Gabriela Santos, primera mujer trans venezolana en lograr carta de naturalización en México

Ella es Gabriela Santos. / Foto: Cortesía (Instagram @gabisantosts)

Después de casi un año, Fractal, bufete de abogados y abogadas cofundado por Ángel Sumano, logró una resolución judicial a favor de Gabriela Santos, mujer trans venezolana que contará con su carta de naturalización y demás documentación acorde a la identidad de género autopercibida en México.

Después de varias negativas y respuestas a medias, Gabriela Santos, mujer trans venezolana, se acercó al abogado Ángel Sumano (Fractal) para solicitar asesoría y apoyo en el proceso de rectificar su carta de naturalización y así lograr que el estado mexicano reconozca y respete su identidad de género.

Aunque Gabriela y Ángel reconocen que la resolución judicial «fue relativamente rápida», hacen un llamado a que las y los profesionales de la abogacía se informen y sensibilicen al respecto.

En las conversaciones que tuvieron con Homosensual subrayaron que la observación no solo está dirigida a quienes ejercen el Derecho. Dependencias federales (en este caso la Secretaría de Relaciones Exteriores, SRE) también tienen la obligación de revisar sus protocolos para no replicar tratos discriminatorios. MIRA CÓMO TRAMITAR TU PASAPORTE SI ERES UNA PERSONA TRANS.

El 31 de octubre de 2022, Gabriela Santos (izquierda) firmó la carta de naturalización que reconoce su identidad de género autopercibida. / Foto: Twitter (@adsumano)

La historia de Gabriela Santos, primera mujer trans venezolana que logra una carta de naturalización que respeta la identidad autopercibida

El vínculo entre Gabriela y las instituciones mexicanas ya tiene algunos años. En abril de 2015, ella y una amiga viajaron desde Venezuela. Al llegar, las autoridades les negaron el acceso al país. Argumentaron que no contaban con los requisitos para ingresar al territorio.

Con este antecedente, Gabriela regresó a México en septiembre de ese mismo año. En esa ocasión, se le concedió el paso. Sin embargo, había algo que todavía la mantenía en incertidumbre. Gabriela no tenía pensado volver a su país. «En Venezuela, las personas, sin importar el género, no tenemos voz ni voto», dice. «Ahí hay discriminación por todos lados», agrega.

Pero el tiempo pasaba y cada vez sentía más presión. Así como se lee en el portal de la SRE, el periodo máximo de estadía es de 180 días. Por fortuna, en ese intervalo, una de sus amistades le contó sobre la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar). Fue en este órgano en el que Gabriela Santos encontró la ayuda necesaria para cumplir los 2 años requeridos para contar con la carta de naturalización.

Gabriela llegó a México en 2015. / Foto: Cortesía (Instagram @gabisantosts)

«A pesar de que es posible, no todo mundo sabe de este proceso»: Gabriela Santos

Una vez con este documento, Gabriela no dudó en que los datos coincidieran con su identidad de género. Cuando se acercó a la SRE para realizar el trámite, se le dio una respuesta poco satisfactoria. Le exigían el acta de nacimiento.

No obstante, Venezuela continúa siendo uno de los países de América Latina que no cuentan con una ley de identidad de género. A raíz de esto, se acercó a abogados y abogadas. La mayoría le dijo «que no lo lograría porque eso nunca se había hecho». Sumado a la tajante negativa, Gabriela platica a Homosensual que, en gran medida, el tema es desconocido e ignorado entre profesionales del Derecho.

Activistas se manifiestan para exigir la ley de identidad de género en Venezuela / Foto: El Venezolano de Houston

Las y los pocos abogados que le dieron una respuesta se limitaron a recomendarle que «comprara un acta de nacimiento o pasaporte». Pero, además de que el estado mexicano ya contaba con sus datos biométricos, Gabriela «no estaba interesada en esas formas». CONOCE CÓMO LAS INFRANCIAS TRANS PUEDEN OBTENER ACTA DE NACIMIENTO EN CONSULADOS MEXICANOS.

