chihuahua, las mujeres trans aseguran que su objetivo es el mismo: migrar a los Estados Unidos. CONOCE CASA GRECIA, UN ALBERGUE PARA PERSONAS LGBT+ EN CIUDAD JUÁREZ.

Además de los altos índices de violencia, el desplazamiento de estas mujeres se vio motivado por la precariedad económica. Aunque al llegar a Ciudad Juárez algunas consiguieron empleos en el Centro Histórico, con la pandemia los negocios en los que laboraron se declararon en quiebra. Casi todas trabajaban en bares, centros nocturnos y locales del mercado.

Muchas de ellas son el sustento de su hogar y, en los últimos meses, se han visto muy presionadas por mandar dinero a sus familias, quienes aún residen en Honduras, El Salvador y Nicaragua. En entrevista con el diario La Verdad, la administradora de la Casa de Colores, Susan Coreas, quien por cierto también es migrante, comentó:

«Una de ellas está en depresión porque están a punto de quitarle la casa a su papá y no ha podido enviarle dinero».

Derivado de la depresión y los ataques de ansiedad, Susan relata que las inquilinas también han presentado algunas complicaciones de salud. Han tenido que lidiar por su cuenta con heridas expuestas y malos diagnósticos médicos. Esto causó que una de ellas tuviera una fuerte reacción alérgica.

¿Por qué es importante apoyar a este albergue de Ciudad Juárez?

Si bien su finalidad es moverse de Ciudad Juárez, las integrantes de la Casa de Colores expresan que han buscado otros lugares en los que puedan rentar. Sin embargo, se han enfrentado a tratos discriminatorios por parte de los propietarios.

Moverse a otros albergues no ha sido una opción. Antes de fundar la Casa de Colores, ocho de ellas vieron amenazada su identidad de género. Anexo a esto, manifiestan que las condiciones del albergue obligaron a que algunas se entregaran a las autoridades migratorias. Otras no pudieron regresar a sus hogares, ya que los gobiernos cerraron las fronteras a causa de la COVID-19.

Susan y sus compañeras han estado en búsqueda de un hogar desde principios de 2020. Al salir del primer albergue, se enfrentaron a la hostilidad de las calles, la discriminación de las autoridades y la inseguridad que prevalece en Chihuahua, un estado que ha dejado en impunidad el transfeminicidio de Mireya Rodríguez Lemus y Jeanine Huerta.

¿Cómo surgió la Casa de Colores?

Antes de que el hotel fuera sede del albergue Casa de Colores estuvo abandonado durante 20 años. Según relatan las residentes, «estaba cubierto de excremento y basura». Después de compartir su historia con la propietaria —quien tenía poco de haberse convertido en dueña—, limpiaron las instalaciones y empezaron a acondicionar las habitaciones. Estos primeros cambios los hicieron sin contar con servicios básicos como agua potable y electricidad. MIRA LA HISTORIA DE CAVA, UNA CASA ABANDONADA QUE AHORA ES UN REFUGIO LGBT+.

Al principio, solo eran ocho mujeres las que estaban a cargo. La demanda de trabajo hizo que se acercaran a otras organizaciones y personas que pudieran ayudarlas. Entre ellas se encontró el pastor Antonio Álvarez. Él fue quien sugirió el nombre de la Casa de Colores. Los problemas de salud le impidieron continuar apoyando y fue Susan quien quedó al frente de la administración.

A lo largo de 2020 y lo que va de 2021, las ahora 40 mujeres trans que habitan la Casa de Colores han acondicionado el inmueble de acuerdo a sus gustos y a lo que las hace sentir tranquilas. Se organizan para la limpieza y preparación de alimentos. Tienen sus propias normas de convivencia. Una de ellas es brindar un hogar temporal para quien lo necesite.

¿Ya sabías de la Casa de Colores, albergue de mujeres trans y migrantes en Ciudad Juárez?

Con información de La Verdad y Yo Ciudadano

Ana Flores
latinoameric(ana). fronteriza incendiaria, libre y mía. ella / she / her. as goth as the rainbow. Alérgica a los mariscos y —sobre todo— a este (cis)tema heteropatriarcal.
error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.