Activistas acusan a Cuauhtémoc Blanco de olvidarse de diversidad sexual

Cuauhtémoc Blanco, gobernador de Morelos, durante reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador / Foto: Sopitas

El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, no ha realizado acciones en favor de la diversidad sexual. Por el contrario, tolera los discursos de odio.

En meses recientes, Morelos se ha convertido en uno de los estados más hostiles para la comunidad LGBTQ+. Durante el mandato de Cuauhtémoc Blanco, activistas y defensores de los derechos humanos de la diversidad sexual han recibido amenazas por parte de funcionarios de gobierno. Y además, ministros religiosos han lanzado discursos de odio desde el púlpito. Todo frente a la pasividad y complicidad de la administración encabezada por el exfutbolista.

Este fin de semana, el Observatorio de Derechos Humanos y Diversidad Sexual de Morelos acusó a Cuauhtémoc Blanco de ignorar a la comunidad LGBTQ+ desde su llegada al gobierno estatal. Además, la organización dedicada a monitorear las acciones del gobierno con énfasis en diversidad sexual exigió un diálogo con el mandatario:

«En un año ocho meses no existen acciones a favor de nuestras poblaciones. Señor gobernador, exigimos un diálogo directo con usted para hacer propuestas que nos ayuden a convertir el odio y la discriminación por orientación sexual, identidad de género y expresión de género».

Asimismo, a través de un video, la organización pidió al Congreso estatal aprobar una iniciativa para el reconocimiento de la identidad de género de las personas trans:

«Las personas trans no deben ser ciudadanas o ciudadanos de segunda en el estado de Morelos. Las personas trans requerimos igualdad en un marco de derechos humanos y el acceso al desarrollo de la persona con una vida libre de violencia».

Gobierno permite discurso de odio

Más allá de la falta de acciones a favor de la diversidad sexual, lo preocupante es que el gobierno de Morelos no sólo tolera el discurso de odio contra la comunidad LGBTQ+, sino que incluso lo practica.

Cabe recordar que el pasado 22 de marzo, el obispo de Cuernavaca Ramón Castro Castro, responsabilizó a la comunidad LGBTQ+ por la contingencia sanitaria debido a la COVID-19. El religioso dijo que la pandemia es «un grito de Dios» en contra del aborto, la homosexualidad y los padres y madres de familia que apoyan a sus hijos trans.

Ante este hecho, la Comisión de Derechos Humanos (CHD) de Morelos pidió al gobierno estatal sancionar al obispo. Sin embargo, la administración encabezada por Cuauhtémoc Blanco se deslindó argumentando que no tiene facultades para intervenir en materia de asociaciones religiosas.

Amenazan a activistas

Pero el gobierno estatal no sólo protegió al ministro religioso. Además, funcionarios del gobierno de Cuauhtémoc Blanco lanzaron amenazas en contra de los defensores de los derechos humanos y la diversidad sexual que denunciaron al obispo.

Luego de la recomendación emitida por la CDH, el activista Isidro Añorve dijo haber recibido llamadas intimidatorias por parte de funcionarios de la Secretaría de Gobierno.

«Presentamos una queja ante la Comisión por sus omisiones y ahora la licenciada Lucero Benítez (directora general de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno) nos ha llamado a muchos de nuestros compañeros para llamarnos mentirosos, llamarnos farsantes y decirnos que nos atengamos a las consecuencias. Hacemos responsables a la Secretaría de Gobierno y al secretario Pablo Ojeda Cárdenas de cualquier atentado que sufran».

Gobierno homófobo

Las agresiones y el discurso de odio contra la diversidad sexual en Morelos, así como la omisión del gobierno en sancionarlos, no sorprenden si se toma en cuenta que Cuauhtémoc Blanco llegó al poder postulado por el Partido Encuentro Social (PES).

El PES es un partido liderado por pastores evangélicos. Pese a que perdió el registro en las elecciones de 2018, logró obtener varias diputaciones en congresos locales. Desde esas posiciones de poder impulsa iniciativas que atentan contra los derechos de la comunidad LGBTQ+, como el llamado Pin parental o la objeción de conciencia.

Cuauhtémoc Blanco y Hugo Eric Flores, el 17 de marzo de 2017. Ese día, Flores, líder del PES, presentó a Blanco como candidato a la gubernatura de Morelos. Hoy son gobernador y delegado del Gobierno Federal en Morelos, respectivamente / Foto: Reporte Índigo

Cabe recordar que el líder del PES, Hugo Eric Flores, se desempeña como delegado del Gobierno Federal en Morelos.  Flores ha declarado abiertamente que el matrimonio igualitario no es más que «una moda». Además, ha dicho que los derechos de la comunidad LGBTQ+ deben reservase para la esfera privada.

No obstante, quienes deberían reservar sus creencias para la esfera privada son Cuauhtémoc Blanco y Hugo Eric Flores,  quienes como funcionarios públicos tienen la obligación de respetar los derechos humanos y la diversidad sexual.