Fractal, bufete de abogadas y abogados cofundado por Ángel Sumano, logró la resolución judicial a favor de la rectificación de la carta de naturalización de Gabriela Santos

Sin una solución satisfactoria, Gabriela buscó alternativas. Fue así como contactó a Ophelia Pastrana. Después de varios mensajes por Instagram, la conferencista y tecnóloga le recomendó acercarse a Ángel Sumano, uno de los abogados que integran Fractal.

Para ese entonces (último trimestre de 2021), Gaby estaba en una etapa de frustración. Antes de Ángel, contrató a una abogada a la que «le hizo el primer pago y al día de hoy no le da respuesta».

Respecto al mismo tema, Ángel Sumano comentó a Homosensual que la opción que le dio la abogada a la venezolana-mexicana fue que llevara su caso a tribunales «porque no había otra forma de hacerlo». Empero, el experto explica que dicha ruta «es larguísima y no siempre es una garantía».

Después de reunirse con ella, Ángel se acercó a la SRE vía electrónica a razón de las medidas de sanidad a raíz de la COVID-19. Para evitar cualquier tipo de trabas, el abogado asegura que desde un principio se le expuso a la dependencia la situación de Gabriela. Se trataba de una mujer venezolana que buscaba rectificar los datos de su carta de naturalización, pero no tenía su acta de nacimiento porque su país no reconoce la identidad de género. 

El abogado Ángel Sumano (izquierda) apoyó a Gabriela Santos en la obtención de este documento. / Foto: Twitter (@adsumano)

Respuesta de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)

Para ese entonces, la dirección de asuntos jurídicos de la SRE contaba con la titularidad de Daniela Aguilar, abogada que trabajó con Ángel Sumano en el trámite de naturalización de Ophelia Pastrana. La solicitud fue presentada a finales de 2021. Pero la respuesta llegó hasta abril de 2022.

Pese al tiempo de espera, los resultados no fueron los esperados. Cuando Ángel Sumano se comunicó con la SRE le dijeron que la abogada Daniela Aguilar ya estaba en otra área. Además, en esa llamada telefónica se dio cuenta de que nadie del personal estaba capacitado en el tema. Acorde a lo que detalla Sumano en la conversación, la SRE reiteró que no podía proceder con el trámite por la falta del acta de nacimiento.

Ante dicha ‘resolución’, en mayo de 2022 Fractal presentó un amparo. Sumado a la elaboración del documento, el equipo de abogadas y abogados asistió al juzgado para sensibilizar a las y los profesionales que dieron seguimiento al caso.

¿Qué se espera para la población trans a partir de esta resolución judicial?

Cuando Ángel Sumano reflexiona sobre los esfuerzos que hubo para lograr que Gabriela Santos fuera la primera mujer trans venezolana que contara con una carta de naturalización acorde a su identidad de género, destaca el enfoque de derechos humanos.

Desde que presentaron la solicitud, argumentaron que las respuestas negativas por parte de la SRE tenían «afectaciones legales, patrimoniales y psicológicas». Al respecto, Ángel Sumano subraya que la historia de Gaby no es la única. Pero es de las pocas que tienen una solución favorable.

«Muchas veces la misma comunidad trans no se acerca porque no siente confianza en los abogados».

Las palabras del cofundador de Fractal hacen eco cuando Gabriela Santos piensa en los precedentes que su caso puede tener en el resto de la población trans en situación de migración que quieren contar con una carta de naturalización conforme a la forma en la que se identifican.

Tanto las y los profesionales del Derecho, así como el personal que labora en instancias como la SRE, deben apostar por un ejercicio que, como rescata Ángel Sumano, «vaya más allá de lo jurídico». Es imprescindible actuar «desde la empatía» para que, así como las amistades de Gabriela que «no tenían idea de que el trámite existía y era posible», cuenten con una documentación que les permita acceder a otros derechos que confiere la ciudadanía.

¿Ya conocías esta historia?