Inicio LGBTQ+ Lesbianas Alehlí Ordóñez:«Sí, soy la abogada lesbiana»

Alehlí Ordóñez:«Sí, soy la abogada lesbiana»

-

La abogada Alehlí Ordóñez ganó algunos casos históricos que marcaron un antes y un después en el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBT+.

Antes de fundar Ledeser A. C., principal organización dedicada a defender los derechos sexuales y reproductivos de la comunidad LGBT+ en México, Alehlí Ordóñez no quería que la gente la identificara como ‘la abogada lesbiana.

«Cuando lo pensé la primera vez, me dio miedo que dijeran que era lesbiana y por eso defendía a lesbianas», cuenta la abogada que tiene en su historial éxitos como los primeros casos de reconocimiento de comaternidad y copaternidad en familias lesbomaternales y homoparentales, así como la primera modificación del acta de nacimiento de una niña trans en México.

En entrevista para Homosensual, Alehlí Ordóñez repasó el camino que la llevó a convertirse en la mayor experta en derechos sexuales y reproductivos de la comunidad LGBT+.

Alehlí Ordóñez directora de Ledeser
Alehlí Ordóñez fundó Ledeser A. C. en 2015. / Foto: cortesía de Alehlí Ordóñez

El momento decisivo

Muchas personas saben desde la infancia a qué se quieren dedicar en su vida. Pero en el caso de Alehlí Ordóñez no fue así. Ella comenta que nunca decidió dedicarse a defender los derechos humanos, sexuales y reproductivos de la comunidad LGBT+ hasta que se topó con Ana y Criseida:

«Defender derechos humanos no se me cruzó por la cabeza hasta que conocí a Ana y a Cris. Ellas son una pareja de lesbianas que tuvieron dos hijos por reproducción asistida. Las conocí en una cena con otras amigas y ahí me plantearon su caso».

Aunque Ana y Cris estaban casadas, el Estado solo reconocía legalmente a Ana como madre de los bebés porque ella fue quien los parió. La pareja quería saber qué podía hacer Cris para obtener el reconocimiento formal de su maternidad. En ese entonces, Alehlí Ordóñez trabajaba en un despacho de abogados, y sin pensarlo mucho, les recomendó llevar a cabo un proceso de adopción. Ese momento cambió su vida:

«Criseida se molestó mucho conmigo. Me dijo “¿cómo voy a adoptar a mis propios hijos? No son niños que acabo de conocer, yo los planeé con mi pareja, ¿por qué los voy a adoptar?”».

Casi 10 años después de esa conversación, Alehlí Ordóñez reconoce que en ese momento se sintió apenada. Pero luego, la pena se transformó en indignación. No pudo dejar de pensar en el caso de Ana y Cris. Pasó toda la noche intentando buscar información que les pudiera ayudar. Sin embargo, no encontró nada al respecto.

«Dije: “Wow, yo también soy lesbiana. ¿Qué tal si un día yo también quiero tener hijos, quién me va a defender?”. Creo que todos tenemos un momento en que nos decidimos a actuar o quedarnos ahí. Para mí fue esa noche».

Alehlí Ordóñez abogada lesbiana
El de Ana y Criseida fue el primer caso en que Alehlí defendió a personas LGBT+. / Foto: cortesía de Alehlí Ordóñez

La abogada de las lesbianas

La lucha de Alehlí Ordóñez por Ana y Criseida terminaría por cambiar las vidas de más de 20 familias lesbomaternales. Pero para llegar a ese punto, la activista tuvo que enfrentarse a un Registro Civil permeado por estructuras rígidas, patriarcales y heteronormativas.

Un juez accedió a realizar el trámite para reconocer el parentesco de Cris con su hijo. Sin embargo, impuso una condición: el apellido de Criseida tendría que asentarse en el acta de nacimiento del bebé como apellido paterno debido a que para el juez ella era un ‘sustituto de papá’. En la lógica del juez, el apellido de Ana, ‘la mamá’, debería ir después porque «las mujeres van en segundo lugar».

Ana y Cris no quisieron que un hecho histórico como el primer reconocimiento de una comaternidad lésbica estuviera marcado por esa lógica patriarcal. Entonces, Alehlí Ordóñez emprendió una nueva estrategia: acudió a plantear la situación al director del Registro Civil y allí se topó con otro típico argumento falaz: el de que los derechos de las personas LGBT+ son menos importantes por tratarse de una minoría.

El director del Registro Civil no estaba dispuesto a tomar una decisión polémica por el caso de una sola pareja. De modo que Aleh convirtió el asunto en un tema colectivo. En julio de 2013 reunió a 26 parejas que se casaron en una boda colectiva en CDMX. Por su parte, Ana y Cris buscaron a parejas lésbicas que estuvieran en una situación similar a la suya. Crearon la Red de Madres Lesbianas —que actualmente está integrada por más de 2 mil familias— y juntaron los expedientes de 21 casos de mamás lesbianas. Finalmente, en agosto, el Registro Civil accedió a reconocer la comaternidad de esas familias.

Alehlí Ordóñez cuenta que ganar ese caso la marcó personal y profesionalmente, resignificando el hecho de ser identificada como una ‘abogada lesbiana’:

«En ese camino, que fueron 8 meses, todo cambió para mí. Ahora ya se referían a mí como la abogada lesbiana y yo decía: “Sí, a huevo, soy la abogada lesbiana”».

Aleh Ordóñez Ledeser
Alehlí Ordóñez también ha ganado casos para familias homoparentales y familias de niños trans. / Foto: cortesía de Alehlí Ordóñez

El nacimiento de Ledeser

Pero Alehlí Ordóñez no solo es la abogada de las lesbianas. Es la abogada de la comunidad LGBT+. Luego del caso de Ana y Criseida, otras familias se acercaron a ella. Consciente de que haber ganado un caso no la convertía en experta, decidió prepararse. Cursó estudios en derechos sexuales y reproductivos, logró el primer reconocimiento de paternidad para una pareja gay, se acercó a las poblaciones trans y participó en la redacción de la reforma de 2014 para el reconocimiento de la identidad de género mediante un trámite administrativo. ENTÉRATE DE QUÉ ES LA LLAMADA LEY DE IDENTIDAD DE GÉNERO Y EN QUÉ ESTADOS EXISTE.

Por si fuera poco, tomó el caso de Axan, un niño a quien se le prohibió la entrada a su colegio en Sonora por usar cabello largo. Cuando el caso se mediatizó, la familia de Axan recibió amenazas de muerte, por lo que Aleh los recibió en su casa para protegerlos. Finalmente, el estrés por tantos casos hizo colapsar a la abogada:

«Tuve un gran desgaste personal y emocional. Perdí la memoria durante dos días. Además, yo tenía un problema personal con mi trabajo. Para mí la defensa de los derechos humanos debía ser igual a gratuidad».

Axan
Alehlí Ordóñez defendió a Axan, un niño a quien se le negó acceso a un plantel educativo en Sonora solo por usar cabello largo. / Foto: Buzzfeed

Al entender que necesitaba apoyo, Alehlí Ordóñez se acercó a otras abogadas y fundó Ledeser A. C., organización civil desde la cual actualmente litiga casos para lesbianas, gays, bisexuales y personas trans de todo el país. ENTÉRATE DE CÓMO ALEHLÍ ORDÓÑEZ Y LEDESER A. C. AYUDARON A UNAS MAMÁS LESBIANAS DE CHIHUAHUA A REGISTRAR A SU BEBÉ.

«Los derechos no pueden esperar»

Tras casi una década como abogada, Alehlí Ordóñez comparte que su principal aprendizaje es que la gente no puede esperar a que los políticos se decidan a reconocer sus derechos:

«Los derechos no pueden esperar. La gente no puede esperar a que sus derechos estén en la letra de la ley. La gente, los niños, sus familias no pueden esperar a que los diputados se den cuenta de cuál es su función en el Congreso y se pongan a legislar».

Caso Sophía
En 2017 Alehlí Ordóñez hizo historia al lograr que Sophía, una niña trans de Aguascalientes, pudiera modificar su acta de nacimiento para adecuarla a su identidad autopercibida. / Foto: Change.org

Por eso, el trabajo de la abogada Alehlí Ordóñez y de Ledeser es tan alentador: porque demuestra que se puede luchar y triunfar por el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBT+. Pero al mismo tiempo, es un cruel recordatorio de que el Estado sigue violentando nuestros derechos:

«Quisiera decir que me siento feliz. Pero no. No importa qué tan bien hagas tu trabajo. Realmente nunca puedes triunfar. Tú no puedes devolverle a la gente el bienestar que el hecho victimizante le quitó. Todos los casos que llegan aquí, llegan porque el Estado ya violó sus derechos».

De lo que no cabe duda es de que con cada caso ganado, la abogada Alehlí Ordóñez y Ledeser mejoran la vida de las personas LGBT+ y las familias diversas mexicanas.

Haz click aquí y suscríbete a nuestro canal de YouTube (No olvides activar la campanilla). ¡Se vienen proyectos increíbles!

Edgar Ulises
Hago periodismo y comunicación política. Sigo la actividad legislativa: ahí nos representan o nos joden. El cambio está en los movimientos sociales.

Haz click aquí y suscríbete a nuestro canal de YouTube (No olvides activar la campanilla). ¡Se vienen proyectos increíbles!

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.